Nos hemos hecho más duros con el tiempo, resistiendo a invasores como el COVID-19 y la gripe, pero somos incapaces de desarrollar inmunidad permanente ante estos enemigos. ¿Por qué será? Nunca antes había habido tantas enfermedades crónicas, ni el ser humano había durado tanto. Los avances científicos han creado antibióticos sintéticos, vacunas, citostáticos, hormonas y muchas cosas más para alargar la vida, de forma artificial con medicamentos. Sin embargo, ¿por qué no ir a los pilares que nos hicieron evolucionar y llegar hasta aquí? Nos hemos olvidado de los elementos principales que nos dieron la vida —los minerales—, entre ellos el zinc, el rey de la inmunidad.

Si no hay suficiente zinc en el organismo, comenzará una descompensación progresiva que pondrá al sistema inmune en una posición de baja reactividad antes los agresores externos e internos. El zinc propicia la maduración de casi todos los elementos sanguíneos fabricados en la médula ósea. Si está escaso, debido a la vida estresada que llevamos, lo utilizamos como antioxidante, preferentemente.

Te puede interesar

Como nos ponemos ácidos, el zinc es un estupendo antioxidante. Por eso, el estrés mantenido es creador de cánceres, ya que consume mucho zinc que debería ser utilizado en crear y madurar las “natural killer”, las encargadas de buscar y eliminar las células neoplásicas en sus estadios primarios. De ahí la importancia del zinc en la defensa ante el cáncer.

Otras funciones del zinc: ayuda al crecimiento y división celular, ayuda a fijar el calcio, equilibra el nivel de vitamina D, está relacionado con la secreción de la hormona de crecimiento y con el insomnio, ayuda a regular el ritmo circadiano y a la conservación de la dentadura, tiene relación con la calvicie y el envejecimiento prematuro, su falta se relaciona con el deterioro mental, ayuda en la mejora de la visión y en la cicatrización de heridas, y aumenta la fuerza muscular y ayuda a combatir la fatiga.

Alimentos con zinc: sardinas, salmón, bacalao, pescados en general, algas marinas comestibles, agua de manantial, vegetales ecológicos, tubérculos, carnes en general, algunas frutas (aunque en poca cantidad) y leche (preferentemente sin lactosa, o yogur).

Nos queda la suplementación con zinc a dosis muy bajas, según el fabricante. Recomiendo tomarlo siempre antes de ir a la cama, que es cuando trabaja y se fija mejor, siempre bajo supervisión médica.

www.DrLuisMontel.com

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.79%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.54%
31638 votos

Las Más Leídas