lunes 8  de  abril 2024
ACTIVISMO

Pablo Lau: "Es un gran honor ser líder de una organización que hace tanto"

El presidente de los Kiwanis de la Pequeña Habana habla sobre la labor que el club desempeña en la comunidad y recuerda la primera familia que adoptó durante unas navidades

Diario las Américas | WILMA HERNÁNDEZ
Por WILMA HERNÁNDEZ

MIAMI.- Para Pablo Lau la presidencia de los Kiwanis llegó luego de haber formado parte del club por 16 años, una labor altruista que le satisface. Y ahora como presidente se propone que la organización llegue más lejos.

El servicio que realizan a favor de los más necesitados es una de las razones que lo han motivado durante tantos años. También le inspira integrar una entidad de prestigio y admirable trayectoria a lo largo de cinco décadas.

“Significa un mundo realizar esta labor, porque los Kiwanis ocupan un lugar especial en mi corazón, son como mi familia, los miembros son como hermanos. La obra que hacemos al servicio comunidad. La historia que tiene el club, que es larga y muy nutrida. Cuantas veces he escuchado que alguien fue a la universidad con ayuda de una beca de los Kiwanis”, dijo Pablo Lau en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS.

Asimismo, recordó la noble causa por la que trabajan día a día durante diferentes temporadas del año organizando eventos de recaudación o brindando alivio a los menos privilegiados.

“Todo el mundo conoce nuestras actividades durante el año, porque se divierten en nuestras fiestas. Pero lo más importante es el mensaje, el propósito de nuestra causa y el trabajo que hacemos en la comunidad. Ayudamos a miles y miles de niños. Adoptamos familias durante las navidades, que muchos de ellos no podrían celebrarlas sin el apoyo que les hemos dado a través de los años. Es un gran honor y un privilegio ser líder de una organización que ha hecho tanto”, expresó.

“La camaradería que hay en el club se siente como si fuéramos una familia. No parece que fuera un trabajo. Aparte de eso, los eventos crean los fondos para hacer los proyectos. Y el club tiene una cosa bella: cuando damos una mochila llena de útiles a un niño o una beca a estudiantes de high school, saber que por el sacrificio que hicieron y nuestra ayuda podrán ir a la universidad”.

Y el club celebrará dos fechas importantes durante el tiempo que Lau ocupe ese cargo. Carnaval on the Mile arriba a los 25 años en esta edición 2024, que se realiza el 2 y 3 de marzo, y en 2025 el Club de los Kiwanis de la Pequeña Habana cumple 50 años de fundado.

“Mi meta, como ha sido la de todos los presidentes antes de mí, es mejorar siempre, llevar el club a un paso más adelante para llegar más alto. En 2024 celebramos el aniversario 25 de Carnaval on the Mile. Estamos muy enfocados en eso. Y también estamos muy emocionados y enfocados en Calle Ocho, que fue increíble el pasado año. Queremos que Calle Ocho cada vez sea mejor”, dijo Lau.

“Y el 2025 será el 50 aniversario del club. Los Kiwanis empezaron en 1975, así que serán 50 años en esta comunidad. Así que estaré muy ocupado, pero también muy emocionado”.

Para llevar a cabo su agenda de presidente, Lau cuenta con el apoyo de los miembros, la colaboración y el buen ambiente de trabajo del que forma parte.

Embed

“Creo que lo que nos ayuda a destacarnos y superar los momentos difíciles es la comunicación y la camaradería que existe en el club. La voz y la opinión de todos cuentan. Muchas veces estoy en reuniones y digo: ‘señores, esto es lo que tengo en mente, denme feedback (retroalimentación). Y una idea que empezó chiquitica terminó siendo tremendo evento con diferentes elementos”, dijo.

“Contamos con patrocinadores que son muy leales, que nos han apoyado desde que tengo uso de razón, que han estado en las buenas y en las malas con nosotros. Así que creo en la colaboración y la comunicación, no solo entre los miembros, sino también con los sponsors”.

Pero además de las horas que dedica a la labor de los Kiwanis, el cubanoamericano, de 43 años, se desempeña como banquero, oficio que ha realizado desde que era un jovencito. Pablo Lau hoy también es el vicepresidente de créditos al consumidor en Amerant Bank.

Sobre cómo lidia con su vida profesional y su labor en la organización, comentó que la clave ha sido balancear ambos, pero también el hecho de que disfruta su trabajo como prestamista.

“Siempre he sabido llevar un balance. Tengo mi carrera, que me encanta. Trabajo en Amerant Bank y he sido banquero desde los 19 años. Me encanta poder darle un préstamo a una familia para hacer un sueño realidad, ya sea para construir una piscina, pagar la educación de sus hijos o unas vacaciones. Es muy lindo saber que ayudaste a alguien de esa manera. Aun así, creo que debe haber un balance. No todo puede ser trabajo”, dijo.

Destacó que quiso unirse a la misión de los Kiwanis porque se identifica con la causa que la organización sin fines de lucro defiende: la educación.

“Para mí es importante por el impacto de lo que hacemos, por los cambios que he podido ver a través de mis obras en el club. Recuerdo la primera vez que adopté una familia durante las navidades. Cuando toqué la puerta de la casa, la muchachita que abrió tenía los zapatitos abiertos, que se le podían ver los dedos de los pies. Y poder comprarle zapatos, algo tan necesario y simple a lo que no damos importancia. Y luego ver que esa niña creció y contribuye a la sociedad. Creo que es una bendición apoyar esa causa y realizar el trabajo que hacemos en la comunidad”, contó.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar