ebejarano@diariolasamericas.com

MIAMI.- La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por un aumento del nivel de azúcar en la sangre (glucemia), que se produce por la deficiencia de una hormona llamada insulina que segrega el páncreas. Lo más peligroso es que es una enfermedad silenciosa, que a menudo no produce síntomas, por lo que la mayoría de los casos se diagnostica de manera tardía, cuando ya ha provocado importantes daños en los vasos sanguíneos, es decir en los órganos vitales de quien la padece, según señalan los especialistas.

El cardiólogo venezolano, residenciado en Panamá, Efrén Lozano, asegura que la diabetes afecta a todos los órganos que tienen vasculatura, o lo que es lo mismo vasos sanguíneos, arteria y venas, siendo el corazón, los ojos, el cerebro y los riñones los que más impacto padecen por esta falta de secreción de insulina.

Lozano explica que al no presentar síntomas, por lo general el diagnóstico de diabetes se hace de manera tardía y es allí cuando se genera el verdadero problema.

“Los diagnósticos tardíos muchas veces traen consecuencias lamentables, ya que se detecta cuando la enfermedad ha hecho algún daño en estos órganos y en algunos casos la afección es irreparable”.

Sin embargo el especialista comenta que existen algunos síntomas que podrían disparar las alarmas, pero solo un pequeño porcentaje de los afectados no diagnosticados suelen presentar estas señalas que ayudan a la detección temprana de la enfermedad.

Los síntomas a los cuales hay que estar pendiente son una sensación de mucha sed; necesidad contante de orinar en grandes cantidades; fatiga exagerada y algunos pacientes presentan problemas con la visión.

Otros especialistas agregan que a estos síntomas se puede sumar heridas que tardan en curar, que se duerman las manos y los pies, entumecimiento de las extremidades e infecciones vaginales frecuentes por hongos.

Estas señas son comunes en muchos problemas de salud, por lo que es imposible saber si una persona tiene diabetes solo por estas señas. Lo recomendable es que la persona se haga un examen de la sangre para estar seguro.

El doctor brasilero Arthur Frazào, médico general, especialista en Oftalmología de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte aseguró en una entrevista a la publicación tuasaude.com que los pacientes deben estar pendientes de los síntomas mencionados, pero más aún cuando existen antecedentes familiares.

“En este caso es recomendable el examen de glucemia en ayuna para verificar la cantidad de azúcar en la sangre. En caso de ser diagnosticado es de vital importancia iniciar el tratamiento de inmediato, para evitar consecuencias negativas”, advierte el especialista.

El doctor Francisco Martínez Castro médico de la Agencia Internacional de Prevención de Ceguera para América Latina recomienda un control adecuado de los niveles de glucosa en la sangre, mantener buenos hábitos y tener tratamiento farmacológico adecuado ya que reduce en 54 % la progresión de la diabetes y, por ende, se reduce el riesgo de daño prematuro al organismo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es muy importante que los pacientes con diabetes no rebasen niveles de glucosa de 130 miligramos sobre decilitro de sangre, por lo que el doctor Martínez recalca que cuando estos niveles están altos durante mucho tiempo se produce una intoxicación de los órganos blancos que se manifiestan como neuropatía diabética, problemas renales, insuficiencia cardiaca o a nivel circulatorio.

Según las estimaciones oficiales de la OMS, 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014, frente a los 108 millones registrados en 1980. “La prevalencia mundial de la diabetes (normalizada por edades) casi se ha duplicado desde ese año, pues ha pasado del 4,7% al 8,5% en la población adulta”, asegura el informe publicado por la OMS.

El organismo asegura que los adultos con diabetes tienen un riesgo 2 a 3 veces mayor de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Otro padecimiento es la neuropatía de los pies combinada con la reducción del flujo sanguíneo lo que incrementa el riesgo de úlceras de los pies, infecciones frecuentes y, en última instancia, amputación de órganos.

La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. El 2,6% de los casos mundiales de ceguera es consecuencia de la diabetes.

La Fundación para la Diabetes de España explica la división de los tipos diabetes.

Diabetes tipo 1: Es una de las enfermedades crónicas infantiles más frecuentes. Ocurre porque el páncreas no fabrica suficiente cantidad de insulina. Principalmente se presenta en pacientes jóvenes. Hasta ahora se desconocen las causas que generan esta enfermedad.

Diabetes tipo 2: Es la forma de diabetes más frecuente en personas mayores de 40 años. Se la conoce también como diabetes del adulto, aunque el incremento de niños y jóvenes obesos ha disparado las cifras de jóvenes con diabetes tipo 2. En fases tempranas de la enfermedad, la cantidad de insulina producida por el páncreas es normal o alta. Con el tiempo, la producción de insulina por parte del páncreas puede disminuir.

Los controles de glucemia capilar son muy importantes aunque no se esté utilizando insulina como tratamiento. El mínimo recomendado son tres-cuatro al día. Los objetivos serían tener una glucemia en ayunas < 120mg/dl y a las dos horas de las comidas < 140mg/dl.

Otros tipos de diabetes

Diabetes MODY (Maturity Onset Diabetes in the Young). Se produce por defectos genéticos de las células beta. Existen diferentes tipos de diabetes MODY, hasta la actualidad se han descrito 7. Se deben a un defecto en la secreción de insulina, no afectándose su acción. Se heredan de manera autosómica dominante, por ello cuando una persona tiene diabetes MODY es habitual que varios miembros de la familia también la padezcan y durante varias generaciones.

Diabetes Relacionada con Fibrosis Quística (DRFQ): La fibrosis quística es una enfermedad que afecta a múltiples órganos entre ellos al páncreas, esto conlleva que se pueda desarrollar diabetes.

Diabetes secundaria a medicamentos: Algunos medicamentos pueden alterar la secreción o la acción de la insulina. Los glucocorticoides y los inmunosupresores son algunos de ellos.

Diabetes gestacional. Intolerancia a la glucosa que se produce durante el embarazo que puede ser debida a múltiples causas.

Con información de EFE/dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la construcción del estadio de fútbol con un complejo comercial de David Beckham en Miami traerá mayores beneficios a la ciudad?

Las Más Leídas