RIO DE JANEIRO.- Un preso brasileño de 26 años murió tras pasar más de una semana con tres teléfonos móviles en su estómago, informaron este viernes medios locales.

Según el portal G1, los hechos sucedieron en la cárcel Sílvio Yoshihiko Hinohara, en el municipio de Presidente Bernardes (estado de Sao Paulo, sureste de Brasil), cuando el recluso decidió "comerse" los tres celulares para que no fueran descubiertos durante una revista en las celdas realizada el pasado 4 de octubre.

Una semana más tarde, tras no haber podido expulsaros por el recto como pretendía y empezar a sentir fuertes dolores, buscó ayuda médica.

Después de someterlo a un examen de rayos X en el que se constató que tenía los tres aparatos en su estómago, los médicos le recetaron laxantes y lo devolvieron a prisión.

Sin embargo, no logró expulsarlos y fue conducido a un hospital para ser sometido a una operación que se fijó para ayer jueves y que no pudo realizarse porque el recluso murió unas horas antes.

En junio de este año, tres presos fueron descubiertos en el mismo centro penitenciario con 19 teléfonos móviles en sus cuerpos, uno de ellos con diez celulares en su estómago.

Dos de los reos guardaban los teléfonos en el recto: uno tenía cuatro microaparatos y el otro cinco.

El tercer preso fue descubierto al pasar por los rayos X con diez minicelulares con auriculares en su estómago y fue sometido a una operación para retirarle todos los aparatos.

Según la Secretaría Penitenciaria del estado de Sao Paulo, la prisión fue inaugurada en noviembre de 1990 y cuenta con algo más de 2.000 presos, pese a que su capacidad es para 1.247.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario