MIAMI.- Los movimientos desequilibrantes de Rodrygo, delantero de Santos, enamoran al Barcelona. El equipo español quiere volver a contar con un jugador como Neymar y su compatriota parece que puede calzar sus zapatos, aunque deben esperar al menos dos años para ello.

El futbolista de 17 años es un atacante habilidoso del que el club azulgrana tiene referencias pero cuyo fichaje no se plantea para un corto plazo sino que sería más bien para dentro de dos o tres años. Incluso, dicen que puede ser el sucesor de Lionel Messi en el conjunto bulgrana.

Santos, se remite a su cláusula de rescisión que gira alrededor de los 50 millones de euros y no se fían de darle a los agentes del jugador un permiso para llegar a acuerdos con clubs europeos.

El encargado de seguir de cerca al futbolista sobre el terreno es André Cury, hombre del Barça en Brasil, pero en cambio, desde la secretaría técnica del primer equipo no constan informes sobre él. El club quiere tener un control similar al que tuvo con Neymar, Gerson y el actual con Arthur. Desea seguir su evolución porque ahora está empezando a despuntar en la élite, sólo tiene 17 años

FUENTE: Redacción

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario