wilmahernandez@diariolasamericas.com

@whernan

El Festival Internacional de Ballet de Miami regresa a escena en medio de un halo de nostalgia e inspirado en la figura de Pedro Pablo Peña, quien hace más de dos décadas fundara Miami Hispanic Ballet, institución que organiza este encuentro.

Austria, República Dominicana, Holanda, México, Inglaterra, Alemania, Italia, España, Uruguay y EEUU estarán representados en este certamen, que se extiende hasta domingo 19 de agosto.

Bajo la batuta artística del colombiano Eriberto Jiménez, la 23ra edición del festival arranca el sábado 28 de julio con la inauguración de la muestra Bailando entre lienzos, del cubano Javier Dubrocq, quien este año creó el afiche oficial, develado esa misma noche, en el Miami Hispanic Cultural Arts Center.

Por ser esta la primera edición que se celebra tras la desaparición física del fundador del festival, Jiménez anticipó que tanto el póster como el galardón, Una vida por la danza, estarán dedicados a la memoria de Pedro Pablo Peña, quien falleció en abril de este año.

Pedro Pablo Peña
Por más de tres décadas, Pedro Pablo Peña (al centro), dedicó su vida a cultivar el ballet clásico cubano en Miami.
Por más de tres décadas, Pedro Pablo Peña (al centro), dedicó su vida a cultivar el ballet clásico cubano en Miami.

“Este premio, que se otorga cada año a figuras que han contribuido a la historia de la danza, será dedicado a su nombre. Quién mejor que él que dedicó su vida a la danza y las artes en esta ciudad”, expresó Jiménez, quien ha quedado al mando de las organizaciones que antes dirigía Peña, entre ellas, el festival y Ballet Clásico Cubano de Miami.

Jiménez agregó que está tramitando la llegada del hermano de Peña, quien podría venir desde España a recibir el galardón en honor a quien fuera un incansable impulsor del ballet.

Sobre el contenido del póster, adelantó que lo escogió porque le recordó a su gran amigo.

“Cuando vi la pintura que el artista me envió, sin pensarlo dos veces la escogí, precisamente, porque expresa la situación del fallecimiento de Pedro, y que, aunque se fue, aún está con nosotros a través de la danza”.

“Es muy significativa; creo que cuando la vean sabrán por qué la elegí”, añadió.

Asimismo, destacó que llevar adelante el festival sin quien fuera su maestro no es tarea fácil.

“Ha sido difícil, porque él era quien tomaba las decisiones, había que consultarle todo, así que la falta es grande. Aprendí mucho con él durante estos años. Era como un padre para mí y uno se queda como si le quitaran el piso. Creo que la mejor manera de honrarlo es continuar con su trabajo y seguir adelante. Espero que él, desde dónde esté, me dé una empujadita siempre”, reveló.

Además de la develación del afiche, será mostrada la estatuilla del premio, que Peña escogió en 2015, en el vigésimo aniversario del festival, y que quiso se repitiera durante 10 ediciones.

La pequeña escultura fue creada por el mexicano David Camorlinga, inspirada en el acto La muerte del cisne, interpretado por la primera bailarina Maya Plisetskaya, del conocido ballet El lago de los cisnes.

Entre las compañías que este año participarán, destacan la austriaca Ballet de la Ópera de Viena, la española Compañía Nacional de Danza, las italianas Teatro di San Carlo y Lyric Dance Company, la uruguaya Ballet Nacional Soddre y las mexicanas Cuerpo Etéreo y Compañía Nacional de Danza.

También las estadounidenses: el Cuban Classical Ballet of Miami, Arts Ballet Theatre of Florida, Dimensions Dance Theatre of Miami, Washington Ballet y Milwaukee Ballet.

La gala del sábado 4 de agosto, a las 7 p.m., en Teatro Lehman de Miami Dade College North Campus, estará a cargo de jóvenes talentos de la danza.

“Queremos promover el talento joven que surge y darle a esa gente la oportunidad de crecer artísticamente. Todos los participantes han ganado concursos locales, nacionales e internacionales. La gala se realiza en el college para que los estudiantes asistan a la función gratuita, que es en la mañana”, indicó sobre la labor del Miami Hispanic Ballet en la formación de nuevos bailarines.

Además, recordó el tino que tenía Peña para valorar las habilidades en los aspirantes a la danza.

“Pedro tenía ojo clínico. Él miraba a un bailarín y sabía lo que podría bailar según sus condiciones físicas o su soltura en el escenario. Y, por lo general, siempre tenía la razón”, comentó.

“Él siempre buscaba quién bailara con el corazón, quería que el artista trasmitiera, que tuviera pasión y llegara al público. Eso es algo muy importante”, añadió.

El sábado 11 y domingo 12, a las 8 p.m. y 5 p.m., en el Teatro Manuel Artime y en Amaturo Broward Center for the Performing Arts, respectivamente, compañías de México, Italia y EEUU presentarán una mezcla de lo moderno y lo contemporáneo.

El estilo clásico será representado en la gala del sábado 18 de agosto, a las 8 p.m., en el teatro The Fillmore, en Miami Beach. Esa noche también se premiará el legado en el ballet de Pedro Pablo Peña.

Durante la gala de clausura, que se realizará el domingo 19, en el Miami-Dade County Auditorium, se entregará el premio a la crítica. En esta ocasión, el galardón recaerá en manos de la publicación Dance Magazine.

Para más información sobre la programación del festival, consulte internationalballetfestival.org.

 

Deja tu comentario