NUEVA YORK.- Tres meses después del suicidio de la diseñadora estadounidense Kate Spade, la firma que lleva su nombre desde hace 25 años mostró en la pasarela de Nueva York una propuesta para la próxima primavera-verano de aires setenteros, con siluetas femeninas, colores pastel y estampados de flores.

En su debut como directora creativa, la escocesa Nicola Glass rindió homenaje a Spade con un camino de purpurina que seguían las modelos al desfilar ya que, según indicaban unas notas entregadas a los asistentes, "ella dejaba una pequeño destello allá donde iba".

Aunque la diseñadora llevaba desvinculada de su propia firma desde 2006, cuando se la vendió al grupo propietario de los grandes almacenes Neiman Marcus, Glass recuperó para esta colección el "ADN primigenio" de la marca, explicó a medios especializados.

Predominaron las siluetas femeninas: vestidos largos, tops y abrigos con la cintura marcada; trajes de pantalón largo y "blazer", combinaciones de falda recta con suéter, y complementos en forma de pañuelos con lazada al cuello o cubriendo el cabello.

Hubo estampados que remitían al "chic" de los años 70, con flores, geometría y cuadros Príncipe de Gales, así como muchos tonos pastel en amarillo, azul y lila, aunque predominó el blanco en algunos conjuntos.

Destacó un modelo en satén con flores fucsia sobre fondo negro que cubrían en diferentes tamaños la falda, el torso y los pañuelos al cuello y en el cabello, completo con un cinturón fino y un bolso negro cuyo broche, cerrado, parecía un corazón, y al girarlo, se convertía en la característica pica del logo de Kate Spade.

En cuanto al calzado, las maniquíes lucieron sandalias bajas o de tacón con tiras cruzadas y botas por debajo de la rodilla con caña ancha, en suaves tonos lila o amarillo.

Entre las celebridades que asistieron al espectáculo, celebrado en un auditorio con techo de cristal de la Biblioteca Pública de Nueva York, se vio en primera fila a las actrices Elizabeth Olsen, Kate Bosworth y Priyanka Chopra y a las modelos Suki Waterhouse y Nina Agdal.

Nicola Glass, que ha trabajado más de una década para la popular firma estadounidense Michael Kors, donde llegó a ser vicepresidenta sénior de diseño de accesorios, sustituyó el año pasado a Deborah Lloyd, la anterior directora creativa de la marca.

Kate Spade, de 55 años y que confundó con su marido la marca Kate Spade New York en 1993, se suicidó a principios del pasado junio, apenas dos años después de lanzar una nueva marca de accesorios, Frances Valentine, en honor a su hija.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas