@vsalmeron

La economía venezolana acumula cuatro años consecutivos de caída y el país ha ingresado en el ranking de las peores catástrofes de la historia contemporánea. José Manuel Puente, profesor de la Universidad de Oxford y Jesús Rodríguez, académico de la Universidad de Warwick, precisan la magnitud del desastre en una reciente investigación: Venezuela en etapa de colapso macroeconómico: un análisis histórico y comparativo.

Para el período 1980-2017 el trabajo emplea datos de 192 países registrados por el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el caso de Venezuela las cifras del Banco Central para el lapso 1950- 2015 y, ante la decisión del gobierno de ocultar la información oficial, proyecciones del FMI para el intervalo 2016-2017.

Por primera vez desde 1951, el año más antiguo en las estadísticas oficiales de Venezuela, el país acumuló cuatro años consecutivos de caída y en el lapso 2013-2017 el PIB registró una contracción de 34,6%, es decir, la producción total de bienes y servicios se redujo en más de un tercio, algo que de acuerdo con José Manuel Puente, “es comparable con el colapso que han vivido países con conflictos bélicos”.

Al elaborar el ranking de los países que han experimentado contracción de la economía durante cuatro años consecutivos en el período 1980-2017, el descenso de Venezuela encabeza la lista de América Latina seguida de la caída de Trinidad y Tobago de 21,6%, Surinam 18,5%, Argentina 18,4% y Nicaragua 17,4%. Continúan en la clasificación Guyana, Uruguay, Bolivia, Saint Kitts and Nevis y Paraguay.

José Manuel Puente explica que “para poner en perspectiva estos resultados es importante el caso de Nicaragua. Durante los primeros años de la presidencia de Daniel Ortega la producción de bienes y servicios se contrajo 17,4%, lo que representa aproximadamente la mitad de la contracción experimentada por Venezuela en los últimos cuatro años, aun cuando en ese momento Estados Unidos estableció un bloqueo comercial sobre Nicaragua que impactó fuertemente en su desempeño económico”.

Agrega que “de manera similar ocurre con el caso de la crisis de Argentina de finales de los años 90 y principios del 2000, cuando luego de una aguda crisis económica y particularmente del fenómeno conocido como el corralito Argentina perdió 18,4% de su PIB”.

“En resumen, de los diez mayores decrecimientos en magnitud en la historia reciente de América Latina, Venezuela se posiciona como el más importante, con una diferencia de casi diez puntos porcentuales sobre el país que se encuentra en el segundo lugar: Trinidad y Tobago”, dice José Manuel Puente.

A escala mundial

La crisis venezolana también alcanza un lugar preponderante cuando se la evalúa a escala global. En la clasificación de todos los países que experimentaron descenso del PIB durante cuatro años consecutivos entre 1980-2017 Venezuela se ubica en la octava casilla con un declive de mayor magnitud al de Zimbabue, el Congo y Bulgaria.

En el primer lugar se ubica Libia con una reducción de la economía de 67,9%, seguida de Ucrania, Sierra Leona, Arabia Saudí, Tayikistán, Moldavia y Turkmenistán.

“Al menos la mitad de los países de esta lista han estado inmersos en guerras civiles o alta conflictividad política durante los períodos señalados, mientras que en Venezuela esta situación fue fundamentalmente generada por un desacertado modelo económico. A excepción de Libia, Venezuela y Zimbabue, el resto de los países sólo experimentaron elevadas tasas de decrecimiento en cuatro años consecutivos durante los años 80 y 90, es decir, este tipo de crisis ya son una rareza”, afirma Puente.

Las causas

El gabinete económico del presidente Nicolás Maduro argumenta que el temblor que estremece a Venezuela obedece al saboteo de grupos privados manejados por Estados Unidos y al declive de los precios del petróleo, el producto que aporta 96 de cada 100 dólares que ingresan al país.

José Manuel Puente y Jesús Rodríguez sostienen que Venezuela sufre la implosión de un modelo que asfixió la economía con controles extremos sobre los precios y el mercado cambiario, que redujo fuertemente la inversión tras la expropiación sistemática de empresas privadas, que multiplicó la deuda y no ahorró para enfrentar un eventual declive de los precios del petróleo.

“La caída de la economía venezolana comenzó en el primer semestre de 2014 y ese año el precio del petróleo se ubicó en un promedio 88 dólares el barril, bastante bueno, la crisis comenzó antes del descenso de los precios del petróleo. Incluso, en 2013 con los precios del petróleo en torno a cien dólares el barril la economía venezolana apenas creció 1,3%. Estamos presenciando el colapso de un modelo, no hay otro país petrolero que tenga una crisis similar”, asegura José Manuel Puente.

Agrega que “el PIB de Venezuela experimentó un descenso de 3,2% entre 1998-2017, período en el que han estado en el poder Hugo Chávez y Nicolás Maduro, mientras que en promedio el resto de los países petroleros miembros de la OPEP creció 162,6%. No hay duda de que Venezuela es el miembro de la OPEP que menos aprovechó el mayor auge petrolero en magnitud y duración de la historia, lo que revela el mal manejo macroeconómico”.

El peor de la clase

En América Latina Venezuela también es un caso de mal desempeño económico entre 1998-2017, porque mientras su PIB retrocedió en el resto de los países latinoamericanos registró un aumento promedio de 74,9%.

“La situación es aún más dramática si lo comparamos con las economías más dinámicas de Suramérica en las últimas dos décadas: Perú y Bolivia, cuyos PIB crecieron a tasas acumuladas de 143,5% y 112,2%, es decir, más de 145 y 112 veces la tasa de Venezuela, respectivamente. Es importante destacar que tanto Perú como Bolivia aplicaron modelos de desarrollo que difirieron entre sí, el primero con enfoque de economía de mercado y el segundo con uno dirigido por el Estado y orientado a lo social”, precisa José Manuel Puente.

Las perspectivas

De acuerdo a las proyecciones de entidades financieras y firmas especializadas que incluye el informe de Latin Focus, este año continuará la inmersión de la economía venezolana. JP Morgan vaticina una caída del PIB de 10%, Barclays 8,8% y Goldman Sachs 6%. Al mismo tiempo, la hiperinflación despegó y el FMI proyecta una inflación de 13.000%.

José Manuel Puente considera que con un programa de medidas acertadas Venezuela, al igual que otros países, puede salir de la crisis y reencontrar el camino de la prosperidad, pero advierte que “no hay cambio económico sin un cambio político, Nicolás Maduro no quiere ni puede, no tiene la visión, el equipo y la credibilidad para aplicar un plan de reformas exitoso”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas