jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- Con más de 20 siglos de historia y un sinfín de cuestas que suben y bajan, Lisboa luce sus viejas calles empinadas, colmadas de historias y buen comer, adonde llega un soplo de modernidad que conquista al visitante.

Dicen que la capital portuguesa es una de las ciudades más hospitalarias del mundo. Basta salir a la calle y preguntar cuál es el camino más corto a Bairro Alto, una de las barriadas más emblemáticas de la ciudad, para darse cuenta cuán serviciales son los lisboetas.

O presenciar cómo el chófer de una camioneta acepta que un transeúnte se le cruce en el camino y le responde con una sonrisa.

“No sé de dónde viene, ni por qué somos así. Usualmente nos reímos de todo”, comentó un camarero del café del Jardim das Amoreiras, un parque cautivador, medio perdido en las entrañas de la urbe, adonde los vecinos acuden a leer la prensa bajo la sombra de los árboles y los perros corren de un lugar a otro en busca de la pelota que el dueño les lanza.

Cuesta abajo, arriba

Al salir del parque, donde la calle se parte en dos, comienza el periplo de subidas y bajadas por Praça do Príncipe Real, Rua da Misericórdia y Rua do Alecrim que sirven de pasarela entre las viejas fachadas, los rincones por descubrir y los café de antaño al aire libre que significan la barriada Bairro Alto.

Lisboa
<p></p>En Portas do Sol, donde abundan los café y los restaurantes, también hay espacio para recordar la historia con la estatua de São Vicente.<p></p>

En Portas do Sol, donde abundan los café y los restaurantes, también hay espacio para recordar la historia con la estatua de São Vicente.

El segundo punto de descanso podría ser el parque de Sao Pedro Alcantara, donde además de cerveza, vino y mariscos hay un balcón que sirve para apreciar el horizonte de la ciudad: allí, mirando al frente y abajo, descansan el centenario Castillo São Jorge, el centro urbano de Lisboa y el gran río Tajo que parece un mar.

Y entretanto, va el tranvía 28, subiendo y bajando la pendiente, con su aspecto antiguo, color amarillo y sin aire acondicionado, y sin necesitarlo porque en Lisboa la temperatura rara vez sobrepasa los 25C, que equivale a 77F.

Dadas las características del barrio, aún con fuerte afluencia de turistas, hay lugares adónde el lugareño continúa acudiendo a comer y beber.

Lisboa
<p></p>Sobre Rua de São Paulo encuentra bares, discotecas y un montón de historias para escuchar.<p></p>

Sobre Rua de São Paulo encuentra bares, discotecas y un montón de historias para escuchar.

Casi esquina a la calle Largo do Chiado, donde la iglesia Nossa Senhora do Loreto y la plaza Luís de Camões se discuten la atención, está la cervecería O Trevo y su famosa bifana, el mismo sándwich de cerdo con mostaza y aceite picoso que el entrañable Anthony Bourdain aplaudió en uno de sus programas televisivos.

Tres manzanas abajo, sobre Rua de São Paulo, donde las colinas hacen de las suyas y hay que bajar escaleras para llegar a la calle de al lado, encuentra bares, discotecas y un montón de historias para escuchar.

Nelinha, una moza de Pastelaria Pérola De São Paulo, dice que además de dulces y pasteles sirve bebidas y comida, que el mismísimo Fernando Pessoa (1888-1935), el gran poeta y escritor portugués, acudió al lugar en los años 1930.

Lisboa
El arco de Rua Augusta, con sus 11 metros de altura y estilo renacentista, preside la Praça do Comércio.
El arco de Rua Augusta, con sus 11 metros de altura y estilo renacentista, preside la Praça do Comércio.

Adónde sí acudió Pessoa, tal vez con sus más de 70 seudónimos a cuestas, fue a Rua Augusta, el esbelto bulevar que une Plaza do Rossio con la del Comercio, que sirve de eje central al barrio Baixa de Lisboa, o parte baja de la ciudad.

Desde el arco de Rua Augusta, con sus 11 metros de altura y estilo renacentista, se percibe la grandeza de la ciudad y una cultura que fue expandida por tierras lejanas.

Cómo llegar

La aerolínea TAP Portugal ofrece servicio directo desde Boston, Miami, New York y Newark a Lisboa en cómodos aviones Airbus A330, con cena y desayuno incluidos, que cuentan con pantalla personal de televisión para entretenimiento en cada butaca con canales de música, juegos, películas y documentales.

El aeropuerto de Lisboa tiene servicio de Metro al centro de la ciudad, pero si desea la comodidad del taxi disponga de 12 a 15 euros, de 14 a 17 dólares al cambio, para llegar al hotel o destino elegido.

Si porta un pasaporte estadounidense no necesita visa, pero si viaja con el documento de otro origen, comuníquese con la oficina consular portuguesa para recibir información adecuada.

Lisboa
El tranvía recorre las calles antiguas de Lisboa, con su aspecto de antaño y color amarillo.
El tranvía recorre las calles antiguas de Lisboa, con su aspecto de antaño y color amarillo.

Dónde hospedarse

Lisboa denota una atractiva oferta hotelera para todos los bolsillos, pero si desea pernoctar en un inmueble de nombre, alejado del bullicio urbano y turístico, en la exclusiva zona Amoreiras, recomendamos Hotel Dom Pedro con un elegante recibidor de columnas de mármol, cómodas y amplias habitaciones, desayuno cinco estrellas, fácil acceso al aeropuerto y el centro de la ciudad. Visite Lisboa.dompedro.com en internet.

TAP Miami
La aerolínea <a href=TAP Portugal ofrece servicio directo desde en cómodos aviones Airbus A330, " id="6072938-Libre-1819661421_embed" />
La aerolínea TAP Portugal ofrece servicio directo desde en cómodos aviones Airbus A330,

Ahorrar dólares

El dólar estadounidense vuelve a ser fuerte frente a la moneda europea y viajar al Viejo Continente resulta más económico que antes. No obstante, siga estos consejos para facilitar el valor de su bolsillo. NO CAMBIE DINERO antes de viajar ni en el destino. La mayoría de los turistas tienden a cambiar dólares e ignoran que son tasados con una comisión que muchas veces es excesiva. Mejor deposite el dinero en su cuenta bancaria y utilice la tarjeta ATM tan pronto llegue al destino. Así ahorrará la comisión del cambio y obtendrá la mejor tarifa internacional disponible ese día. También puede usar tarjetas de crédito en tiendas, restaurantes y hoteles. Consulte a su institución bancaria sobre un posible cargo por el servicio internacional. Confeccione una pequeña lista de referencia donde indique el valor de 1 dólar, 5, 10, 20 y así sucesivamente.

hotel Dom Pedro Lisboa
Hotel Dom Pedro, Lisboa.
Hotel Dom Pedro, Lisboa.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas