Es imposible no girar la vista al pasar frente al Centro Cultural Hispano de Miami (MHCAC, por sus siglas en inglés). Un impresionante edificio neoclásico construido en 1911 en la Pequeña Habana para J. W. Warner, fundador de la primera compañía floral del sur de la Florida. Sus columnas, ventanales, balcones, jardines, el porche y la terraza, todo en armonía con el clima de Miami, así como el diseño y decorados interiores, le otorgan un esplendor único, una especie de evocación a la elegancia.

“La diversidad de disciplinas que desarrollamos en esta institución no solo enriquecen las artes de nuestra comunidad, sino también el legado hispano cultural en esta ciudad, que como sabemos tiene mucha fuerza y es importantísimo preservar, desarrollar, difundir y compartir”, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS el maestro Pedro Pablo Peña, director de MHCAC, dedicado a celebrar, rescatar, estudiar y promover las artes y la cultura hispana en Miami, así como su influencia y relaciones con otros elementos de la cultura estadounidense.

La casona, como suelen llamarle los asiduos, fue incluida en 1983 en el Registro Nacional de Lugares Históricos y luego fue cuidadosamente restaurada por el MHCAC. Las bondades de su arquitectura y sus amplios espacios cobijan cada año múltiples eventos. Durante el 2017, en su galería de arte, salones y jardines, se realizaron presentaciones de libros y revistas, conversatorios con autores, exposiciones, conciertos, obras de teatro, exhibiciones de películas, talleres, festivales y conferencias sobre temas artísticos, educativos, cívicos y de derechos humanos.

El MHCAC tiene una céntrica ubicación, entre el río de Miami, el downtown y la zona de Brickell, de fácil acceso para la comunidad y sus visitantes.

“Los habitantes de la Pequeña Habana se sienten muy orgullosos de esta casa. Una satisfacción también para nosotros los que aquí trabajamos, además de una gran responsabilidad”, expresó Peña, quien ha sido premiado con las llaves de las ciudades de Miami y Miami Beach, entre otros honores.

Tanto el HCAC como el MHB han recibido reconocimientos y subvenciones para compra de terreno y restauración, gracias a las recomendaciones de Carlos Jiménez, alcalde del Condado de Miami-Dade, Bruno Barreiro, comisionado condal del distrito 5, y Michael Spring, director del Consejo de Asuntos Culturales, así como del exalcalde de la Ciudad de Miami, Tomás Regalado. Todas las renovaciones se han realizado de forma gratuita bajo la guía del reconocido arquitecto Omar A. Morales, de Form Group.

“Uno de los más importantes planes para ampliar el centro es construir, en un terreno adyacente, un edificio de arquitectura contemporánea, donde tendríamos flamantes estudios de ballet de última generación, salones y un teatro de caja negra, diseñado por el arquitecto Juan Damas, que lo ha hecho de manera voluntaria para apoyar la labor cultural de esta institución. Sería muy importante que, a través de la ciudad y el condado, recibiéramos este apoyo fundamental. La comunidad lo necesita y hablamos de un proyecto único en su tipo”, recalcó el profesor y promotor, por cuya labor el condado de Miami-Dade proclamó el 26 de septiembre como el “Día de Pedro Pablo Peña”.

Artistas hispanos residentes o de paso por EEUU se sienten identificados con el MHCAC. El argentino Martin Ron, considerado uno de los más significativos muralistas del mundo, instaló en los jardines el mural titulado Relevé, un homenaje al ballet, con unas dimensiones de 10x40 pies, creado especialmente para el centro.

Esta hermosa edificación, conocida también como la Casa Blanca del Ballet, es la residencia de tres de las instituciones de arte más prestigiosas en Miami-Dade, con más de 20 años de experiencia: el Ballet Hispano de Miami (MHB), el Ballet Clásico Cubano de Miami (CCBM), creado para dar refugio a los bailarines cubanos exiliados y bajo la asesoría de su ballet master Eriberto Jiménez, y el Creation Art Center (CAC), todas organizaciones sin fines de lucro.

Establecido en 1993, el MHB se dedica a identificar y promover artistas de danza profesional de ascendencia hispana en el condado de Miami-Dade. Desde sus inicios, la compañía ha presentado grandes espectáculos, consumados con la creación del Festival Internacional de Ballet de Miami, el único de este tipo en la Florida y uno de los más exitosos en EEUU.

“Cada año el festival le brinda a nuestros residentes y visitantes la oportunidad única de ver una amplia gama de artistas locales, nacionales e internacionales de mérito excepcional”, destacó Peña.

“Más de 100 artistas llegan durante tres semanas a Miami, que se convierte así en la capital de ballet. Cada año entregamos el premio Una vida por la danza a reconocidas figuras del ballet mundial y el premio Críticos y Comentaristas de Arte a reconocidos críticos de ballet en el mundo. Más de 30 luminarias han sido reconocidas con estos premios durante más de dos décadas del festival”.

Durante el festival se realizan diferentes exhibiciones de arte, presentación de libros, ciclo de películas de ballet, cursos de ballet y danza contemporánea, además de seis presentaciones donde participan todas las estrellas invitadas, presentándose en los más reconocidos escenarios del condado Dade, así como en Broward y Palm Beach.

El pasado año el festival fue invitado por primera vez a presentarse en el Union City Performing Arts Center, de New Jersey, ciudad que le otorgó sus llaves a Peña por su dedicación a la conservación de la hispanidad.

Semblanza del director

Pedro Pablo Peña, director del Centro Cultural Hispano de Miami.
Pedro Pablo Peña, director del Centro Cultural Hispano de Miami.
Pedro Pablo Peña, director del Centro Cultural Hispano de Miami.

“Vivo orgulloso de mi herencia cubana, de los grandes valores de nuestra nacionalidad, artes y tradiciones, así como de la cultura hispana, a la que dedico mis esfuerzos con mucho amor, convencido de la importancia y belleza de esta labor”, manifestó Peña, quien arribo a EEUU en 1980 durante el éxodo del Mariel.

Nacido en La Habana, estudió ballet con aclamados bailarines como Anna Leontieva, Joaquín Banegas, José Parés y Azary Plisetsky, danza moderna con Ramiro Guerra, y danza experimental con Luis Trápaga. Bailó para el Ballet de la Ópera de La Habana, el Ballet Nacional de Cuba, el Teatro Musical de La Habana, donde también se desempeñó como director coreográfico y fue fundador y director del Primer Taller de Danza Coreográfica en La Habana.

En 2011 fue seleccionado por el programa Dancing with the stars (ABC) para una entrevista en su segmento Behind the scenes sobre el ballet clásico, siendo el primer director de ballet hispano entrevistado en este espacio.

Peña se encargó de la coreografía de la película The Specialist (Warner Brothers) y durante siete años fue coreógrafo del programa de televisión Sábado Gigante (Univision Internacional). Ha sido reconocido y premiado por su trabajo por ACCA, Fesela, Capítulo Interamericano de Hadassah y otras instituciones y revistas como Pregones.

El Ballet Concierto Dominicano, el Ballet Nacional de Panamá y el Teatro Odeon en Viena, Austria, lo han invitado a presentar su obra Fusión. Ha sido honrado no sólo por sus logros artísticos sino también por su incansable trabajo de promoción del teatro, la danza y la preservación de la herencia cubana en el exilio.

Ganó el premio Tumi USA 2013, otorgado a notables figuras latinoamericanas del sur de la Florida. Ha sido jurado del Benois de la Dance, celebrado en Moscú, uno de los premios de baile más famosos y prestigiosos del mundo.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas