MIAMI.- Irse duele. Pero es mucho más desgarrador irse a la fuerza, irse porque no hay otra salida, irse sin tener claro cuándo se pueda regresar ni qué habrá del otro lado. A estos procesos de duelo y desarraigo se enfrentan cada día los venezolanos que, frente a la hambruna y la escasez provocadas por el régimen de Maduro, hacen su equipaje y se despiden de su país.

Te puede interesar

Todo nació hace un año, cuando Belén González, Dante Garnique y Zeudy Acosta, quienes residen en EEUU, Alemania y Portugal, respectivamente, decidieron crear un blog para volcar sus experiencias en torno al exilio, cada uno desde su punto de vista y entorno cultural.

La escritora y periodista Belén González contó a este medio que le interesaba reflejar temas como "el miedo de empezar de cero a cierta edad, dejar atrás los afectos y los recuerdos, acoplarse a una realidad diferentes, sin los privilegios que teníamos, sin las certezas que nos rodeaban, viendo al país desmoronarse y perdiendo familia, abuelas, tíos, amigos que morían y uno ya no podía regresar a abrazarlos".

"Ese mecanismo, que realmente nos servía para drenar nos llevó a lo político, porque aun estando lejos, nos sigue doliendo el país", agregó Belén, quien, junto a sus colegas, se sorprendió ante la reacción de los lectores que compartían las angustias y preocupaciones plasmados en los artículos del blog.

"En enero de este año apareció la figura del presidente Guaidó y comenzaron los pequeños cambios en Venezuela, escribimos más sobre política. Criticamos, contamos cosas que vimos y vivimos como periodistas estando en Venezuela, denunciamos e invitamos a la gente a reflexionar. La receptividad nos abrumó porque no lo esperábamos, y así el pequeño blog que no tenía mayores pretensiones se convirtió en una web", explicó Belén.

Tras recopilar y editar cuidadosamente un conjunto de textos, se dieron a la tarea de preparar el libro, una "publicación que es nuestra y de todos los que se han visto obligados a dejar el país bajo una premisa que dibujamos en la portada", enfatizó González.

"Los venezolanos hemos sido sometidos a una metamorfosis forzada que nos hizo evolucionar de orugas a mariposas, dejando una estela de seda, es decir, de lo mejor de nosotros, en esos lugares del mundo en los que hoy estamos", agregó, segura de que los venezolanos, "aún lejos del país seguimos siendo lo que somos, venezolanos, con una especie y una casta singular".

Por su parte, la periodista Zeudy Acosta, que reside en Madeira, Portugal, dijo que escribir sobre el exilio es una suerte de terapia "que me ayuda a desligarme completamente de la rutina en que se ha convertido mi vida en los últimos años. El desahogo perfecto para tender un puente entre mis pensamientos, emociones y quienes me leen".

"‘Metamorfosis Forzada’ es la cristalización de meses de creación, de inventiva, de drenaje, de espontaneidad. Y hoy, lo hemos logrado, hemos convertido a nuestro hijo en una referencia como inmigrantes venezolanos”, añadió Acosta.

Asimismo, desde Alemania, el politólogo Dante Garnique indicó a DIARIO LAS AMÉRICAS que su "propia metamorfosis está en proceso. Creo que los seres humanos nos estamos transformando hasta el día de nuestras muertes, sólo ese día dejamos de cambiar".

"La diferencia con nosotros, los exiliados, consiste en que es forzada y se nos obliga a ser un poco más conscientes del hecho, no es tan natural como para quien aún vive en su propia patria", recalcó.

Como se lee en la introducción del libro, "estos largos años nos han ayudado a descubrirnos. Hemos hecho cosas que jamás estuvieron en nuestros planes o en la inmensa creatividad que nos caracteriza, en terrenos que no imaginamos pisar. Y estamos convencidos que si no hubiésemos escapado de nuestras burbujas, de haber vivido y conocido lo que hasta ahora, no nos habríamos atrevido a escribir. Gracias por eso".

Este libro, más que una lectura necesaria, es un tratamiento para la nostalgia, un espacio para hacer catarsis desde el exilio, desde cualquier punto del mundo donde un venezolano reconstruye su Venezuela en la memoria, reúne los trozos de un país destrozado por la avaricia y el descalabro.

Los autores, a pecho abierto y con una honestidad visceral, cuentan sus anécdotas, el ardor en los ojos desvelados de tanto esperar por una Venezuela libre, la angustia de sentirse ajenos, demasiado extranjeros, a veces, en los países a los que se marcharon.

"Metamorfosis forzada" es, sobre todo, un canto de esperanza que suena a piel desgarrada. Como los autores plantean al inicio del libro, hasta el renacer de una mariposa duele como si se fuera a acabar el mundo. Pero luego la mariposa echa a volar, libre, mostrando sus colores: una paleta maravillosa de amarillo, azul y rojo.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la presión internacional logrará la libertad del opositor cubano José Daniel Ferrer, detenido por el régimen de la isla desde inicios de octubre?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas