lunes 5  de  diciembre 2022
ESCENA

Sala de teatro Artefactus propone un viaje a través de palabras

La sala de teatro Artefactus presenta "Una palabra, tras otra palabra", con funciones este viernes y sábado

Diario las Américas | WILMA HERNÁNDEZ
Por WILMA HERNÁNDEZ 9 de abril de 2021 - 18:25

MIAMI.- Aunque con ciertas restricciones en cuanto al aforo, el regreso a las tablas en Miami ya es una realidad luego de que un año atrás se bajara el telón cuando la pandemia se interpuso entre el teatro y su público.

Una de las ofertas de teatro hispano en la ciudad es la de la sala Artefactus, que presenta hasta mañana sábado 10 de abril la obra Una palabra, tras otra palabra, dirigida por Eddy Díaz Souza.

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó vía email con el también fundador y director de Artefactus Cultural Project, Inc., sobre esta puesta en escena, que cuenta con las actuaciones de Miriam Bermúdez, Belkis Proenza, Oneysis Valido, José Luis Pérez y Arsenio Díaz.

- ¿Qué significa regresar al teatro después del año que nos ha tocado vivir?

Este largo período de pandemia ha profundizado algunos de nuestros más profundos temores, así que regresar al teatro es, de alguna manera, un regreso a la vida, a la intimidad, a la posibilidad de compartir físicamente un espacio, un espectáculo, una premisa... la posibilidad de compartir con el otro: el convivio.

- ¿Qué narra la obra Una palabra, tras otra palabra?

Abordamos un espectáculo que se desentiende de una lógica lineal para centrarse en los textos de Margaret Attwood (Ottawa, 1939), quien alcanzó notoriedad internacional con su novela El cuento de la criada. Concebimos nuestro espectáculo como si se tratara de la rutina de un equilibrista sobre la cuerda floja, en la que la libertad y la complejidad del viaje no están exentas de riesgo.

El espectáculo es un viaje a través de las palabras, cuyo montaje crea la ilusión de una danza. Los textos seleccionados son fundamentalmente narraciones breves, poemas, cuentos, fragmentos de entrevistas y novelas, que han sido la materia para crear una rigurosa partitura de movimientos. Los espectadores presienten, por momentos, que están en presencia de un lienzo, de una pintura, y en ocasiones confiesan que han visto un ballet. El espectáculo aviva los sentidos.

- ¿Qué enseñanza nos deja la obra que pudiéramos emplear en estos tiempos?

La puesta contiene innumerables códigos, señales, preguntas y mensajes. Hablamos aquí de los bosques, la vida de las plantas..., hablamos de los períodos de guerra, del hambre, de la oportunidad de compartir el pan, de aceptar la diferencia, de convivir. Creo que estamos justamente en una coyuntura que nos invita a reflexionar sobre estos temas, a repensar en la individualidad y la colectividad, en el bien individual y colectivo, en el valor de entregar y recibir, más allá de los bienes de consumo. Al final, los espectadores salen de la sala cargados de imágenes y sensaciones, más que de premisas y respuestas. Además, llevan de recuerdo una bolsa de papel, que contiene el programa de mano y una pequeña ración de alimentos que fueron necesarios para emprender este viaje a la palabra.

- El gremio del teatro vive momentos difíciles a raíz de la pandemia, ¿cómo dirías que han logrado subsistir la sala Artefactus?

Atravesamos un período de incertidumbre que impactó negativamente nuestro quehacer y nuestros teatros. La amenaza está todavía latente. Nuestras salas aún se mantienen con exiguos recursos y trabajamos a media capacidad. Las pequeñas salas de teatro hemos abierto con un 50 porciento del aforo, lo cual es una realidad incómoda y asfixiante. Por ahora, la asociación HISTEPA busca salidas y oportunidades para utilidad de sus integrantes y del público en general.

HISTEPA es la unión de los productores de ocho salas de teatro hispano de la ciudad de Miami, que reconocieron la necesidad de crear un frente, una asociación ante la contingencia del COVID.

- ¿Fueron de los grupos de teatro que continuó a través de la virtualidad o prefirieron regresar al teatro? ¿Por qué?

No hemos dejado de trabajar ni un solo instante. No podríamos. Tenemos un compromiso con la comunidad y con nuestra profesión. Así que estuvimos muy activos durante los días de cuarentena y ofrecimos, con total gratuidad, proyectos virtuales para la audiencia infantil y adulta. Creamos y pusimos en el aire nuestra serie: El gato de tres colores, que se realizó con fotos de Luis Chongo y Arturo Arocha, y las voces de nuestros actores. Realizamos en el mes de mayo, vía online, nuestro programa por el Día del Teatro Cubano en el Exilio. Continuamos también presentando a escritores en nuestro ciclo de Autores y abrimos el espacio virtual TheaterYard, para compartir obras teatrales estrenadas en Artefactus.

Luego, cuando las autoridades locales dieron aprobación, fuimos los primeros en abrir al público nuestro espacio cultural en Kendall, para presentar la tercera edición del Open Arts Fest Miami, en el mes de noviembre. La realización de los programas de Artefactus han sido posible gracias a la contribución de organizaciones como el Departamento de Asuntos Culturales del Condado de Miami-Dade, Windhover Foundation, ArtesMiami, HISTEPA, Ediciones Baquiana y, por supuesto, gracias al apoyo de nuestra comunidad de artistas y espectadores.

Una palabra tras, tras otra palabra, funciones viernes 9 de abril y sábado 10, a las 8:30 pm, en la sala Artefactus Black Box, en 12302 SW 133 Ct., en Miami. Para boletos o más información, llame al 786-704-5715.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar