CARACAS.- Venezuela goza de una belleza natural que ha sido merecedora de reconocimientos internacionales. El archipiélago de Los Roques es uno de estas maravillas, que consiste una extensa barrera coralina de 36 km de oeste a este y 24,6 km de norte a sur, formado por unas 50 islas y unos 292 cayos y bancos. La única isla con población permanente es Gran Roque de 1,7 km² y con unos 1.200 habitantes. Otra islas y cayos importantes son Francisquí, Crasquí, Madrisquí, Pirata, Fernando, Noronquí y Dos Mosquises.

Hasta hace pocos años, este Parque Nacional protegido por ley desde 1972, solo ofrecía posadas modestas con atracciones naturales. No había lujos, ni opciones nocturnas agitadas. Pero al parecer todo esto ha cambiado en los últimos años, y los visitantes a este archipiélago ya pueden conseguir ocho construcciones de lujo, de iniciativas privadas.

Te puede interesar

Según una denuncia publicad por el portal Armando Info, "las llamativas construcciones son proyectos privados en desarrollo al que la controversia ha marcado desde su inicio, tanto por la exclusividad y lujo de sus instalaciones como por la violación evidente de la normativa ambiental que protege al parque nacional, el único marino del país".

En el trabajo de investigación, firmado por la periodista María Antonieta Segovia, se denuncia cómo el régimen de Nicolás Maduro "se salta toda la normativa dispuesta para proteger los enclaves naturales más vulnerables de Venezuela, que bajo la “revolución bolivariana” sedienta de dólares los mercadea como destinos de un nuevo turismo cinco estrella".

Aseguran que el presidente del Instituto Nacional de Parques (Inparques) para el momento de inicio del proyecto, Jorge Alejandro Medina Murillo, pasó por alto, para concederle el permiso, una decena de regulaciones ambientales y todas las restricciones para el uso de áreas próximas a aeródromos establecidas en las leyes de aeronáutica civil.

"Las edificaciones, de dos pisos y medidas superiores a las dimensiones permitidas en el Plan de Ordenamiento del vedado, fueron autorizadas por Inparques en la cabecera noreste de la pista de despegue, un terreno prohibido y peligroso que, en compensación, otorga a los selectos propietarios el privilegio de un club cerrado, al que solo se accede por vía marítima".

Si desea leer el reportaje completo puede hacer click AQUI.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas