Con la entereza y el empuje que solo da la vocación, María Alejandra Pérez-Mendoza ha logrado durante dos décadas regalar amor, inspiración y unir a miles de corazones a través del más puro cacao 100 por ciento venezolano.

Con una ilustración inigualable que derrite emociones, como solo una diseñadora gráfica amante del chocolate puede lograr, esta inmigrante venezolana dio vida a una de las empresas más prosperas de Miami, Románicos Chocolate, marca dedicada a los veganos, a quienes tienen intolerancia al gluten, a la lactosa, o a los que simplemente prefieren una vida saludable y vivir “una experiencia religiosa” a través de la degustación.

“El estilo arquitectónico románico vino antes del gótico, y se caracterizó por expresar que Dios estaba dentro de los templos. En este caso, yo siempre digo que Dios está dentro del chocolate, por eso el nombre y los símbolos sensuales que evoca, transportándonos y trayendo amor a nuestra vida”, dijo María Alejandra Pérez-Mendoza, fundadora de la marca a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Venezuela, por su ubicación geográfica y su suelo, es uno de los productores del mejor cacao del mundo. Un chocolate premium que es cotizado en todos los continentes. Nosotros particularmente nos destacamos por orientar todo lo que ofrecemos al goce de una vida saludable. Por eso, nuestros productos son 100 por ciento orgánicos, sin aditivos químicos ni preservantes, y cocinados de forma artesanal. Tal como algún día lo hizo mi abuela en Venezuela”, dijo la empresaria latina, quien salió de su país en 1996 escapando de la delincuencia.

Primeros años en Miami

En un país nuevo y que en ese entonces no le ofrecía mayores oportunidades laborales, Pérez-Mendoza comenzó a ejercer como diseñadora gráfica en revistas y televisión, experiencia que le sirvió de tribuna para dar rienda suelta a su faceta de mujer emprendedora.

“Siempre comparto que durante una época me vi acorralada por las deudas y la falta de experiencia en el rubro de los negocios, pero siempre mantuve la fuerza que me dio el anhelo de ayudar a mi familia en Venezuela. Tras las peores crisis, me reconecté con mi misión y con mi legado que lleva por nombre Románicos chocolate. Siempre se puede salir adelante, y si es en compañía del sabor de un buen chocolate, mucho mejor”, relató.

Es por eso que después de un largo transitar en diversos puntos de venta, altibajos financieros, fracasos y aciertos económicos, logró combinar a la perfección su faceta de artista y administradora, educándose financieramente, y consagrándose como una de las empresarias con mayor proyección en Miami. Tarea que le tomó décadas, pero gracias a la cual hoy se ha convertido en unas de emprendedoras latinas más exitosas de la Ciudad del Sol.

“Soy la prueba de que con perseverancia, preparación y mucho sacrificio, todo se puede lograr, ya que como empresaria me caí muchas veces”, afirmó.

Su misión

Convencida de que los chocolates pueden más que las flores y más que un poema, afirma que aunque sus creaciones no siempre aseguren el amor eterno, conquistan emociones y hacen perder la cabeza a mujeres y hombres. Es por eso que ha cautivado a grandes marcas como HBO, Starbucks, E! Entertainment, entre muchas otras.

“Mi meta es seguir posicionando el chocolate venezolano en el mundo entero”, dijo sobre su empresa que fusiona una moderna imprenta y la artesanal elaboración del cacao con sello moderno, pero de tradición milenaria.

“Creo que el chocolate es el mejor vehículo para decir algo, y eso es lo que más disfruto, que la gente se pueda conectar y reencontrar a través de mi trabajo”, finalizó.

Si desea saber más de María Alejandra, puede visitar su perfil en Instagram @romanicoschocolate.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas