BUENOS AIRES.- El kirchnerista Alberto Fernández es el favorito para ganar las elecciones presidenciales de octubre en Argentina. Inversores, gobiernos extranjeros y los propios argentinos se preguntan si replicará las políticas populistas que caracterizaron a esa fuerza de centro-izquierda durante 12 años y justamente esa sospecha ha impactado fuertemente en los mercados financieros tras sacarle una ventaja de 15 puntos al presidente conservador Mauricio Macri en las primarias.

Fernández fue jefe de ministros de Néstor Kirchner (2003-2007) y ocupó el mismo cargo en el primer año de su sucesora y viuda Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015). Su gestión coincidió con un periodo de prosperidad tras la crisis de 2001, la reestructuración de la deuda externa en default y una diplomacia que se enfocó hacia gobiernos afines ideológicamente.

Te puede interesar

A continuación un vistazo al escenario económico que plantearía su eventual elección:

¿POR QUÉ SU TRIUNFO EN LAS PRIMARIAS ASUSTÓ A LOS MERCADOS?

La distancia que le sacó a Macri tomó por sorpresa a los mercados internacionales, que habían apostado por la continuidad del mandatario. La reacción fue un derrumbe de los activos argentinos y una depreciación del peso del 35%.

“No hay credibilidad porque durante los 12 años que gobernaron se dedicaron a ir en contra de los deseos de la comunidad inversora”, dijo Matías Carugati, jefe de Economía de la consultora Management & Fit.

“El temor es que haya un regreso de las políticas del pasado, congelamiento de tarifas, populismo, despilfarro fiscal, hacia el regreso de un cepo cambiario y un control de capital muy estricto”.

¿QUÉ MEDIDAS ECONÓMICAS TOMARÍA DE GANAR LAS ELECCIONES GENERALES DE OCTUBRE?

Fernández, que lleva como compañera de fórmula a la expresidenta, asumiría el poder con una economía estancada y una inflación acumulada de 22,4% hasta junio que se proyecta a 40% para fin de año, estimación podría empeorar por el impacto de la devaluación del peso en los últimos días.

La pobreza alcanza al 32% de la población y la tasa de desocupación es del 10,1%.

El candidato adelantó que renegociaría con el Fondo Monetario Internacional (FMI) las condiciones de un acuerdo firmado en 2018 por un préstamo record de unos 56.000 millones de dólares. Dijo que cumpliría con el pago, pero buscaría postergar los vencimientos previstos a partir de 2021. También convocaría a empresarios y sindicatos con el fin de acordar medidas que permitan frenar la escalada de precios y pesificaría el costo de servicios públicos y de combustibles que toman al dólar como referencia.

“Creemos que Fernández es un político bastante pragmático y no será tan radical como lo fue Fernández de Kirchner”, indicó la consultora Eurasia Group con sede en Washington. “Pero es crítico con la actual combinación de políticas, tiene una inclinación más heterodoxa y tiene que gestionar las demandas de los votantes”.

¿QUÉ HARÍA UN EVENTUAL PRESIDENTE KIRCHNERISTA FRENTE AL CONTROL DEL MERCADO DE CAMBIOS?

Una de las medidas más controvertidas del kirchnerismo en el poder fueron las restricciones a la compra de dólares, lo cual le valió la comparación con la Venezuela de Nicolás Maduro. Macri las dejó sin efecto, pero no pudo frenar la fuga de divisas.

“Consideramos que el mercado de cambios y capitales adoptado por el gobierno de Macri no es el correcto pero también estamos en desacuerdo con un cepo cambiario. No tenemos esa intención”, dijo el asesor económico del postulante, Matías Kulfkas. No se descarta, sin embargo, algún tipo de límites mensuales para operaciones de compra por grandes montos de divisas.

El cepo cambiario fue una medida muy impopular, en especial para los sectores medios que se refugian en la moneda extranjera para defender su poder adquisitivo. A nivel empresas, afecta su producción debido a la dificultad para el pago de insumos importados.

En la misma línea intervencionista, limitará las importaciones para proteger a los sectores más vulnerables de la industria. Sus asesores creen que también es necesario fijar plazos para la permanencia del capital especulativo.

¿QUÉ INFLUENCIA TENDRÍA CFK?

“El presidente voy a ser yo”, repite Fernández en cada entrevista. “No voy a pelearme con Cristina”, enfatiza.

“Todos entienden que la dueña de los votos es ella y no Alberto”, opinó Carugatti. “Hay un temor que por más moderación que Alberto planteé en sus discursos y en sus acciones, cuando halla conflicto va a prevalecer la visión más kirchnerista, la más ortodoxa que es la de CFK y ahí empiezan los temores de los inversores”.

Como eventual vicepresidenta, Fernández de Kirchner presidirá el Senado, cuerpo que entre otros atributos juzga a quienes sean acusados por la Cámara de Diputados en un juicio político, el presidente y los jueces de la Corte Suprema.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas