Justin Kruger, psicólogo social de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York, en compañía de un grupo de científicos descifraron la inquietud que tiene más de uno sobre la impuntualidad: Se trata de un rasgo de la personalidad en la que las consecuencias por no llegar a la hora pierde sentido para algunos.

“Existen todo tipo de desalientos y castigos por llegar tarde, y la paradoja es que llegamos tarde, incluso cuando esos castigos y consecuencias existen”, explicó Kruger.

¿Qué es lo que hace que a algunas personas les suceda de forma crónica? ¿Y por qué es tan difícil solucionarlo? Bajo estas dos preguntas, los especialistas aseguraron que existen personas que, de forma involuntaria, subestiman el tiempo.

En genera, quedó demostrado que los seres humanos subestiman cuánto tardan en completar una tarea en un significativo 40%. Otro rasgo, que muy bien podría estar relacionado con el primero, es que los que siempre llegan tarde tienen más probabilidades de ser personas multitarea.

Una de las razones más obvias y comunes es que simplemente no evalúan con precisión cuánto tiempo les llevará una tarea, algo que se conoce como “falacia de la planificación”: la tendencia a subestimar el tiempo para concluir una tarea.

El estudio arrojó dos tipos de personalidades: Individuos de tipo A altamente orientados a los logros son más propensos a ser puntuales, los individuos de tipo B, que son más relajados y tranquilos, lo hacen más tarde.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas