Embed

MIAMI.-El dúo Mau y Ricky pasa mucho tiempo en el estudio de grabación. Y desde ese rincón mágico los hermanos apuestan por crear música a medida que las letras van surgiendo, sin pensar en la producción física del disco. Los hijos del afamado cantautor Ricardo Montaner, a quien se ha rendido homenaje la noche del jueves durante la entrega de Premios Lo Nuestro, grabaron un remix del tema Mi mala, para el que requirieron los matices de cuatro voces femeninas. Mau y Ricky concedieron una reveladora y cándida entrevista a DIARIO LAS AMÉRICAS.

¿Cómo nace Mi mala y por qué con cuatro mujeres?

Ricky: Lanzamos la canción hace un par de meses con Karol G y nos trajo muchísimas alegrías y decidimos este mes hacer el remix con Leslie Grace, Lali Esposito y Becky G. Cuando sacamos la canción original vimos que empezó un orgullo o pensamiento de girl power (empoderamiento femenino) alrededor de la canción. Entonces hablamos con Karol y le encantó la idea de invitar a estas chicas para hacer el remix. Como somos muy amigos de ellas, eso hizo que la colaboración surgiera de manera natural y la canción quedó espectacular.

¿Por qué tocar ese tema justamente ahora?

Mau: Sentimos que es un año perfecto para eso, porque está surgiendo una nueva generación de mujeres que son talentosísimas y creo que van a hacer que esta industria dé un cambio hacia la valoración de la mujer. Decidimos que era un momento bonito para formar parte de eso. Y quisimos llevar un mensaje de unión, y no de rivalidad entre mujeres, porque si trabajan en equipo pueden llegar más lejos.

¿Por qué les apasiona tanto este tema de empoderar a la mujer?

Ricky: Porque la mujer siempre ha dominado nuestra vida.

Mau: Somos fans de la mujer. Nos criaron de esa manera, porque desde que éramos bebés hemos visto el amor que nuestro padre le tiene a nuestra madre, y que toda la familia gira en torno a ella, que es la más hermosa del mundo. Entonces, sentimos que es importante aplicar esa mentalidad en todas las áreas de nuestras vidas. Todas las canciones que escribimos le hablan a la mujer.

Es sabido que en otras industrias las mujeres ganan menos que los hombres y les cuesta más triunfar, ¿creen que en el mundo de la música ocurre lo mismo?

Ricky: Bueno, aseguro que Shakira cobra más que yo [risas]. Nos hemos cuestionado eso porque tenemos tantas amigas muy talentosas que llevan muchos años tratando de cumplir sus sueños, aunque nosotros llevamos 12 años también picando piedra y tratando. Creo que eso lo atribuyen a que la mujer consume más música y compra más entradas para los conciertos. Y en ese caso, por ejemplo, prefieren ir a ver a Maluma que a Becky G. Yo escogería lo contrario.

¿Mi mala formará parte de su próximo disco?

Ricky: No tenemos en mente hacer un disco, lo que queremos es sacar más música y si al final la disquera decide empaquetarlo y hacerlo un disco, pues buenísimo. La gente consume música muy rápido y si les das 10 canciones nuevas de un golpe, no las escuchan todas o se pierden siete temas que tuvieron la oportunidad de ser un sencillo y realmente tocar vidas. Así es que preferimos ir sacando música constantemente. Y pasar una vida entera soltando algo nuevo. Es como cuando sales en una cita, el primer día das un besito, el segundo das dos. Si das todo en la primera cita, en la segunda no queda nada qué hacer.

¿Cómo se llevan como hermanos fuera del estudio?

Mau: Ricky es el mismo dentro y fuera del estudio. Es muy divertido. Una de las cosas que más disfruto de esta carrera es poder hacerla con él. Paso la vida entera muerto de la risa. Ricky es esa persona que uno quisiera tener de su lado si tuviera que escoger un equipo de futbol. Yo lo escogería de primero, porque sé que con él ganaría. Además de ser extremadamente talentoso y el mejor compositor, tiene esa actitud de ganador y sabe para dónde va.

Ricky: Gracias hermano, te lo agradezco. Eso estuvo muy bonito, pero especialmente en futbol siempre me elegían de último [risas], pero la metáfora fue muy linda. Es muy chévere compartir con mi hermano los logros en la carrera y también en la vida personal. Mau se acaba de casar, es una gran alegría para la familia.

¡Felicidades!, Mau, ¿dónde fue la boda?

Mau: me casé en Tulum, México, hace dos semanas, estoy fresquito. Tuve que poner pausa a la luna de miel porque venía a los premios.

Ricky: Vamos a rendirle homenaje en Premio Lo Nuestro a un artista que admiramos mucho (nuestro padre). Será un momento muy emocionante.

¿Han pensado en continuar sus carreras en solitario?

Mau: No tiene mucho sentido, porque creemos que esa magia que Dios nos ha regalado con nuestra conexión de hermanos y de entender nuestras intenciones como compositores, es lo que nos hace únicos como artistas. Además, lo escogí a propósito, como dije antes, para poder ganar yo también [risas].

¿Qué consejo les ha dado su padre que les haya servido para la música y la vida privada?

Ricky: Que siempre hay que ser agradecido y trabajar mucho. Y él ha llevado su vida profesional y personal en paralelo sin que se le haya “quemado ningún asado”, eso es muy bonito.

Dicen que la gente identifica sus letra, ¿qué tienen sus canciones que logran esto?

Ricky: Tratamos de no contar nuestras vidas, sino buscar temas de conversación con los que la gente se sienta identificada, que al final del día son anécdotas que también vivimos nosotros. Creo que es eso, decir las cosas de una manera diferente, pero hablar de lo que toca las hebras del corazón.

Su padre ahora está de gira, pero no visitará Venezuela debido a la inseguridad que hay en el país, ¿qué opinan al respecto?

Ricky: Me alegro que no vaya por su propia seguridad, y por ese mismo motivo nosotros no hemos ido hace varios años. Mauricio y yo amamos muchísimo a nuestro país, nos sentimos orgullosos de ser venezolanos, pero llega el momento que hay que tomar ciertas decisiones por el bien de uno. Al igual que cuando se ama a la pareja pero es una persona maltratadora, hay que tomar la dolorosa decisión de alejarse. A nosotros nos duele mucho no ir a Venezuela, quisiéramos estar allá constantemente y tratamos de hacer lo posible por estar conectados desde acá y ayudar como podamos, pero ir físicamente no es saludable. Las últimas veces que fuimos pasamos varios sustos. Es una decisión tomada en familia, aunque yo quisiera ir, no me dejarían.

Además, como artista, uno no se siente incómodo yendo a cobrar allá donde no hay plata para comprar comida, aunque si hay gente que paga una millonada para ver a los artistas, pero no hay arroz en el supermercado. Es algo doloroso. Uno de nuestros sueños más grande es poder ir a cantar a Venezuela. De hecho, tuvimos que salir del país por cuestiones de seguridad; a mi papá lo han secuestrado, eso lo cuenta en su libro. Mi padre fue reservado por una promesa que le hizo a mi abuelo antes de morir. Mi abuelo era amigo personal de Chávez. Él murió antes de todo esto que está sucediendo. Y a causa de las diferencias ideológicas entre ellos, mi abuelo le pidió a mi padre no hablar más de política. Por eso, mi papá estuvo varios años sin hablar de política, por respeto a su padre. Esta etapa se ha hecho larga, pero los venezolanos somos muy fuertes y somos peleadores, así que estoy seguro de que la situación va a cambiar.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario