CAMILA MENDOZA
@camila_mendoza

Sobreviviente de todas las batallas, desde lo vital hasta lo artístico, el “El Niño de Linares” regresa a Miami para hacer crecer su leyenda y ostentar su magistral torería gestual sobre el escenario, como solo él lo sabe hacer.

“La gente quiere ver un Raphael en vena”, manifestó el intérprete, que este sábado trae al James L Knight Center su gira Mi gran noche, como es costumbre, un espectáculo cargado de la apoteosis y grandilocuencia con la que el astro español brilla en el escenario.

“Siempre es un placer disfrutar en Miami con mis amigos y con la gente que me quiere, porque yo sé que en Miami se me quiere mucho. Viví en esta ciudad, mis hijos crecieron aquí y siempre me hace feliz volver a cantar”, comentó Raphael en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS.

Sin comentar a fondo los temas del pasado, el intérprete más bien disfruta hablar del presente y el futuro, temas entre los que destaca a su nueva producción inédita que saldrá a la venta en noviembre, y por supuesto, no pierde la oportunidad para conversar sobre ese órgano de repuesto que le dio la oportunidad de una segunda vida hace 13 años.

“Últimamente no se me pregunta mucho sobre el trasplante de hígado porque el público y los periodistas me ven bastante bien, sin embargo, para mi es una obligación hablar de este tema cuando puedo. La gente tiene que enterarse de la importancia de exponer este tipo de debates y de lo fundamental que es ser donante de órganos”, dijo el cantante, que hace más de una década presentara su libro Quiero vivir, en el que narra sus sentimientos y vivencias a lo largo del trasplante de hígado al que se sometió el 1 de abril de 2003 y que le salvó la vida.

“Ser donante es una manera maravillosa de regalar vida, un procedimiento usual que en la mayoría de los casos sale muy bien. Siento la obligación de que todo el mundo sepa lo importante que es hacerse donante”, agregó.

Viaje a Cuba

A sus 73 años Raphael todavía sale a cantar como si se jugara su carrera, y sus miles de seguidores alrededor del mundo continúan rindiéndose ante “el ruiseñor”, así lo apodaron siendo apenas un niño que se subía a los escenarios con solo cinco años.

Con más de cincuenta años de carrera artística son innumerables los países que han acogido su música, una que comenzó a escucharse con fuerza tras ganar el Festival de Benidorm en 1962, y que le abriera las puertas de Europa cuando participó en el popular Festival de la Canción de Eurovisión.

Pero sin duda, aún hay lugares a los que no ha podido llegar físicamente, y uno de esos sitios es Cuba, país en el que sus cintas y clásicos como Yo soy aquel, Mi gran noche, Digan lo que digan o En carne viva, se convirtieron en la banda sonora de varias generaciones de seguidores que nunca han tenido el placer de disfrutarlo en vivo.

“Claro que me gustaría cantar en Cuba, y yo creo que voy a ir. No es nada confirmado porque no hemos concluido las conversaciones, pero todo avanza muy bien y sí, voy a ir a Cuba, y eso es muy bueno”, confirmó durante esta entrevista.

“Para mi será un honor cantar allí. A ver si hay suerte y nos regalamos esa alegría dentro de poco”, añadió.

Nuevo disco

Las crisis no le asustan y las retiradas, tampoco. Raphael sabe que su carrera está hecha y que ha sobrevivido en una industria en la que pocos perduran, y es que la constancia es uno de sus grandes atributos.

¿Y su voz? Su voz sigue intacta y con más potencia que nunca luego del trasplante de hígado al que fuera sometido, “y es que tengo un motor nuevo”, reconoció entre risas el cantante, que próximamente estrena nuevo álbum.

“Acabó de grabar un disco que es totalmente inédito. Por eso por ahora lo llamo así, Inédito, aunque en noviembre seguramente saldrá al mercado bajo otro título. Contiene 14 canciones y se van a sorprender porque van a encontrar algo de rock en sus melodías. Es un trabajo muy interesante”, adelantó sobre la nueva producción.

Arropado siempre de temas memorables, sus nuevas canciones prometen seguir siendo superlativas y él, por supuesto, dejará de lado cualquier tipo de dosificación al interpretarlas.

“Las canciones deben enamorarme, apasionarme e ilusionarme. Esa en la única manera en la que puedo cantarlas y lograr transmitir al público lo mejor de ellas. Si a mí no me gusta la canción, al público no le va a gustar porque yo la cantaría sin ningún interés”, manifestó.

“Soy de los que piensa que el primero que debe disfrutar sobre el escenario es el artista, esa es la única manera de conseguir que el público disfrute también. Creo que la gente ha recibido muy bien el mensaje que yo lanzo desde el escenario. Lo recibe con amor, por eso hacen suyas mis canciones”, añadió.

Concierto en Miami

Con un repertorio apabullante y un recorrido por sus grandes éxitos, Raphael presentará este sábado en Miami su concierto Mi gran noche. Un espectáculo que probablemente comience con un Raphael en chaqueta y corbata, pero que seguro acabe con el intérprete a corazón abierto.

¿Invitados especiales? Eso ni pensarlo. La gente quiere verlo solo a él.

“El público está esperando a un Raphael en vena. Quiere disfrutar mi música y lo mejor de mi historia. Ver la plenitud por la que estoy atravesando, y yo lo único que espero es que lo disfruten”, finalizó.

Raphael se presenta este sábado 18 de junio en el James L. Knight Center desde las 8 p.m., Para más detalles, llame al 305 416 5970.

LEA TAMBIÉN: 

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas