Un consejo de su papá cambió la vida de José Altuve. Unas pocas palabras de Carlos Altuve tuvieron un increíble efecto en su hijo, un muchacho entonces de 16 años que regresó a su casa cabizbajo tras haber sido rechazado en una exhibición que hicieron los Astros de Houston en Venezuela. “Eres muy bajo”, le dijeron los cazatalentos de la organización sideral. Para fortuna de José, Carlos convenció a su hijo a regresar al día siguiente y probar de lo que era capaz. Lo demás es conocido. José impresionó en esta ocasión a los técnicos y desde aquel año, en 2006, no ha dejado de batear.

Lo de Altuve es la historia de la eterna superación, de un pequeño David de apenas 5-6 de estatura -algunos dicen que realmente es un poco más bajo- que no sólo se ha convertido en uno de los mejores peloteros de su generación, sino que además está caminando por los mismos senderos que hollaron las leyendas.

Ritmo impresionante

El líder de la ofensiva de los Astros de Houston, que iniciaron el viernes la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Yankees de Nueva York, viene de encabezar por cuarto año consecutivo el liderato de hits en el circuito, una hazaña que nunca antes había hecho otro pelotero en solitario. Tras ganar además su tercera corona de bateo, el aragüeño se proyecta ahora como el gran candidato para llevarse su primer premio al Más Valioso.

Altuve bateando.jpg
En cada una de las dos últimas contiendas Altuve ha conectado 24 jonrones y su promedio de OPS en 2017 fue de .957.
En cada una de las dos últimas contiendas Altuve ha conectado 24 jonrones y su promedio de OPS en 2017 fue de .957.

“Es impresionante poder verlo todos los días”, reconoció al estratega de los Astros, A.J. Hinch. “Tengo mucha suerte de ser su mánager. Siempre me preguntan lo mismo sobre él, acerca de lo bueno que es. Y yo sólo puedo reiterar lo que siempre digo, que es alguien que se prepara, que le gusta mucho jugar al béisbol. Voy a seguir diciéndolo”.

Desde que llegó a la gran carpa, en 2011, Altuve ha ido amasando números impresionantes. Acumula 1250 imparables, y sólo 22 peloteros han sumado semejante números de incogibles en sus primeras siete campañas en el béisbol de élite. De ese grupo, sólo cuatro jugadores, elegibles al Salón de la Fama, no fueron exaltados al templo de los inmortales, en una lista que incluye a Pete Rose. Además el toletero derecho es apenas uno de los cuatro peloteros que con 27 años o menos han llegado a 1250 inatrapables en menos de 1000 juegos.

No se detiene

Desde que logró su primer título de bateo en 2014, el estilo de Altuve se ha ido modificando. De ser un eminente golpeador de sencillos, se está convirtiendo también en un hombre capaz de producir conexiones más lejanas. De hecho, en cada una de las dos últimas contiendas ha conectado 24 jonrones y su promedio de OPS en 2017 fue de .957.

Nunca satisfecho, Altuve, según cuentan peloteros allegados, no para de trabajar, y su acondicionamiento físico, así como el cuidado de la alimentación, se han convertido en parte vital de su vida. Aunado a su incombustible impulso por seguir mejorando, el camarero de los Astros se ha transformado en el pelotero ideal, contraviniendo así las concepciones tradicionales del béisbol que aún se maravilla por lo que puede hacer el jugador más pequeño de la actualidad.

Altuve fildeando.jpg
Lo de José Altuve es la historia de la eterna superación.
Lo de José Altuve es la historia de la eterna superación.

“Es increíble, siempre quiere más. Si en un juego lleva cuatro hits, trata de conseguir su quinto”, acotó el torpedero boricua de los Astros, Carlos Correa. “Eso es lo que he aprendido de él, el tratar de ser mejor cada día”.

Altuve ni es capaz, ni quiere apaciguar ese impulso que en un futuro lo pudiera llevar a Cooperstown.

“Esa es mi manera de ser. Siempre quiero seguir mejorando. Hacerlo mejor para ayudar a mi equipo es lo que me hace feliz”, expresó.

Entonces debe sentirse feliz, porque nadie ha ayudado más a su equipo que él en las más recientes temporadas. No hay dudas, esas palabras de aliento que le dio Carlos Altuve a su hijo aquella tarde de 2006, han sido probablemente las más importantes en la franquicia de los Astros en la última década.

Bateo legendario

José Altuve es uno de los 18 peloteros que han logrado al menos tres títulos de bateo en las Grandes Ligas en la era moderna. De ese grupo, los únicos que no han sido elegidos al Salón de la Fama son Bill Madlock, el cubano Tony Oliva, Larry Walker y Pete Rose, quien fue castigado por haber apostado en el béisbol. Mientras tanto, Joe Mauer, con tres banderines, y el venezolano Miguel Cabrera, con cuatro, no son elegibles todavía.

Historia de éxitos

*En mayo de 2012, José Altuve enfrentó a Jon Rauch, quien mide 6-11 y es el pelotero más alto en la historia. La diferencia de estatura entre ambos, de 18 pulgadas, es la más grande que ha existido entre un lanzador y un bateador, con la excepción del ardid publicitario de 1951 en el que Eddie Gaedel, de 3-7 (1,09 metros) tomó un turno al bate con los Browns de San Luis.

*En 2014, Altuve se convirtió en el primer jugador desde 1933 en cosechar 130 hits y 40 bases robadas antes del Juego de las Estrellas.

*Este año, Altuve se convirtió en el quinto jugador desde 1947 en acumular cuatro contiendas seguidas de 200 incogibles, junto con Ichiro Suzuki (2001-2010), Michael Young (2003-2007), Kirby Puckett (1986-1989) y Wade Boggs (1983-1989).

*Es el único jugador en la historia que tiene dos temporadas de al menos 200 hits, 20 jonrones y 30 bases robadas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario