@luisfsanchez6

Cada canasta del Heat provocaba una explosión en la AmericanAirlines Arena. La gente sabía lo que se jugaba el equipo de Miami contra los Pistons de Detroit, la noche del miércoles. Por eso la victoria 108-74 fue celebrada a lo grande.

El Heat (32-35) y los Pistons (34-33) son rivales directos en la batalla por ganar uno de los ocho puestos de la Conferencia Este para los playoffs de la NBA.

Te puede interesar

Esa urgencia se tradujo en la intensidad de la batalla. Se vivió en la energía con la que se disputó cada pelota, y un duelo aparte protagonizó Wayne Ellington contra sus excompañeros del Heat.

Justamente, Justise Winslow, quien había dado a entender que su amistad con Ellington quedaba suspendida durante el partido del miércoles en Miami, se convirtió en el mayor anotador de la noche con 16 unidades.

Lo acompañaron en el Heat Dion Waiters con 14 puntos; Josh Richardson y Hassan Whiteside con 13 cada uno y el centro además cogió 11 rebotes; Dwyane Wade con 11; Goran Dragic y Bam Adebayo con 10 cada uno y Kelly Olynyk con nueve.

Los mejores encestadores de los Pistons fueron Blake Griffin con 13 puntos; Ellington con 11; y Luke Kennard con 10.

El Heat arrancó con una corrida de 8-0, pero se sabía que eso solo indicaba la determinación con la que los jugadores locales asumieron el compromiso.

Luego, los Pistons fueron equilibrando las acciones y se fueron al descanso con una desventaja manejable, 54-49.

heat-1-miami-nba-03132019-luis-f-sanchez.jpg
En todas las facetas del juego, el Heat mostró una superioridad indiscutible.
En todas las facetas del juego, el Heat mostró una superioridad indiscutible.

En el tercer cuarto, sin embargo, el Heat tuvo su mejor momento y en una corrida espectacular silenció a su rival durante cerca de siete minutos y alargó la diferencia a 75-49, mientras los Pistons sufrían una desinflada que bien parecía una debacle.

El periodo términó 87-57 y esa diferencia de 30 puntos no solo fue producto de las deficiencias del rival, sino de los aciertos del Heat.

En efecto, el equipo de Erik Spoelstra sacó máximo provecho de todas las oportunidades que tuvo. Dominó en los rebotes sumando 51 contra 36 de su adversario. En el desempeño colectivo, en los disparos y en líneas generales en todas las facetas del juego mostró una superioridad indiscutible y un dominio absoluto en el tabloncillo.

En el cuarto periodo, el partido estaba decidido y el Heat continuó poniendo los últimos clavos en el ataúd para evitar sorpresas.

El triunfo es muy significativo porque reivindica al Heat luego de su amplia derrota contra los Raptors de Toronto, el domingo pasado, y lo deja en óptimo estado anímico para el durísimo encuentro del viernes en la AAA contra el mejor equipo de la NBA del momento, los Bucks de Milwaukee.

Además, el más cercano perseguidor del equipo de Miami, el Magic de Orlando (31-38) cayó 100-90 contra los Wizards (29-39) en Washington, DC, la noche del miércoles, y le deja el octavo puesto en solitario al Heat.

Al final del partido, Wade, en su última temporada en la NBA, intercambió camisetas con Ellington.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la comunidad internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas