Si Elyfer Torres pudiera escribir el final de Betty en NY, mostraría a su personaje como una mujer mucho más independiente, aunque la protagonista de la serie ahora vive una nueva etapa, que arrancó con una transformación en el episodio de este miércoles 10 de julio.

Basada en la producción colombiana Yo soy Betty, la fea, de Fernando Gaitán, la historia gira en torno de Betty, quien tras ser humillada por su apariencia física, logra amarse a sí misma y aceptarse tal como es.

Te puede interesar

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con la actriz mexicana que encarna a Betty sobre el nuevo look de su personaje y las reflexiones que éste le ha dejado.

¿Qué significa este cambio de look en la vida de Betty?

Es un cambio muy importante en su vida, porque por primera vez se ve al espejo y se reconoce. Es la mujer que ella ha ido construyendo. Creo que es un momento muy conmovedor cuando te miras al espejo y te gusta el reflejo. Es algo muy poderoso, un momento de amor propio muy importante que todos deberíamos vivir: vernos al espejo y gustarnos, amar lo que está ahí.

Betty repite mucho que es una mujer en construcción. Y creo que todos nos estamos autoconstruyendo, no para llegar a ser lo que el mundo espera que seamos, sino para convertirnos en lo que nosotros queremos ser.

Entonces, ella ahora siente que puede ser lo que quiera, y se siente cómoda en esa piel y no en la que le han dicho que tiene que sentirse cómoda siendo fea y humillada. Ella pone un basta a esa situación y se da cuenta del valor que tiene y de que ama como luce.

Danos un adelanto de lo que viene en la serie durante la nueva etapa del personaje

Se empieza a acostumbrar a lucir distinta, pero también ya reconoce su fuerza. Vienen momentos fuertes de reconciliación, no voy a decir con quien, pero pues ya sabemos. Y empieza una sanación.

No creo en el mito de la media naranja, porque las medias naranjas no existen. Tenemos que ser naranjas completas para lograr compartir la vida con alguien. Entonces Betty termina de cerrar sus gajos para poder compartirlos. Ya ha sanado todo el dolor que vivió.

Catalina es una pieza clave para esto. Vamos a ver más de la amistad de Catalina con Betty y con Joaquín. Armando regresa y pasan cosas muy lindas.

¿Qué reflexiones nos deja Betty en NY?

Betty en NY es algo muy increíble. Nunca pude agradecerle a Fernando Gaitán, que estaba tan adelantado a su época, que haya escrito tal obra maestra. Creo que es una historia tan necesaria en todos los tiempos, porque nos enseña el amor propio, el amarse a sí mismo y lograr los sueños. También nos enseña sobre la libertad de decidir lo que queramos ser, de elegir sobre nuestro cuerpo y cómo nos queremos ver. Y todo eso viene desde una fortaleza muy grande.

No importa de dónde vengas, ni cómo luzcas ni tu género, no importa el aspecto físico en lo absoluto para lograr tus sueños, para realizarte como ser humano. Es un mensaje de amor propio y realización, y que todos somos capaces de hacer lo que queramos creyendo en nosotros mismos.

¿Qué enseñanzas te ha dejado el personaje en el plano profesional y personal?

En lo personal, me ha dejado una libertad muy cool (genial), esa libertad de quitarme un poco el ojo externo de lo que los otros puedan pensar sobre cómo luzco yo, Elyfer, de sentirme cómoda conmigo misma. También me enseñó a adaptarme al cambio, que es algo que también le pasa mucho a Betty.

En lo profesional, trabajar con gente que ha estado en la industria hace mucho tiempo me ha dejado un gran aprendizaje. Y, sobre todo, he aprendido a seguir las señales y darme cuenta de cosas que a veces no veía. Creo que todos estamos acostumbrados a ver solo con los ojos, y hay muchas cosas que se deben ver y sentir desde la energía.

Si pudieras escribir el final de tu personaje en la serie, ¿cómo sería?

Si yo pudiera escribir el final sería que Betty se encuentra a ella misma poderosa y fuerte, pero no regresa con Armando. Yo haría a una Betty independiente al 100 por ciento, no tendría hijos en mi final y seguiría un camino mucho más largo de amor propio. Haría una segunda temporada y ahí sí le podría que encuentra un hombre o que no tiene que encontrar a nadie para ser feliz y punto. Ese sería mi final, Betty fuerte y poderosa con su empresa; ella dueña de todo en Nueva York con una sede en Miami, porque ella adora Nueva York.

¿Qué viene en tu carrera después de Betty en NY?

Ya terminamos las grabaciones. Actualmente estoy buscando oportunidades y espero que venga un personaje totalmente diferente al que creé con Betty. Y sigo concentrada en mi carrera de actuación, en seguir aprendiendo y creando personajes para todos ustedes.

¿Cómo te describes?

Creo que soy libre, esa es mi palabra favorita. También soy guerrera y chida (muy buena).

Vea aquí el video de la transformación de Betty en la serie Betty en NY.

Embed

(material cedido por Telemundo vía H+M Communications)

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario