NUEVA YORK.- Unicef calcula que 1,1 millones de niños necesitarán protección y acceso a servicios básicos en 2019 en América Latina y el Caribe debido a la crisis migratoria en Venezuela, tanto los desarraigados del país, los que regresan y los que están en comunidades de acogida y de tránsito.

De acuerdo con los datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, en la actualidad alrededor de 500.000 niños necesitan asistencia, por lo que hacen un llamado a los gobiernos de la región para que defiendan los derechos de estos niños, incluidos migrantes y refugiados.

Te puede interesar

Según sus cálculos, 4,9 millones de personas de toda la región (incluido Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Panamá, Perú y Trinidad y Tobago) requerirán de ayuda especial este año a causa de las condiciones políticas y económicas en Venezuela, que están provocando una oleada migratoria.

Esto provoca que los países de tránsito y acogida estén sufriendo una sobrecarga que dificulta la prestación de servicios esenciales como protección, atención sanitaria y educación.

De acuerdo con el organismo para la infancia, los niños desarraigados y sus familias afrontan dificultades añadidas a la hora de regularizar su estatus migratorio, algo que puede afectar a su acceso a protección social, atención sanitaria, desarrollo infantil temprano, educación, etcétera.

Por otro lado, la falta de políticas públicas integrales en las comunidades de acogida en materia migratoria pone a los niños en un mayor riesgo de sufrir discriminación, violencia, separación familiar, xenofobia, explotación y abuso, algo por lo que Unicef ha mostrado su especial preocupación.

"Los estándares internacionales de los Derechos Humanos piden a los Estados que permitan la entrada y el registro de los niños como una precondición para llevar a cabo los procesos iniciales de evaluación para su protección", explicó la directora regional de la agencia para América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval.

Además, Unicef hizo un llamamiento por valor de 69,5 millones de dólares para abordar las necesidades de estos infantes, con los que busca trabajar con gobiernos locales y nacionales, comunidades de acogida y los aliados para garantizar el acceso a agua potable, saneamiento, protección, educación y servicios sanitarios.

Unicef se encuentra en trabajos con los gobiernos de países de tránsito para asegurar su adhesión a los estándares internacionales en los procesos oficiales de migración: proteger a los niños, no devolución, no separación de las familias y su reunificación, no detención de los niños y familias, entre otros.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas