Pontus Sjöholm se va con un canastito rumbo al bosque. Al costado del camino recolecta tréboles y milenrama y saca avellanas del árbol. En las colinas cubiertas de musgo del bosque, junta tres tipos diferentes de rebozuelos (un tipo de seta) y ya tiene lleno el canasto.

Se trata de todos los ingredientes para un delicado menú que este chef preparará en dos fuentes de acero sobre el fuego en el bosque de la finca Asa Herrgård.

Te puede interesar

Cocinar con lo que ofrece la naturaleza, eso es algo que adoran hacer los suecos. Y, sí, de ser posible, sin mucho despliegue y al aire libre.

Directamente sobre las brasas de la leña en las fuentes de acero, Sjöholm coloca una olla de hierro fundido. En ella ahumará perca (un pescado). En la olla, el cocinero colocó capas de ramas de enebro y las cubrió con papel manteca. Ahora le hace unos agujeros con un cuchillo.

Encima, coloca los filetes de perca. Previamente les añadió una importante cantidad de sal. "Pero la sal sólo permanece por 10 minutos y luego se quita", revela.

Mientras la perca se ahuma durante 15 minutos, hay que tapar la olla. Antes de servir, Sjöholm coloca las hierbas que juntó sobre el pescado. Y le añade croutons preparados en mucha manteca.

Bolas de papa con relleno especiado de tocino y cebollas

Casi nunca falta mantequilla (manteca) en la comida sueca. Para los cuatro filetes de corzo para los que Sjöholm prepara ahora los hongos utiliza 100 gramos de manteca. "Lo importante es que la sartén esté bien caliente para los hongos bien lavados. No necesitan aceite porque en principio sueltan toda el agua", explica el sueco. Una vez que el agua se haya evaporado se añade sal, pimienta, manteca y medio libro de crema (nata).

Manteca y crema son, junto a los arándanos, el topping para el "Kroppkakor" sueco. Se trata de un plato oriundo de la pequeña isla de Öland. Son bolas de papa (patata) con un relleno especiado de tocino y cebolla. "Se hacen con medio kilo de papas cocidas y un kilo de papas crudas", explica Stefan Johnson, encargado de turismo de Kalmar.

Todos tienen su propia receta familiar. Pero básicamente se prepara así: del agua escurrida de las papas ralladas se utiliza el almidón y se mezcla con las papas crudas y las papas cocidas aplastadas junto con 250 gramos de harina, pimienta y sal (dos cucharaditas). Con la masa se preparan unas 20 bolas.

En el medio se hace un agujero con el dedo en el que se introduce una masa hecha de dados de tocino (250 gramos), cebolla cortada, unos granos de pimienta molidos y algo de sal y pimienta.

Las "köttbullar" saben genial con crema

Comida sueca EUROPA PRESS
Para los cuatro filetes de corzo para los que Sjöholm prepara ahora los hongos utiliza 100 gramos de manteca.

Para los cuatro filetes de corzo para los que Sjöholm prepara ahora los hongos utiliza 100 gramos de manteca.

Cuando se trata de comida sueca, lógicamente hay que hablar de las "köttbullar". Estas albóndigas de carne no son un invento de la cadena de muebles IKEA, sino que son el plato nacional de Suecia. Carl Undéhn de la Asociación de Turismo Visit Sweden afirma que él hace las mejores "köttbullar". Su secreto: "¡Mucha crema!".

En una fuente echa 75 mililitros de crema y otros 75 mililitros de leche con cinco cucharadas de pan rallado y lo deja reposar entre 10 y 15 minutos. Mientras tanto, mezcla entre 500 y 600 gramos de carne picada y de cebolla cortada finita con un huevo, una cucharadita de sal, una pizca de pimienta blanca, otra de pimienta negra y media cucharadita de azúcar.

A continuación, todo se mezcla con masa de crema, leche y pan rallado y se forman bolitas de entre dos y tres centímetros. "Durante el proceso hay que ir mojándose las manos, para que no se pegue la masa", recomienda. Luego, dorar un buen trozo de manteca en la sartén y freír las "köttbullar" en ella. "Smaklig måltid!", o sea, buen provecho, desea Carl Undéhn.

FUENTE: EUROPA PRESS

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario