La Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda a los padres mantener en la medida de lo posible las rutinas de sus hijos, como los horarios de comidas y sueño, durante las vacaciones de Navidad, así como vigilar el exceso de dulce y la seguridad en actividades lúdicas multitudinarias.

Esta sociedad científica ha publicado en su web 'EnFamilia' el especial 'Navidades saludables con niños' con una serie de consejos para estos días de vacaciones, en los que la comida es uno de los elementos centrales de las celebraciones.

De hecho, los pediatras creen que es un buen momento para enseñar a los niños nuevas costumbres e inculcarles hábitos saludables basados en la ingesta moderada y el consumo prudente de dulces. Asimismo, los tradicionales platos navideños ofrecen gran variedad de sabores para los más pequeños todavía por descubrir, lo que supone una oportunidad para ampliar su paladar.

En este sentido, para que los niños puedan probar distintos platos, es recomendable que lo hagan en pequeñas cantidades, para evitar atracones y favorecer la degustación de distintos alimentos. Y una buena forma de ayudar a hacer la digestión es acabar la comida con fruta. Es importante también enseñarles que masticar despacio es bueno para evitar atragantamientos y digestiones pesadas.

Por otro lado, la AEP alerta de la importancia de mantener la seguridad a la hora de poner las decoraciones de Navidad de los hogares, y prestar una mayor atención a los menores estos días en que se reciben invitados y por tanto las casas están más ajetreadas que de costumbre. Por ello hay que ser más cautos y no descuidar las medidas de seguridad, especialmente si hay niños alrededor.

Los adornos y las luces son elementos muy atractivos para los niños, que quieren cogerlos y jugar con ellos, y para evitar posibles accidentes, es conveniente identificar posibles peligros (escaleras, bolas, chimeneas, enchufes) y tomar medidas preventivas para evitar que se acerquen a ellos.

Por último, la AEP recuerda que los niños deben mantener una hora de ejercicio diaria incluso en vacaciones, ya que debido a los días libres, la interrupción de las actividades extraescolares y el frío, las fiestas de Navidad pueden favorecer el sedentarismo.

Para ello, una buena opción es regalarles juguetes que animen a practicarlo, como una pelota, una bicicleta o unos patines son regalos ideales para que se diviertan a la vez que ejercitan su cuerpo.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario