Embed

MIAMI.-La música ha sido la brújula que ha guiado los pasos de Meme Solís, pianista, compositor e intérprete que hoy celebra 60 años de vida artística, un camino que inició en su Cuba natal junto a leyendas y que ha continuado con gran éxito en el exilio. Seis décadas de una nutrida trayectoria, que Solís resume en dos palabras: “sacrificio y felicidad”.

En un súper espectáculo, en el que lo acompañarán 35 cantantes en escena, Solís repasará su amplio repertorio, que incluye clásicos de la época en la que su cuarteto, Los Meme, dominaba la escena musical de La Habana en la década del 60.

Te puede interesar

_DSC9053JJ.jpg
El emblemático músico Meme Solís.

El emblemático músico Meme Solís.

Siempre contigo, como ha titulado el concierto, se realizará el sábado 19 de octubre, en el Miami-Dade County Auditorium, el mismo escenario que lo vio alzar vuelo en EEUU, en 1988, ante un público que lo esperaba con ansias en esta orilla, y donde tantas veces se ha presentado junto a intérpretes a quienes ha entregado sus canciones.

“Entrar a ese teatro siempre me provoca emociones. He trabajado mucho ahí, pero siempre que estoy ensayando recuerdo ese día, estaba repleto de gente, casi ni podía cantar porque la gente gritaba y aplaudía a cada canción, porque mi público ya me estaba esperando y sabía lo que venía sufriendo”, contó Solís a DIARIO LAS AMÉRICAS sobre el reencuentro con sus admiradores un año después de abandonar la isla luego de que su carrera fuera truncada por el régimen castrista y de haber esperado 18 años el permiso de salida, un trámite que concretó por mediación del entonces presidente de España, Felipe González.

Siempre contigo

Entre quienes lo acompañarán esa noche a celebrar seis décadas de carrera figuran sus entrañables amigas Malena y Lena Burke, madre e hija, descendientes de la estirpe de Elena Burke, la Señora Sentimiento, a quien Solís tantas veces acompañó al piano.

También estarán Albita Rodríguez, las hermanas Aymée y Lourdes Nuviola, Mirtha Medina y su hijo Yanko, Las Diego, los Latin Divos, Sonia Calero y la italo-argentina Silvana Di Lorenzo, por mencionar algunos. Desde Bélgica vendrá Bobby Jiménez, quien fuera integrante de Los Meme, y desde Madrid, la gran soprano Alina Sánchez, a quien describió como “la Cecilia Valdés más importante de Cuba”.

“Haremos cuartetos o quintetos, pero cada uno de los cantantes tendrá su solo, y así podré explotar mucho lo que a mí me gusta: hacer voces. Son cantantes de una calidad extraordinaria para poder darme ese gusto de hacer cuartetos. Sonia Calero va a bailar mientras yo toco un tema muy importante. Y una gran sorpresa, que no puedo decir, una sorpresona que la gente se va a quedar loca”, adelantó sobre la producción que ocupa gran parte de su tiempo.

“Llegué de Nueva York hace un mes y medio y no he parado de ensayar diariamente hasta sábados y domingos. No he podido salir ni a comer ni a ver a nadie, porque estoy todo el tiempo ensayando para que esto quede como yo quiero que quede”, agregó

Y con un cartel de lujo el espectáculo, sin dudas, promete variedad y derroche de buena música.

“Habrá demasiada variedad; veremos si aguanto las tres horas, porque estaré todo el tiempo en el escenario. Las muchachas de mi grupo vocal harán coros con otros cantantes, y conmigo harán toda la época dorada de Los Meme”, agregó.

No podría esperarse menos de un artista del calibre como el de Meme Solís, cuya entrega y dedicación a la música lo han llevado a conquistar nuevas plazas y a buscar constantemente inspiración, algo que dice haber encontrado como espectador de los musicales de Broadway.

Entre tres latitudes

Tal vez por eso haya preferido a Nueva York, aunque también alterna su tiempo entre Miami y España, donde siempre lo reciben con cariño.

“Nueva York, donde vivo, es una ciudad que enseña. Uno sale a la calle y aprende de ver cualquier cosa, no solo de los artistas y los musicales. Esa ciudad tiene algo muy grande. Cuando voy a ver los shows me digo: ¡Ay Dios mío! Si yo tuviera los recursos económicos para poder hacer esos efectos especiales en mis conciertos; quisiera hacer algo así, por ejemplo, que te saquen de abajo del piso, ¿pero cuánto costaría?”, expuso.

Para Solís, lo más gratificante ha sido el cariño de quienes le han sido fieles desde distintas latitudes.

“La música me ha dado lo más grande: que el público me quiera. Y eso es lo más bonito, dondequiera que yo llego tengo ese cariño. Eso es lo que más me llena, ya sea en España, donde ya me conocen o los cubanos que me piden canciones que recuerdan como Otro amanecer o El torrente. Eso me llega muy profundo. Ese es el pago más importante del artista. Me pueden pagar quizás mucho dinero en un lugar, y en otro tal vez no tanto, sin embargo, siento satisfacción allí donde no me pagaron tanto pero la gente me conoció y descubrí nuevas plazas, como me ha pasado en España”, expresó.

Pero existe un público que no consigue olvidar a pesar de la distancia.

“El público de Cuba está en mi corazón como lo está el de aquí, y los cubanos que están en España, en California, en Puerto Rico. Siento el mismo cariño por el público de Cuba que por el de aquí, porque me lo siguen demostrando. Recibo homenajes que me hacen allí, aunque siempre he dicho que no vuelvo. He recibido cinco invitaciones oficiales por parte del gobierno y siempre he dicho que no. Pero nadie me puede quitar que adore a ese público como adoro a muchos compañeros míos que no han podido salir de ahí. Soy sincero y digo lo que siento”, expuso.

Solís, cuya música estuvo vetada en su isla natal y su nombre encabezaba la lista negra del régimen, hoy se regocija en que las nuevas generaciones conozcan su legado.

“En Cuba los jóvenes cantantes están interpretando mi música. Y eso nadie se los ha impuesto, ellos lo han buscado”, añadió.

Aunque no pareció muy optimista sobre el panorama actual de la música, reconoció que la evolución es necesaria para el desarrollo artístico.

“No evalúo el cambio para bien, desgraciadamente, y no porque no pertenezca a este cambio. Tengo mis sentidos bien puestos en que siempre hay que actualizarse. Yo no puedo quedarme haciendo lo que hacía con los Meme, porque eso fue hace 50 años”, comentó sobre la evolución de la industria.

“Yo puedo hacer en mis conciertos un pedacito dedicado a los Meme y la gente se arrebata y quiere más, me encasillan en eso. Pero son solo cinco o seis minutos y lo demás es nuevo. Y me siento muy feliz que más gente joven esté yendo a mis conciertos”, agregó.

De su amplia obra como compositor destacó Otro amanecer y Sin un reproche, que entregó en la voz de una gran diva cubana.

Otro amanecer ha sido un himno para mí dondequiera que voy. Hasta donde no la conocen, cuando la canto, sucede siempre algo, tiene magia. Sin un reproche, que estrenó Rosita Fornés, marcó otra etapa de mi vida. Traigo mi voz, La distancia, todas han sido famosas”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario