jueves 13  de  junio 2024
Escasez

¿Y el vaso de leche prometido por Raúl Castro?

La escasez ha disparado los precios del mercado informal donde un litro de leche se cotiza a 50 pesos

Un artículo de Fernando Donate Ochoa para CUBANET ilustra la paupérrima situación económica que vive la isla y la escasez marcada de productos como la leche. Atrá quedaron las promesas vacías del dictador Raúl Castro de garantizar el alimento en las mesas cubanas. Reproducimos el texto:

Fausto llegó a las cuatro de la madrugada e hizo el 16 en la cola. La mayoría era adultos mayores que esperaban al lechero. A Fausto le urgía comprar: su nieta de cinco años padecía gastritis y la leche, según prescripción médica, es fundamental en su dieta.

La demanda había aumentado. Hacía tres días el lechero no venía. Casi todos portaban pomos plásticos de cinco litros: querían comprar la mayor cantidad.

Temeroso de no alcanzar, y por la enfermedad de la nieta, Fausto solicitó ser unos de los primeros. A pesar de los ruegos, nadie aceptó. Todos tenían una situación similar o peor a la del acongojado señor. Úlcera, cirrosis hepática e insuficiencia renal estuvieron entre los males mencionados.

Sobre las 8:30 de la mañana, en un desvencijado carretón tirado por un sudoroso y jadeante caballo, llegó el lechero. Traía cinco pomos plásticos de 20 litros, una cantidad insuficiente para las más de 50 personas que ya estaban a la espera.

Al percatarse de que no alcanzarían, muchos desistieron. Pero Fausto tenía la esperanza de poder comprar al menos un litro a pesar de que en otras ocasiones, después de varias horas en cola, no lo había logrado. Vigilaba el orden: si alguien se colaba podía quedar sin leche.

Después de más de 30 minutos de tensa y angustiosa espera, Fausto logró comprar cuatro litros. En su rostro cansado se dibujó una tímida sonrisa de satisfacción: esta vez el sacrificio había valido la pena.

Detrás de Fausto solo dos personas lograron comprar. Más de la mitad regresó a sus casas con los pomos vacíos.

La mala gestión del Gobierno ha ocasionado la escasez de leche en Cuba. Una ineficiencia sin resolver por más de 60 años.

09.-Lechero-ambulante-Fernando-Donate.jpg
La escasez ha disparado los precios del mercado informal donde un litro de leche se cotiza a 50 pesos

La escasez ha disparado los precios del mercado informal donde un litro de leche se cotiza a 50 pesos

Tantos problemas acumulados han provocado que la crisis ahora esté en su peor momento. Los más afectados son los niños y los adultos con enfermedades crónicas, las dietas de las embarazadas y los niños menores de seis años. Todos con una cuota estatal normada que no han recibido.

La agudización de la crisis comenzó a mediados del pasado año. En esa ocasión la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, desmintió el rumor de la eliminación de las dietas por el déficit de leche. Entre las causas de la escasez citó la disponibilidad de financiamiento y el embargo de Estados Unidos. Sin embargo, la ministra obvió deliberadamente la deficiente gestión gubernamental.

La escasez ha disparado los precios del mercado informal donde un litro de leche se cotiza a 50 pesos, mientras que la bolsa de leche en polvo de 300 gramos ronda los 600. Una tendencia de los precios al alza, en un país donde el salario y la pensión mínima son de 2 100 y 1 528, respectivamente.

En Cuba, 98 346 niños menores de un año deben recibir leche en polvo fortificada, y 9 283 leche en polvo por tener dietas por enfermedades crónicas, según una nota publicada en el oficialista periódico Granma.

Así mismo, 386 006 niños menores de siete años y 29 189 embarazadas con dietas médicas, que reciben esta leche, pertenecen a las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín , La Habana, Mayabeque, Artemisa, Pinar del Río y el municipio especial Isla de la Juventud.

La leche y sus derivados son un grupo de alimentos completo y equilibrado. Ricos en minerales, en especial el fósforo y el calcio que constituye el principal componente de los huesos. Se recomienda tomar diariamente de dos a cuatro vasos. El consumo de una cantidad suficiente de productos lácteos aumenta la masa ósea durante el crecimiento, reduce el riesgo de osteoporosis y las fracturas.

Con seis meses de embarazo a la esposa de Rubén Maldonado le diagnosticaron anemia. “Hace tres meses el Gobierno no vende la leche a los pacientes con dieta médica. Ella está sin trabajar con un certificado médico. Nos privamos de muchas cosas para pagar la leche en la calle. Mi salario de 4 210 pesos no es suficiente. La pensión de mis padres y de mis suegros es baja y ellos apenas pueden ayudarnos. Estamos en una situación muy difícil. Tengo que asumir la mayor parte del gasto”, lamenta Maldonado.

Otro caso es el de Martha Monzón, quien necesita leche por su úlcera péptica. “Siento frecuentes dolores en el abdomen, sobre todo después de la comida. El dolor me despierta por la madrugada. También sufro acidez. Tengo dieta médica. La doctora me dijo que no podía dejar de tomar leche, pero en las tiendas no hay. La que venden en la calle es muy cara y con mi pensión de 1 578 pesos no la puedo comprar”, dice Monzón.

A inicios del 2016 CubaNet publicó la denuncia de los directivos de la Cooperativa de Créditos y Servicios Fermín Brooks Noris, situada en el poblado Caridad del municipio de Mayarí, a 86 kilómetros al este de la ciudad de Holguín.

Allí se desecharon 922 litros de leche en mal estado por la demora de la recogida del estatal combinado lácteo Mártires de Levisa.

A la espera de ser transportada, la leche estuvo almacenada más de 120 horas a temperatura ambiente lo que provocó que “llegó a coger gusano y tuvimos que dar la orden de que se botara porque ya no se podía aprovechar para nada”, lamentó Rodolfo Ramírez Quintero, presidente de la cooperativa, en una grabación a la que este medio tuvo acceso.

Era la tercera vez que ocurría. En los meses de octubre y noviembre de 2015 sucedió una situación similar, denunció Ramírez Quintero.

Las deficiencias del Gobierno en la producción de leche se reiteran año tras año. Enrevesados trámites burocráticos, ineptitud de los dirigentes y un demorado pago a los productores son las más notorias.

“He cumplido el plan de entrega de leche al Estado, pero tardan en pagarme. Esto lleva una inversión que tengo que recuperar para seguir produciendo. Por eso prefiero vendérsela a los comerciantes privados que me pagan el litro más caro, lo hacen al momento y sin papeleo”, dijo a CubaNet un campesino que prefirió identificarse como José.

Opinó que ante la escasez actual los dirigentes “se lavan las manos” y culpan al embargo de EE.UU. y a la falta de financiación. “Deberían destituir y criticar públicamente a los funcionarios que siguen en sus puestos con privilegios a pesar de que todos los años cometen los mismos errores”, dice.

El impago a los productores de leche se reitera una y otra vez. Una deficiencia que ya es imposible de ocultar y ha obligado al periódico Granma a publicar un reportaje sobre el tema.

Entre las causas mencionó la ineficacia del procedimiento bancario, la no entrega del listado de los productores a quienes se les deben crear las cuentas y la falta de coordinación del proceso. “La creación de las cuentas se está haciendo, pero lento”, reconoció Orlando Iglesias Carralero, subdirector provincial del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC) en Las Tunas.

Los vaqueros se sacrifican “y luego nos pagan cuando les parece; hay productores que están desestimulados, sin contar el precio elevado de los insumos. No es fácil producir sin soga, sin zapatos, sin un alambre o sin guantes adecuados”, dijo Elio Piñeiro Hidalgo, vicepresidente de la cooperativa de producción agropecuaria (CPA) Calixto Sarduy.

No ha habido disciplina, urgencia y calidad, reconoció Granma.

Cientos de lectores criticaron la desidia gubernamental. “En una situación tan delicada como es garantizar la leche a niños, ancianos y enfermos no se comprende cómo el permanente incumplimiento del propio estado deteriora una estructura creada por ellos mismos”, escribió Juan Díaz en los comentarios de la publicación en internet.

Solicitó saber “cuántos procesos judiciales se han realizado a esos que están robando a los trabajadores”. También preguntó “¿hasta cuándo se va a permitir el robo aprobado, justificado y protegido por dirigentes y cuadros (funcionarios)?, esos mismos que dirigen hace más de veinte años”.

Díaz se mostró pesimista sobre una posible solución a corto plazo y criticó los discursos triunfalistas de las autoridades. “No creo que palabras que quedan en el aire saquen a nuestro país del hueco donde lo han sumergido”.

Estos contundentes argumentos han sido ignorados por las organizaciones no gubernamentales estadounidenses The people’s fórum, CODEPINK-Women For Peace y Puentes de amor, esta última dirigida por el cubanoamericano Carlos Lazo.

Parte de sus integrantes viajaron de Miami a La Habana en un vuelo chárter con una donación de 15 000 libras de leche en polvo que fueron distribuidas en los hospitales pediátricos de La Habana, según publicó la prensa oficialista.

El dinero fue recaudado en una campaña manipuladora que culpó al embargo de EE.UU. de la escasez en Cuba sin mencionar los viejos y persistentes errores del Gobierno cubano y su fallida economía socialista para producir la leche y los productos básicos.

“La campaña desvió la atención de la realidad, ocultó las deficiencias del Gobierno y las vicisitudes del productor. Ninguno de los integrantes de esas asociaciones se reunión con nosotros para saber nuestras preocupaciones y nuestros problemas. Los campesinos seguimos explotados y estafados. Ni la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, ni nadie nos defiende. Y lo más terrible, el pueblo cubano paga las culpas y su situación es cada vez peor”, lamenta José.

¿Qué dicen en las redes sociales?

A finales del pasado año, ciento de madres cubanas denunciaron la escasez en las redes sociales a través de la etiqueta #LecheParaLosNiñosCubanos.

“¿Cómo es posible que el Gobierno no oferte leche mientras en el mercado negro y en sitios de internet como Revolico se venda la leche en polvo?”, preguntó en su perfil de Facebook Diana Ballester, cuya hija de 12 años padece una parálisis cerebral infantil y desde hace tres meses no recibe la leche de dieta. “Necesito comprar leche para mis hijos. Si alguien vende, que me contacte al privado”, solicitó la desesperada madre.

Un usuario identificado como Rafa escribió: “El problema de la leche es grave. Todos los que tenemos hijos lo estamos sufriendo en carne propia. Es más triste ver el desespero de las madres en las redes sociales. Ya ni espero mi vasito de leche. Ahora me basta con que los niños puedan tomarla”.

“Mi niño de cuatro años anoche era la 1:00 a.m. y estaba llorando por la leche. Mira que traté de engañarlo, pero nada, él quería su leche. Me partió el corazón”; “Por favor, necesito comprar leche… mi hijo se va sin desayunar”; “Busco aunque sea un paquete de leche para mi hijo. Gracias”, son algunos de los mensajes de madres desconsoladas.

Embed

El 26 julio de 2007, como parte de un discurso que pronunciara, el dictador hermano Raúl Castro prometió que habría leche para todos los cubanos.

"Hay que borrarse de la mente eso de los siete años. Llevamos 50 años diciendo que hasta los siete años. Hay que producir leche para que se la tome todo el que quiera tomarse un vaso de leche y hay tierra para producirlo".

FUENTE: CUBANET

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar