Embed

MIAMI.- Camila Cuesta nació para llegar lejos. Con apenas 19 años y la alegría de vivir a flor de piel, la linda cubana ya logró coronarse Miss Carnaval Miami 2019, un sueño que albergaba desde hacía algún tiempo.

“Hasta el día de hoy no me lo puedo creer. Duermo con la corona al lado mío, la miro, la toco y todavía creo que es un sueño”, expresó Cuesta a DIARIO LAS AMÉRICAS, durante su primera entrevista oficial como Miss Carnaval Miami.

Te puede interesar

“Llevaba un año deseándolo. Pasé noches estudiando, tuve que entrenar de mañana y tarde y hacer dietas. Conté con el apoyo de mis padres y amigos, además, con un excelente equipo de patrocinadores”, agregó.

Más que un anhelo, convertirse en la nueva representante de la misión altruista de los Kiwanis de la Pequeña Habana ha sido una avenida que la conducirá durante un año hacia aquello que más le gusta hacer: ayudar al prójimo.

“Para mí lo más importante siempre fue acercarme a esa organización, que conozco desde hace tanto tiempo. Mi propósito era trabajar de la mano con ellos, porque tenemos una visión bastante parecida, yo diría que es la misma: ayudar a nuestra comunidad”, indicó.

“Y representarlos no significa solo ponerme una banda y una corona e ir a las actividades del Carnaval de Miami a divertirme, sino que cada una de esas fiestas tiene la finalidad de recaudar fondos para llevarles a los niños menos privilegiados del sur de la Florida un mejor futuro, para que tengan materiales para el colegio y puedan realizar actividades durante el verano que los mantengan activos y saludables”, añadió en cuanto a lo que consiste su labor como Miss Carnaval Miami.

Dueña de una sonrisa que contagia y una personalidad encantadora, Cuesta también sabe lo que quiere y está en el camino correcto.

“Quiero muchas cosas para mi futuro. Tengo una lista de lo que quiero lograr con el paso de los años, una de ellas era ser Miss Carnaval Miami y lo acabo de conseguir el pasado 17 de febrero”, dijo la joven, que fue elegida entre 19 candidatas.

“Gracias a Dios cuento con el apoyo de mi familia y mis amigos y he podido acomodar mi vida de manera que tenga tiempo para brindarle a la comunidad, ya que he recibido tanto cariño desde que fui coronada”, añadió.

camila cuesta miss carnaval miami 2019 jpg
La joven de 19 años nació en La Habana, Cuba.
La joven de 19 años nació en La Habana, Cuba.

Cuesta ha sabido aprovechar su tiempo y a su escasa edad se desempeña como maestra sustituta en las escuelas públicas de Miami-Dade County. Desde hace unos meses atiende a los estudiantes de South Miami High School.

“Empecé a trabajar con niños desde los 17 años, pero mi pasión siempre ha sido la educación y me he enfocado en ser voluntaria en actividades relacionadas con los niños”, contó.

El activismo comunitario es uno de los pilares que Cuesta desea fomentar entre los jóvenes, a quienes ya ha logrado inspirar a través de su rol educativo, una faceta que dijo amar, precisamente, por permitirle guiar a quienes necesitan orientación y apoyo. Y asegura que su edad ha sido un factor positivo a la hora de influenciar a sus alumnos, que ven en ella un referente de disciplina y dedicación.

“El hecho de ser maestra sustituta a los 19 años es algo muy divertido, lo amo. Creo que he podido llegar a mis alumnos de una manera diferente, porque ellos ven en mí a esa persona que les gustaría llegar a ser, un ejemplo a seguir a pesar de mi edad, me piden consejos sobre la universidad y sobre cómo manejar sus vidas como adolescentes y tomar buenas decisiones”, relató la estudiante de Miami Dade College.

Justamente, esa capacidad de inspirar es muy necesaria hoy en día.

“Creo que en estos momentos nuestra comunidad necesita eso: personas que ayuden más y juzguen menos y con quienes la gente se pueda identificar. Y para mí hacerlo de manera profesional es una bendición que me ha llegado”, expuso.

Sobre lo que considera esencial en las aulas, comentó.

“Los estudiantes de las escuelas de Miami-Dade County necesitan más apoyo y que los escuchen, en vez de ser tan forzados a tener buenas calificaciones y o salir bien en un examen estatal”, señaló.

“Creo que hay que enseñarles cosas que les sirvan para su futuro como preparar un currículo o una declaración de impuestos. Desde la casa se debe buscar una mejor educación. Y eso se logra con amor, apoyo y un mensaje de esperanza.

Aunque aún no define si apostará al periodismo, Cuesta se dispone a transferirse este año a Florida International University para continuar sus estudios en Comunicaciones.

“Quiero terminar mi carrera, creo que el conocimiento y la educación es lo que abre las puertas a un mejor futuro y hacia el empoderamiento que quiero fomentar en la sociedad”, dijo.

La joven también se prepara desde ya para competir el próximo año en el concurso Miss Florida USA, que podría llevarla hasta el Miss USA y Miss Universo.

“Me estoy preparando mucho para lo que viene en 2020. Representar a los Kiwanis de la Pequeña Habana es un honor, pero sería una mayor bendición si lograra llevar a nivel estatal la labor de esa organización. Entonces, Miss Carnaval Miami es esa puerta que se me está abriendo al mundo”, manifestó.

Cuesta, quien nació en La Habana y llegó a Miami con 9 años, agradeció a su madre y su abuela por imponerle el idioma de Cervantes y por mantenerla apegada a las tradiciones cubanas.

“En casa mi abuelita y mi mamá solo me dejan hablar en español. Si digo alguna palabra en inglés, me corrigen. Y les agradezco mucho eso, porque Miami es una ciudad multicultural”, expresó.

“El arroz con frijoles nunca faltan, bailar salsa en las fiestas. Los domingos no trabajamos, y nos despertamos escuchando a Celia Cruz. Mi familia siempre ha mantenido esa alegría cubana que nos caracteriza”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario