martes 2  de  abril 2024
VENEZUELA

Un año después, el paradero de Tareck El Aissami sigue siendo desconocido

Algunas teorías sugieren que Tareck El Aissami está bajo arresto en una instalación militar, mientras que otros rumores apuntan a problemas de salud graves

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

CARACAS.- Un año ha transcurrido desde que Tareck El Aissami, el exministro de Petróleo de Venezuela (PDVSA), renunciara en medio de un escándalo de corrupción que sacudió al país. Sin embargo, desde entonces, su paradero y situación permanecen en la penumbra, sumiendo al chavismo en el hermetismo.

Tareck El Aissami, de 49 años y bajo sanciones de Estados Unidos, abandonó su cargo el 20 de marzo de 2023, tras el anuncio de investigaciones sobre un presunto esquema de corrupción relacionado con la venta de crudo mediante criptoactivos. Este plan pretendía evadir las sanciones financieras impuestas por Washington a Venezuela, poseedora de las mayores reservas petroleras del mundo.

"En virtud de las investigaciones que se han iniciado sobre graves hechos de corrupción en PDVSA, he tomado la decisión de presentar mi renuncia", escribió entonces en la red social X, expresando "apoyo" a ese proceso.

La renuncia de El Aissami, quien fuera también vicepresidente del régimen de Nicolás Maduro, dejó una estela de interrogantes sin respuesta. Aunque se han arrestado a más de 60 funcionarios, políticos y empresarios vinculados al caso, el exzar petrolero desapareció del radar público, alimentando especulaciones sobre su paradero.

Algunas teorías sugieren que El Aissami podría encontrarse bajo arresto en una instalación militar en Caracas, mientras que otros rumores apuntan a problemas de salud graves. Sin embargo, el régimen guarda silencio al respecto, contribuyendo así a un clima de opacidad que rodea al exministro.

"El tema de El Aissami ha seguido el mismo patrón de hermetismo, desde el punto de vista informativo y comunicacional, que el de otras coyunturas como el fallecimiento del presidente Chávez (en 2013) o casos de crisis interna en la coalición oficial, así que solo hay especulaciones", comenta a la AFP el politólogo John Magdaleno.

¿Justicia o purga?

El Ministerio Público, afín al régimen de Maduro, anunció el año pasado que 22 de los 61 individuos arrestados bajo las acusaciones de corrupción pasarían a juicio. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, los tribunales aún no han fijado fecha para las audiencias, dejando en el aire el destino de los implicados.

"Todavía nos encontramos en la fase intermedia, a la espera de celebrar la audiencia preliminar de las diferentes tramas", declaró el fiscal general, Tarek William Saab, evitando hacer comentarios específicos sobre Tareck El Aissami, cuyo nombre está en el centro de las acusaciones.

Entre los detenidos se encuentran colaboradores cercanos de El Aissami, incluido Joselit Ramírez, responsable de las operaciones estatales con criptoactivos. Mientras tanto, las preguntas sobre el destino de las acusaciones de corrupción persisten en los círculos académicos y políticos.

"¿Qué ha sucedido con las acusaciones de corrupción?", se pregunta Daniel Varnagy, doctor en Ciencias Políticas y profesor universitario. "Aparentemente, nada ha cambiado. El objetivo parece ser apartar a ciertas figuras del centro del poder".

Varnagy sugiere que la salida de El Aissami y otros implicados podría ser parte de una "depuración" dentro del chavismo, un fenómeno común cuando alguien acumula demasiado poder y podría amenazar el statu quo.

La incertidumbre sobre el destino de los acusados se produce en medio de una serie de investigaciones judiciales sobre la industria petrolera venezolana. Rafael Ramírez, una figura cercana a Chávez, enfrenta también acusaciones de corrupción y está prófugo en Italia, mientras que otros exministros de Petróleo como Eulogio del Pino y Nelson Martínez han sido detenidos, este último falleció bajo custodia.

PDVSA sigue en caída

El Aissami, quien asumió el cargo de ministro de Petróleo en abril de 2020 durante la pandemia de COVID-19, prometió una "reestructuración" que no logró detener la caída de la producción petrolera, que alcanzó mínimos históricos. Tras su salida, Pedro Tellechea, un militar, asumió la presidencia de PDVSA.

A pesar de los esfuerzos por revitalizar la industria petrolera venezolana, la producción actual sigue siendo considerablemente menor que los niveles anteriores, lo que algunos expertos atribuyen a la falta de inversión y a la corrupción endémica que ha plagado al sector durante años.

FUENTE: Con información de AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar