jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- Una de las grades facultades de Nueva York, como si tuviera pocas, es la capacidad de renovarse prácticamente a diario. De un lado está la revitalización de los museos, la oferta gastronómica y la moda, y del otro la pujanza innovadora de la arquitectura, que siempre tiene algo nuevo para admirar.

Te puede interesar

Bolsillo preparado, por aquello de disfrutar todo lo que encontremos, regresamos al Central Park para apreciar el entorno poblado por árboles y caminos de este peculiar lugar que nos lleva al American Museum of Natural History, una institución que cumple 150 años y propone acercarse a los hispanos con exposiciones y actividades paralelas.

A Tony Komotar, un guía voluntario, que nació en Uruguay y es descendiente de eslovenos, le brota a flor de piel el placer de poder explicar en español “los valores de la exposición permanente y las muestras itinerantes que tenemos por temporadas”.

De hecho, lo que Komotar más disfruta es “aprender y compartir el conocimiento con las personas” que visitan el museo, adonde acuden estos días miles de pequeños y adultos a contemplar la muestra interactiva T. rex: The Ultimate Predator, el temido tiranosaurio desaparecido hace millones de años, dinosaurio carnívoro por excelencia, que alcanzaba cinco metros de altura y siete toneladas de peso.

Nuevos aires

La ciudad vuelve a impresionar con otra vista panorámica desde las alturas, situada esta vez en la renovada barriada de Hudson Yards. Le llaman The Edge y es un impresionante balcón triangular, con paredes de cristal inclinadas hacia afuera, que se extiende suspendido en el aire a 100 pisos de altura, desde donde se aprecia la isla de Manhattan de norte a sur.

A unos pasos de allí está The Vessel, que es una impresionante estructura de 16 pisos de altura en forma de espiral, que recuerda un panel de abejas y sirve de mirador en medio de la plaza que celebra el resurgimiento de una barriada que estuvo prácticamente abandonada por muchos años.

Justamente al frente del mirador está el nuevo centro comercial Hudson Yards, con grandes tiendas y boutiques, y en el otro extremo descansa el centro expositor The Shed, que está ligado a la torre del multimillonario Bloomberg y alberga exhibiciones temporales en sus grandes salones, muchas de ellas asignadas por la institución cultural.

Este complejo expositor, que colinda con el parque elevado High Line, por donde antes transitaba el metro de Nueva York, se encuentra cerca del distrito de galerías de arte Chelsea, que es otro ejemplo de renovación tras la recuperación de los espacios que otrora albergaban mataderos y carnicerías.

Unas manzanas al sur, donde hoy lucen imponentes el 9/11 Memorial y la nueva terminal del metro World Trade Center, sobresale erguida la torre One World con su mirador 360 grados a 1.268 pies de altura, unos 386 metros.

Camino al nivel superior, por medio de un rápido ascensor, las paredes del elevador resultan ser pantallas LED que recrean en cámara semirápida, a medida que se asciende, la evolución urbanística de la isla de Manhattan, desde su asentamiento indígena hasta la edificación de altas torres, puentes y formación cosmopolita.

Artes

Si cautivadora es la colección permanente del Metroplitan Museum of Art (MET), impresionante es la muestra temporal de pintura danesa del siglo XVII, con 67 piezas, en la que destaca la línea hiperrealista y la luminosidad de cuadros realizados por Rembrandt, Hals y Vermeer, entre otros.

En octubre, el MET acoge la fuerza del arte pictórico en la corte inglesa tudor, desde el reinado de Henry VII en 1485 hasta la muerte de su nieta, la reina Elizabeth I en 1603.

Luego en noviembre, el museo apuesta por el arte budista entre los años 200 a.C. y 400 d.C., así como una prometedora muestra de cubismo, a la que impregnarán “una visión radical que demuestra su vínculo con la antigua tradición de la pintura trompe l'oeil.”

Regresando al distrito de artes Chelsea, el moderno Whitney Museum of American Art, cuyo nuevo edificio fue inaugurado hace menos de cinco años, presenta una peculiar muestra con la que tratan de probar la influencia de la pintura mural mexicana de Rivera, Orozco y Siqueiros en el arte estadounidense.

Según Barbara Haskell, comisaria de la muestra Vida Americana: Mexican Muralists Remake American Art, 1925–1945, los muralistas mexicanos tuvieron “una influencia sísmica en el desarrollo del arte callejero y de conciencia social”.

“Esta muestra”, señaló la especialista durante la presentación de la exposición a la prensa, “quiere reivindicar precisamente eso”.

Si prefiere un musical, recomendamos el nuevo West Side Story, en el Broadway Theatre, que cuenta la historia de amor de una hispana y un anglo, a pesar de las rivalidades de las bandas juveniles a que pertenecen, con una renovada versión, con nuevos bailes, vestimenta y la realidad que caracteriza a ciertas barriadas menos afortunadas en Nueva York.

Gastronomía

Nueva York cuenta con la mejor oferta gastronómica internacional per cápita de la nación y prácticamente la inusual cocina de cualquier país del mundo está representada en esta súper metrópolis: Etiopía, Afganistán, incluso Fiji o Papúa, a cuyos restaurantes acuden los curiosos y gente de buen comer.

Para sorpresa de muchos, la cocina afgana dista muy poco de la tradicional árabe oriental, si es que podemos llamarle así al arte culinario que practica más de un docena de países de la zona asiática occidental: Lamb Shish Kebab, o pincho de trozos de cordero con arroz integral basmati y ensalada en un pequeño restaurante de familia que tiene por nombre Ariana y está situado en la avenida 9 casi esquina calle 52.

En la calle 75 del West, casi esquina a la avenida Amsterdam, el restaurante italiano Cesca hace gala de un plato aparentemente simple, hecho con pasta rigatoni, salsa de aceite oliva con ajo, albahaca, pistacho y queso parmesano que estremece el sentido del gusto con placer.

Otra vez en Hudson Yards, el centro comercial cuenta con un gran salón que llaman Mercado Little Spain, que fue creado por el afamado chef español José Andrés y que aporta varios locales gastronómicos, bares y cafeterías que recuerdan los célebres bazares del país ibérico.

Algo similar sucede en Le District, ubicado en el complejo comercial Brookfield Place, frente a la torre One World, donde la gastronomía francesa tiene por altar restaurante y cafetería, además de locales especializados en panadería, quesos y charcutería del país galo.

Cómo llegar

Varias aerolíneas prestan servicio aéreo entre Miami, Fort Lauderdale y otros aeropuertos de Florida con la Gran Manzana, entre los que resalta el servicio recientemente premiado de JetBlue al JFK en Queens.

Dónde hospedarse

La oferta hotelera en New York es muy amplia y prácticamente accesible a todos los bolsillos: desde hoteles cinco estrellas de gran lujo hasta pequeños hostales donde el ahorro es posible.

Muy cerca de la zona teatral de Broadway, en la calle 54 y plena efervescencia gastronómica, está el hotel Conrad New York Midtown, con una atractiva propuesta de suites que pueden acomodar hasta seis personas.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.28%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.81%
65841 votos

Las Más Leídas