Según estudios de universidades europeas, específicamente de Inglaterra, las personas que asisten a galerías, museos o conciertos de música clásica tienen un índice de longevidad un 31% mayor que el resto de la población.

Las preocupaciones, las metas que nos trazamos, el trabajo del día a día y las noticias nefastas de la televisión, nos envuelven en un estrés latente y permanente. Componen la mezcla perfecta para deteriorar nuestra salud. Además de las redes sociales, con la constante atención a lo que pasa fuera de nosotros y la recompensa de los likes o dislikes. Todo ello aumenta el grado de tensión y estrés.

Te puede interesar

Por el contrario, las cuadros o pinturas, específicamente de estilos como el impresionismo, el abstracto y el escapismo, entre otros, además de la escultura y la música clásica, hacen que los niveles de estrés celular disminuyan entre un 30% y un 40%.

¿Por qué mirar pinturas y visitar galerías alarga la vida?

Longevidad y estrés están íntimamente relacionados. El estrés provoca aumento de la secreción de cortisol, con todo lo que conlleva. Además, baja los niveles de vitamina D y E, y el complejo vitamínico B se consume más rápidamente. La oxidación celular aumenta a niveles tóxicos, deteriora el ADN, se pierden aminoácidos (o se fabrican defectuosamente) y disminuye la cantidad de serotonina, la hormona de la alegría y la felicidad.

Por el color, las pinturas tienen un tratamiento directo sobre el centro del cerebro. Activan y desactivan centros excitados o dormidos, lo que se conoce como cromoterapia.

Color rojo: energizante, antidepresivo, aumenta la actividad cerebral; violeta: sedativo, relajante estabilizador; azul: estabilizador, tranquilizante; verde: calmante, inductor del sueño y el despeje de la mente; amarillo: estimulante del sistema nervioso parasimpático y activador del sistema digestivo; rosa: aumenta la ilusión y la esperanza; turquesa: estabilizador.

Todo lo anterior hace que involucrarse con las artes pueda mejorar el bienestar físico y mental de una persona, incluida la depresión, la demencia, el dolor crónico y la debilidad. Aumenta la creatividad, disminuye el riesgo de hipertensión arterial, crece la circulación cerebral, disminuye los ataques de pánico y el estrés, ayuda contra el insomnio, aumenta la capacidad de socializar, potencia la memoria, aumenta la energía corporal, mental y la autoestima, mejora la fibromialgia…

Hay que recordar que somos emociones, y estas a su vez crean cambios en nuestra biología. Por ello, debemos volver a amar las pinturas y visitar galerías de arte. Además de desconectar, al caminar hacemos una actividad física media y nos estimulamos con todas esas maravillas que nos alargan la vida.

www.DrLuisMontel.com

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.81%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.76%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.43%
12466 votos

Las Más Leídas