Un artículo de Luis Cino para el portal CUBANET, expone un alto nivel de complacencia o complicidad de numerosos corresponsales extranjeros en Cuba, con el régimen comunista de La Habana. A continuación reproducimos el texto:

"Sarah Marsh, corresponsal de Reuters en La Habana, ha sido enviada a Alemania para ocuparse de la corresponsalía de esa agencia de noticias británica en Berlín. En sus reportes sobre Cuba, Marsh, que antes había estado en Argentina, mantuvo una postura cauta con matices favorables al régimen castrista, como cuando atribuyó las protestas masivas de los días 11 y 12 de julio a las penurias que viven los cubanos producto de las sanciones contra el régimen, minimizando las motivaciones pro-democracia de los manifestantes y la represión a la que fueron sometidos.

Te puede interesar

La actitud de Sarah Marsh no es una excepción entre los corresponsales extranjeros en La Habana. Más bien salvo muy contados casos de corta estancia en Cuba es la regla. Todos, invocando la objetividad periodística y rehuyendo temas conflictivos que califican como “mitos políticamente interesados”, se muestran complacientes con el régimen, buscando no contradecirlo ni irritarlo.

Así, generalmente comprensivos con el régimen castrista, confiados en su mejoramiento progresivo y en su eventual deriva hacia formas más liberales, se hacen eco de las versiones oficialistas y las dan por buenas, sin contrastarlas con fuentes de la oposición o con las informaciones de los periodistas independientes, a quienes soslayan por considerarlos “hipercríticos” y “tendenciosos”.

No deberían ser tan severos con la prensa independiente, porque los corresponsales extranjeros saben, por su propia experiencia, en qué condiciones y bajo qué condicionamientos se ven forzados ellos mismos, a pesar de la inmunidad de que se supone gozan, a desempeñar su trabajo. Saben que cuando tratan de entrevistar personas en la calle, estas se muestran evasivas y rara vez dicen claramente lo que piensan. A pesar de su acreditación, tienen poco o ningún acceso a los funcionarios gubernamentales y tropiezan con leyes que garantizan el hermetismo estatal. Además, son espiados por la Seguridad del Estado y hasta por sus colegas de la prensa oficialista, que suelen provocarlos y tenderles zancadillas.

En los años 90, corresponsales extranjeros como la norteamericana Lucía Newman y otros solían cubrir las actividades de la oposición y reunirse con periodistas independientes. Todo cambió cuando el Centro Internacional de Prensa de La Habana endureció los condicionamientos para conceder las acreditaciones.

Frente a esas reglas, a los periodistas extranjeros les resulta más cómodo y menos problemático citar al periódico Granma, confiar en las cifras oficiales, no hacer preguntas incómodas en las conferencias de prensa del MINREX, argumentar que la mayoría de los cubanos que se van del país lo hacen por razones económicas y no políticas, escribir historias de los emprendedores y hombres de negocios y señalar que si no les va mejor es por culpa del embargo norteamericano.

Si se dignan a referirse a los grupos de oposición, muestran escepticismo y repiten el estribillo de que “son apoyados por el gobierno de los Estados Unidos”, “no gozan de mucho predicamento entre la población” y están “fragmentados y penetrados por la Seguridad del Estado”.

Algunos de estos corresponsales, con inclinaciones izquierdistas, como Andrea Rodríguez, de AP, el español Mauricio Vicent, de la agencia EFE, y el uruguayo Fernando Ravsberg, primero de BBC Mundo y luego de Público, no se han esforzado mucho por ocultar sus simpatías por el castrismo.

Fábulas sobre Cuba con moralejas que siempre terminan beneficiando al castrismo escribe Mauricio Vicent sobre Cuba para el periódico El País. Y Ravsberg no se quedó atrás en su blog, escribiendo sobre cubanos que ganan sueldos mayores que los que pagan en Miami, los que envían dinero a sus familiares en el extranjero y los que pasan sus vacaciones en hoteles de lujo.

A pesar de ser tan complacientes, tanto Vicent como Ravsberg, por algún desliz crítico en algunas de sus informaciones, han tenido encontronazos con el régimen. Principalmente Ravsberg, quien en el año 2013 fue detenido por la policía al salir del bar del Hotel Saint John´s, en El Vedado, por tomarse un café con un estudiante de periodismo de la Universidad de La Habana. Y poco tiempo después, luego de un chaparrón de ataques por parte de periodistas oficialistas, le retiraron la acreditación y quisieron expulsarlo del país, a pesar de que está casado con una cubana y tiene hijos con ella.

Así, no es de extrañar que los periodistas extranjeros, buscando preservar sus acreditaciones ante el Centro Internacional de Prensa, en vez de escribir sobre los presos políticos y los disidentes y contar historias deprimentes sobre los pobladores de los llega y pon y otros náufragos de la sociedad cubana, prefieran exaltar a cuentapropistas exitosos y las bondades de los restaurantes privados en La Habana".

FUENTE: Cubanet

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.03%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.31%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.66%
59223 votos

Las Más Leídas