miércoles 29  de  mayo 2024
Remesas

REVOLUPAY una promesa entre luces y sombras

El sistema de envío de remesas a la isla pudiera ser una alternativa real para aquellos que sostienen a sus familias, pero de tener nexos con la dictadura se convertiría en un discurso triste para el exilio
Diario las Américas | YOANDY CASTAÑEDA LORENZO
Por YOANDY CASTAÑEDA LORENZO

El anuncio de la aplicación RevoluPAY generó gran expectativa, una vez que prometía la posibilidad de enviar remesas directas sin pasar por las arcas del régimen castrista. Sin embargo, a un mes del lanzamiento todavía existen dudas de su operatividad y se mencionan algunos obstáculos en la obtención de las tarjetas asociadas a la cuenta del cliente. De igual manera, salió a flote un pasado que, hoy, divide las opiniones.

Por un lado, están las personas-usuarios seducidos por una presunta novedad digital, capaz de sortear las abusivas tarifas impuestas por La Habana en las conversiones y comisiones de cada transacción y, por el otro, aquellos que consideran que nunca podría existir una plataforma sin “la visa buena” del tardo o neo castrismo para operar libremente y privarles de sus cuantiosas ganancias.

El concepto de los intercambios “Wallet to Wallet” (De billetera electrónica a o otra) de por sí no es nuevo, tampoco el operar con tarjetas Visa o Mastercard dentro de la isla (no pueden ser emitidas por bancos estadounidenses) pero sí, el carácter multidisciplinario que propone la aplicación. De hecho, a principios de abril, la compañía matriz sobrepasó los 30.000 suscriptores.

Entre las máximas de la empresa se encuentra la presunta desconexión con entidades oficialistas cubanas: Este punto es clave pues intenta hacer hincapié en la legalidad de las operaciones con referencia a las restricciones del embargo y de la OFAC, con el objetivo clave de atraer a los residentes en EEUU, la concentración mayor de migrantes de la isla y potenciales clientes del servicio en sí.

Entre los aspectos más relevantes de la presente propuesta se podría mencionar la disposición de una tarjeta física Visa que podría utilizarse tanto en Cuba como en el resto del mundo, algo muy funcional para aquellas personas que piensan viajar o emigrar de forma irregular a través de un semillero de países. Más, esta opción aún permanece con tintes oscuros al no identificarse una vía operativa para la recepción de dichas tarjetas.

DIARIO LAS AMERICAS contactó con Elsa Padrón, que vive en Matanzas, Cuba y aseguró que: “Mi hijo me comentó de la iniciativa. Pasé trabajo en instalarla porque necesitaba un VPN (Virtual Personal Network), una amiga tiene un teléfono que no es inteligente y no es compatible, pero no sabemos cómo pedir la tarjeta y si me lo pasa a la cuenta de MLC es lo mismo porque me condena a comprar en las mismas tiendas con los mismos precios alterados”

En comunicación con un miembro del equipo de trabajo de REVOLUPAY, que prefirió mantener el anonimato, éste aseguró que se exploran las opciones y recalcó las trabas del correo postal en Cuba, sus deficiencias y limitaciones.

En la presentación, el mes pasado, el economista Emilio Morales, presidente de la consultora Havana Consulting Group y vicepresidente del grupo RevoluGROUP, aclaró que la institución tiene una licencia que le permite operar como banco en 27 países de Europa, mientras que en otros lo hace a través de acuerdos de corresponsalía, lo que les facilita emitir tarjetas de débito con tecnología VISA y Mastercard que solo pueden ser cargadas a través de la aplicación RevoluPAY que opera en euros, dólares estadounidenses y canadienses además de las libras esterlinas.

Una vez que la aplicación esté funcional, la billetera asociada a ella podrá cargarse mediante transferencia de dinero desde una tarjeta de crédito o débito previamente existente, desde una cuenta bancaria o desde la billetera de otra persona. Para ello debe previamente validarse el proceso con información personal básica (documento de identidad o pasaporte). De acuerdo con Morales, la plataforma sumó otro filtro para ofrecer su servicio en Cuba incorporando la lista de represores del régimen documentada por la Fundación para los Derechos Humanos (FHRC, por sus siglas en inglés), a quienes se les vetará el acceso.

Subrayó también que para estos envíos RevoluGROUP no tiene ningún acuerdo mercantil con el Gobierno cubano.

"Las remesas humanitarias no necesitan un contrato mercantil con ningún Gobierno. Cuba es el único país en el que las remesas son manejadas por los militares", dijo Morales en referencia al conglomerado empresarial GAESA, cuya firma FINCIMEX fue sancionada por EEUU.

Morales describió el nuevo servicio como "libertad financiera en manos de los cubanos", dado que supone "conectar a personas no bancarizadas con el mercado de servicios en internet" y sin necesidad de contratos mercantiles. Sobre el posible bloqueo del servicio por parte del régimen, Morales consideró que "la dictadura estaría negando que llegue la ayuda humanitaria", y a expensas de medidas de instituciones financieras internacionales que podrían golpear aún más su débil economía: "No creo que vayan a cometer esa estupidez".

Embed

Pasado con sombras

No han tardado las personas que señalan a REVOLUPAY como algo creado para hacerle el juego a un régimen carente de liquidez. Las remesas constituyen una de las más importantes fuentes de ingresos de Cuba, equivalentes, desde 2015, a más del 20% de los ingresos por exportaciones cuyo monto estimado ha sido, en ocasiones, superior a los 3. 400 millones de dólares anuales.

Pero las restricciones establecidas por la administración Trump, la salida de Cuba de las operaciones de la Western Union, y la disminución de los viajes producto de la pandemia, hizo que estas se contrajeran hasta en un 24 por ciento, acorde con distintas fuentes informativas. O sea, la dictadura necesita las remesas sí o sí.

Sin embargo, la manzana de la discordia es precisamente la persona detrás del grupo REVOLUGROUP: Steve Marshall, que a pesar de enarbolar la bandera del “patriotismo” cubano, ha generado cantidades considerables de dinero en negocios directos con el propio régimen.

En un artículo del sitio YucaByte, se subraya que el economista e ‘influencer’ Omar Milanés recibió una investigación y hechos concretos del cubano-canadiense Alberto Fonseca, hermano del preso político Roberto Pérez Fonseca, manifestante del 11J condenado a 10 años de cárcel luego de que, durante las protestas, rompiera en plena calle un retrato de Fidel Castro y fundador del movimiento “Los Mambises” donde sostiene: “Hay que insistir en lo del boicot, investigar más allá de los chismes, conocer cómo se mueve el dinero de la dictadura. El lema debe ser follow the money. RevoluGroup se vende como que quiere “ayudar a la familia cubana” sin pasar por la dictadura. Pero ¿es así?”

El activista asegura que Steve Marshall mantiene vínculos con la dictadura desde hace muchos años y que, incluso, vivió en la Isla e hizo negocios con empresas controladas por la cúpula militar del país.

Morales negó “rotunda y tajantemente” que su superior mantenga coqueteos con el régimen cubano y añadió que las operaciones de la empresa con Cuba suceden de igual manera que en los 115 países donde tramitan envíos de remesas.

Morales declaró: “Steve Marshall viajó a Cuba durante la presidencia de Bill Clinton, y allí vivió 11 años. En la Isla se asentó como empresario junto a otros amigos ingleses y de otras nacionalidades, gracias a la Ley de Inversión Extranjera implementada por el Gobierno cubano en 1995. Durante ese tiempo, Marshall conoció “cómo operaba el régimen cubano y sus mecanismos de control y explotación hacia el pueblo y los inversionistas”. El empresario abandonó la Isla “a tiempo y nunca más ha regresado.

No obstante, numerosos medios y personas apuntan a su trayectoria. En 1996, ya el empresario tenía registrada una oficina en La Habana: Tour & Marketing. A finales de los 90 desarrolló el portal web GoCubaPlus. Radio Televisión Martí publicó en 2015 que el empresario era miembro de la Junta de Asesores para Inversiones en Cuba. Otras empresas a su nombre con presencia en la Isla fueron CiberSpaces, Cuba Gift Store, Velocicom y Travelucion Media.

El Departamento del Tesoro de EEUU puso en su lista negra el 80% de los sitios web de Marshall por ayudar a los estadounidenses a evadir las restricciones de viajes a Cuba y generarle recursos al régimen cubano, acorde a otra nota de Radio Televisión Martí de 2007, citada por ADN CUBA.

Una de sus compañías, Travelucion Media (Travelucion S.L), fundada en 2011, es actualmente subsidiaria de propiedad absoluta de RevoluGroup. Casualmente las primeras y últimas sílabas forman la palabra Revolución.

De ser funcional y genuinas más allá de cualquier teoría pudiera resultar una tabla salvadora a incontables familias dentro de la isla que dependen de las remesas para poder sobrevivir, de existir nexos con La Habana, caería como cubo de agua fría a un exilio que se ahoga día a día en sus nostalgias.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar