MIAMI.- Justo antes de comenzar la obra Pepito y florentino (en otra frecuencia), su autora Nitsy Grau, le explica al público que la pieza es el resultado de “una investigación” con personas de la tercera edad. Al terminar, el director Leopoldo Morales, acude presuroso al escenario para repetir que muchas de las historias las escuchó en un centro para el cuidado de ancianos “entre 65 y 104 años”, lugar donde aparentemente labora. Son importantes estas aclaraciones para entender mejor la producción de Troop of Actors, que se presenta como el primer espectáculo teatral del IV Open Arts Fest que organiza Artefactus Cultural Proyect.

Distintos tipos de andadores y bastones, como los únicos elementos escénicos, con la excepción de un radio antiguo que cuelga del techo sujeto por una cadena, logran un sorprendente, sobrio y preciso, marco escénico. Los dos actores realmente extraordinarios, Adrián Más (Florentino) y Abel Rodríguez (Pepito), arrastran a la audiencia a un juego emocional donde convergen el humor y lo melancólico.

Te puede interesar

En los minutos iniciales cada autor presenta a su compañero: Florentino, nacido en 1940 y llegado a Estados Unidos durante el Éxodo del Mariel. Por su parte Pepito, nace en 1945 y sale de Cuba durante la Operación Pedro Pan. A medida que avanza la obra, van aflorando distintas escenas de sus vidas y de una Cuba que permanece en la memoria, que avocan a partir de momentos musicales y eventos noticiosos que se escuchan en la radio; una radio que hace la función de puente entre el pasado y el presente.

Estos detalles se sitúan en el texto causando en ocasiones conflictos con la narración, quizás por ello la importancia de tener presente la avisada dramaturgia a partir de las conversaciones escuchadas entre los pacientes del ancianato. Pepito se lamenta que sus padres lo llevaron al aeropuerto y sin decirle nada lo enviaron solo a Estados Unidos durante la Operación Pedro Pan. Si Pepito nació en 1945, como se indica al principio, no es un niño inocente, es un joven de al menos 15 años en 1960, cuando se inicia la Operación.

Hay entre Pepito y Florentino momentos simpáticos, cuando juegan a los refranes, despertando la risa del público. Muy bien resuelto el dominó usando el radio como mesa, efectivo el uso de los andadores como las alas de un avión y el baño a donde acuden con frecuencia los protagonistas por lo apuros que causa la edad, así como las transmisiones de radio sobre el ciclón Flora, el fin del uso de los tranvías como medio de transporte en La Habana en 1952 y las Parrandas de Remedios.

Sin duda una propuesta divertida, muy cubana, más bien para cubanos, que invita a un salto al pasado fundamentalmente a través de la música y la nostalgia, dejando al descubierto la soledad que emana de una larga vida.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.01%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
59870 votos

Las Más Leídas