NUEVA YORK.- Astrid Kirchherr, la fotógrafa alemana que hizo algunas de las primeras y más impactantes imágenes de The Beatles, además de tener un impacto perdurable en su estilo visual, ha muerto a los 81 años de edad.

Kirchherr falleció el miércoles en su nativa Hamburgo, días antes de cumplir 82 años. Su muerte fue anunciada primero por el historiador de The Beatles, Mark Lewisohn, quien tuiteó el viernes que Kirchherr tuvo una contribución “inconmensurable” para el grupo además de ser “inteligente, inspiradora, innovadora, atrevida, artística, despierta, consciente, bella, lista, amable y optimista”. De acuerdo con el semanario alemán Die Zeit, falleció por una “breve enfermedad grave”.

Te puede interesar

Embed

Kirchherr era asistente de fotógrafo en Hamburgo y parte de la escena artística local en 1960 cuando su entonces novio Klaus Voormann entró a un club, el Kaiserkeller, y quedó maravillado con un grupo de jóvenes británicos. Los cinco músicos de Liverpool se habían nombrado recientemente The Beatles.

Al recordar después, Voormann pasó los siguientes días tratando de convencer a Kirchherr de que lo acompañara, una decisión que la cambió profundamente.

“Era como un carrusel en mi cabeza, se veían absolutamente increíbles”, dijo Kirchherr a Bob Spitz, biógrafo de The Beatles. “Toda mi vida cambió en unos minutos, todo lo que quería era estar con ellos y conocerlos”.

Kirchherr había soñado con fotografiar a hombres “carismáticos” y encontró a sus modelos ideales con The Beatles, especialmente su bajista en ese entonces, Stuart Sutcliffe, quien también era un pintor talentoso. Se enamoraron rápidamente, a pesar de que ella hablaba poco inglés y él poco alemán.

“Stuart era una persona muy especial, estaba millas por delante de todos”, indicó NPR en 2010. “En cuanto a su inteligencia y sensibilidad artística, estaba a millas por delante. Así que aprendí mucho de él porque en los 60 teníamos una actitud muy extraña sobre ser jóvenes, sobre el sexo, sobre cualquier cosa”.

Al comienzo de los 60 The Beatles eran muy diferentes a las superestrellas sonrientes que el mundo conoció poco después, y parecían tener poco en común con Kirchherr y sus amigos, jóvenes existencialistas apodados “Exies” por John Lennon. La banda de rock usaba cuero negro y pelo envaselinado mientras daban presentaciones maratónicas. Pete Best, quien se parecía a James Dean, era el baterista y Paul McCartney tocaba la guitarra, junto con Lennon y George Harrison. Best fue reemplazado en 1962 por Ringo Starr, y McCartney tocó el bajo cuando Sutcliffe dejó la banda y se comprometió con Kirchherr.

Kirchherr le caía bien a todos y tenía su confianza. Sus fotografías capturaron a un grupo todavía interesado en verse chéveres y “rudos” más que en ser adorables. Les hizo retratos en blanco y negro, incluyendo a John, Paul y George con ropa de cuero y botas de vaquero en una azotea; los cinco con sus instrumentos en un camión abandonado, un acercamiento tristón de John en una feria con Sutcliffe en el fondo rondándolo como un fantasma. Sus autorretratos capturaron el estilo distintivo de Kirchherr, con los pómulos resaltando y el cabello rubio corto.

Las chaquetas sin solapas que usaban The Beatles al comienzo de la Beatlemania estaban inspiradas en el guardarropa de Kirchherr; Sutcliffe, quien era de la misma altura que ella había comenzado a usar sus chaquetas sin solapas. Mientras tanto Voormann se fijaba tanto en sus grandes orejas que se había dejado el pelo largo para cubrirlas. A Kirchherr le encantó su nuevo estilo, el cual se convertiría en el corte de The Beatles, con el flequillo largo sin gel, un estilo que otros artistas alemanes favorecían. Sutcliffe comenzó a usar su cabello así y los otros, tras algo de resistencia, también.

Sutcliffe murió por un derrame cerebral en abril de 1962, a los 21 años. Kirchherr se casó dos veces después, incluyendo una con el baterista británico Gibson Kemp. Ambos matrimonios terminaron en divorcio y ella dijo por mucho tiempo que no logró superar la muerte de Sutcliffe.

“Era y todavía es el amor de mi vida”, dijo a NPR en 2010. “Nunca, nunca, incluso aunque me casé un par de veces, conocí a otro hombre que fuera tan fascinante, tan hermoso, tan dulce y con buenos modales. Así era él y era un artista muy talentoso”.

En las décadas tras la muerte de Sutcliffe, Kirchherr trabajó como fotógrafa freelance y diseñadora de interiores entre otros empleos, en años recientes trabajaba en una tienda de fotografía en Hamburgo. Ella y Voormann se mantuvieron cercanos a los otros Beatles. Voormann diseñó la portada de su álbum “Revolver” y tocó el bajo en muchos de sus proyectos solistas. Las fotografías de Kirchherr de The Beatles han sido exhibidas en todo el mundo, incluyendo el Salón de la Fama del Rock and Roll en Cleveland. En la película de 1994 “Backbeat” (“Backbeat: el inicio”), para la que fue consultora, Kirchherr fue interpretada por Sheryl Lee y Sutcliffe por Stephen Dorff.

“Stephen se parece tanto a Stuart que da miedo”, declaró ella al diario The Washington Post en 1994. “Stephen tiene la misma intensidad cuando habla con la gente. Y es un chico muy, muy inteligente, muy sexy. Todo lo que recuerdo que tenía Stuart, Stephen lo tiene también”.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas