MADRID.- El escritor venezolano Edgar Borges, que presenta mañana en la Feria del Libro de Madrid la segunda edición de su novela "La niña del salto", opinó que la distinción entre la realidad y la ficción limita la literatura.

Borges, que bebió en su juventud de autores del realismo mágico como Gabriel García Márquez, se desmarcó de esta corriente literaria porque dijo en una entrevista con Efe que "no creo en la separación de la realidad y la ficción. La literatura va más allá".

"La niña del salto" cuenta la historia de una mujer, Antonia, que vive atormentada por los malos tratos de su marido y el hastío por la soledad en el pueblo asturiano de Santa Eulalia. Solamente consigue sonreír con su hija, que en lugar de caminar, salta, y con la poesía que recitan unos peculiares personajes que llegan a la aldea por sorpresa.

Borges utiliza el personaje de la niña como un "símbolo interior", según explicó, y deja mucho a la elección del lector, si bien su intención es reflexionar sobre la niñez como "rompimiento ante lo gris".

El escritor venezolano precisó que no solo se ve violencia de género en su novela, sino que todo el entorno resulta violento "por la cultura en la que se desarrolla".

No obstante, Borges consideró que el arte no es en sí mismo reivindicativo, sino que debe ir más allá. "La literatura cuando se acerca al pensamiento político deja de ser literatura", opinó.

La historia de "La niña del salto" transcurre en un pueblo que el autor no conocía antes de escribir la novela: Santa Eulalia. Cuando ya tenía la trama definida "buscaba un pueblo con pocos habitantes y pocos niños", comentó, por lo que siguió la recomendación de un amigo que conoció cuando vivió en Asturias.

Tras la publicación de la obra, el alcalde de Santa Eulalia lo invitó a hacer una presentación en la casa de la cultura y después los vecinos le mostraron los sitios donde ellos se habían imaginado la historia. "Se vio como la obra no termina cuando el escritor la concluye", comentó.

En la trama tienen cabida múltiples modalidades artísticas y ésta se interrumpe con menciones a cuadros de Picasso o a poesías de Alejandra Pizarnik, entre muchos otros.

Borges recurre a esta técnica con dos intenciones: la primera es parar el tiempo, crear confusión espacio-temporal ante una realidad construida mediante "costuras de realidad". En la actualidad, según él, "la cantidad de acontecimientos que vivimos y la velocidad tecnológica nos hace creer que vamos más rápido".

Su segunda intención, explicó, es hablar del "contrapeso del arte ante la muerte de la sociedad", ya que le preocupa que el arte se sustituya por el entretenimiento.

A su juicio, "ante la complejidad humana, el único arte que nos puede mostrar otra vía es el que invita a la reflexión".

Edgar Borges, que reside en España desde hace once años tras ganar un concurso del Instituto español de la Juventud, opinó que "el artista debe ser extranjero incluso de su propia existencia", por lo que no planea volver a Venezuela. "La creatividad aumenta cuando estás fuera y para mí viajar es una necesidad", aclaró.

De Venezuela, afirmó que le preocupa "que exista una sola forma de realidad que secuestra la imaginación del pueblo" ya que solo hay una editorial en el país.

Sobre el resultado electoral en Venezuela, donde el pasado día 20 fue reelegido el presidente Nicolás Maduro, Borges consideró que "la derecha está dando zancadas muy largas" porque la izquierda no sabe analizar el presente.

"Venezuela necesita un tercer factor que reinterprete cómo hacer país sin depender del petróleo ni de los milagros", sentenció.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas