MIAMI.- La música, como reina por excelencia de las artes, es una habilidad que solo quienes nacen dotados de ese talento pueden obsequiar. Por eso, quienes la aprecian y se extasían con el placer que provoca escuchar buena música, terminan rendidos ante el encanto de quienes la ejecutan y así debe haberse sentido el público que tuvo el privilegio de asistir al concierto ofrecido por el pianista Chucho Valdés, el viernes 5 de noviembre en el Arsht Center, en Miami.

En ocasión de su cumpleaños 80 y tras revelar en un espacio televisivo con el periodista Oscar Haza que ya fijó residencia definitiva en el sur de Florida, el artista cubano, acompañado de un Big Band, recreó los misterios de la creación, en un show del mismo nombre, donde el canto a las deidades del sagrado Panteón Yoruba se expresó a través de voces y acordes, en una fusión de ritmos de tanto sincretismo como la propia cultura que hay detrás de estas prácticas, arraigadas a la cubanía y extendidas por otras naciones de Latinoamérica.

Te puede interesar

Ovacionado desde su entrada al escenario, Valdés ejecutó su piano acompañado por estudiantes de música del Instituto Henry Mancini de la Escuela de Música Frost de la Universidad de Miami, quienes a su vez tuvieron a su cargo la apertura del espectáculo.

Además de los jóvenes estudiantes, para quienes Valdés tuvo merecidas palabras de elogio al final del concierto, los cuatro grandes momentos de La Creación fueron ejecutados por varios músicos invitados entre los que se encontraban Dafnis Prieto en la batería; Roberto Jr. Vizcaíno en la percusión; José A. Gola, a cargo del bajo; Erick Barbería, Yosvani González y Felipe Sarria Linares en los tambores batá, y la cantante Yeni Valdés, radicada hace unos años en EEUU, tras haber desarrollado una importante carrera como vocalista en Cuba.

El desempeño de Valdés al piano, en los solos que interpretó y los momentos de orquestación que compartió con la banda estuvieron bajo la dirección de los maestros John Beasley e Hilario Durán, otro excelente músico cubano, de quien Chucho confesó, le une una amistad entrañable.

Muy acertado resultó haber elegido el concierto La Creación para retomar la serie Jazz Roots, con la que el Arsht Center deleita a los amantes de ese género de la improvisación musical por excelencia, en el que cada músico disfruta de un espacio para brillar por sí mismo, tal y como sucedió esa noche.

Las más de seis décadas entregadas por Valdés a la música en su impecable carrera, que le valen un lugar entre los más importantes pianistas del mundo, se vieron reflejadas en ese show del Arsht Center, donde el llamado musical a los Orishas, además de la forma tradicional de hacerlo, con tambores y cantos interpretados en lengua, también se consiguió con otro sinnúmero de acordes, convertidos en un clamor que estremeció el auditorio.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.93%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.28%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.79%
65509 votos

Las Más Leídas