Parecía improbable que alguien pudiera superar las siete medallas de oro que conquistó Mark Spitz en los Juegos Olímpicos de Munich 1972, sin embargo, Michael Phelps logró la proeza de alcanzar ocho preseas doradas en Beijing 2008. Ahora también parece imposible que un ser humano pueda siquiera igualar los récords de Tom Brady: seis veces ganador del Super Bowl, 10 veces clasificado al juego cumbre de la NFL; 10 veces campeón de conferencia en las 14 veces que llegó a esa instancia en sus 21 años de carrera en el football americano.

Dicen que los récords se han creado para batirlos y ahí aparece la figura de Patrick Mahomes, quien apenas con cuatro años en la liga luce una corona del Super Bowl, llega por segunda temporada consecutiva a este juego estelar, dos oportunidades ha logrado la corona de la Conferencia Americana y tres veces ha alcanzado la final de su conferencia.

Te puede interesar

Brady y Mahomes serán los líderes de los Buccaneers de Tampa Bay y los Chiefs de Kansas City, respectivamente, que chocarán por el LV Super Bowl, el próximo domingo 7 de febrero (6:30 p.m. TV: CBS, ESPN Deportes) en el Raymond James Stadium en Tampa.

Por primera vez en las 55 ediciones del Super Bowl se enfrentarán los dos últimos quarterbacks vencedores de esta contienda. Brady lo consiguió el 2018 con los Patriots de Nueva Inglaterra, equipo con el que jugó 20 campañas y logró todos los títulos que alcanzó en su carrera antes de mudarse esta temporada a los Bucs.

En el 2019, Mahomes se consagró campeón en la final en Miami y aspira a retener su corona como lo hiciera Brady en el 2003-2004, y desde entonces nadie ha repetido esa hazaña.

Muchos ven también el duelo entre estos dos formidables quarterbacks como el enfrentamiento de dos escuelas.

Brady es un clásico, cuidadoso de los detalles, perfeccionista y con un estilo del pasador que lanza desde su zona con la precisión de un láser. Con sus 43 años, el quarterback de mayor edad que llega a esta instancia es un fulminante jugador de ajedrez o un cirujano.

En el 2018 le ganó la partida 37-31 a Mahomes en tiempo suplementario en la final de la Conferencia Americana. El joven se cobró la revancha el pasado Día de Acción de Gracias cuando los Chiefs derrotaron 27-24 a los Bucs.

Mahomes es un quarterback no tradicional. Suele ganar también con sus piernas, es decir sale de su zona y corre para sumar yardas o anotar touchdowns. Sus pases sorprenden porque a veces salen de costado, por abajo o a la carrera y deja descolocados a los defensores.

Brady es una sinfonía. Mahomes es el rock and roll, responde a sus 25 años y viene en una racha espectacular de 25 victorias en sus 26 últimas salidas.

Además, Mahomes es el deportista mejor pagado de la historia. El 6 de julio pasado firmó un contrató con los Chiefs por 10 años y 503 millones de dólares, el primer deportista que pasa la barrera del medio billón. Ese acuerdo lo convierte también en socio accionista del club.

Los Chiefs son los lógicos favoritos del LV Super Bowl por 3.5 puntos. Se trata de un equipo formado con mucha anticipación. Andy Reid es el entrenador desde el 2013 y el conjunto se encuentra consolidado. Tiene figuras de primerísima calidad como el tight end Travis Kelce y el wide receiver Tyreek Hill.

En cambio, los Bucs recién empiezan a conocerse. Su entrenador Bruce Arians asumió las riendas del equipo apenas la temporada pasada y terminaron 7-9.

El 20 de marzo último, los Bucs firmaron a Brady por 50 millones de dólares y dos años. En el 2017, Arians había publicado su libro “The quarterback whisperer” y quizás Brady lo había leído y sabía a qué manos caía.

En su libro, Arians describe cómo debe ser el quarterback perfecto: “Debe tener un enorme corazón de león, un corazón que palpite por toda la franquicia”.

Apenas llegado Brady a su nuevo club, Arians lo dejó trabajar a sus anchas. Le dio amplia libertad para que se entendiera con los otros entrenadores y con los jugadores. Luego que los Bucs se clasificaran a la final de la Conferencia Nacional tras vencer a los Saints en Nueva Orleans, Arians declaró: “En los Patriots no permitían a Brady que sea el coach, en los Bucs sí”.

Gracias a esa libertad, a esa confianza y responsabilidad y al talento y experiencia, Brady se ha convertido en el verdadero conductor de los Bucs y en el hombre en quien creen sus demás compañeros.

El domingo, ese león de mil batallas llamado el GOAT (Greatest Of All Time) tendrá un choque brutal contra otro monstruo del football, Mahomes, llamado el Baby GOAT, el joven que marcha a un ritmo descomunal que lo proyecta para alcanzar los números que parecen inamovibles de Brady, pero como ya lo vimos en la historia de Spitz y Phelp, los récords nacieron para ser quebrados algún día...

Especial

@luisfsanchez6

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.84%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
27274 votos

Las Más Leídas