La meta es evitar que más mujeres atraviesen el camino por el que su madre debió transitar cuando, por un mal diagnóstico, perdió ambos senos y su vida estuvo a punto de extinguirse. Por esto, Julián Ríos, estudiante de 18 años de edad, desarrolló una prenda capaz de ayudar a la detección temprana del del cáncer de mama.

En alianza con cuatro compañeros más, el chico mexicano dio origen a “Eva”, un tipo de brasier que cuenta más de 200 pequeños biosensores que examinan la superficie de las mamas y pueden arrojar una alerta debido a la temperatura que se origine en la región.

Según detalló el portal web BBC, “Eva” es desarrollado por la compañía creada también por Ríos: Higia Technologies y es capaz de causar menos daño en el organismo a diferencia de otro tipo de exámenes como la mamografía.

“El algoritmo lo que hace es que de los datos térmicos que recopilan los sensores, mide las curvas de conductividad térmica. Quistes y malformaciones tienen diferentes curvas. El algoritmo ve la curva y dice, ésta se asemeja muchísimo a la de un quiste a partir de las imágenes de la base de datos que ya tenemos. Mediante los cientos de árboles de decisión, determina cuál tipo de cáncer es y en qué fase es más probable que se encuentre”, explica Ríos para Expansión.

Embed

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas