Especial
@luisfsanchez6

Una noche apoteósica resultó la primera vez que en los 54 años de historia del Super Bowl se abrían las puertas al público para la presentación de los contricantes del juego cumbre de la NFL, esta vez los Chiefs de Kansas City y los 49ers de San Francisco, que se enfrentarán el 2 de febrero (6:30 p.m. TV: Fox) en el Hard Rock Stadium.

Te puede interesar

La cita fue en el Marlins Park, que ocupa el lugar donde se levantaba el Orange Bowl donde se disputaron cinco ediciones del Super Bowl entre 1968 y 1979.

El escenario fue decorado con los símbolos de los equipos participantes, de los 100 años de la NFL y del Super Bowl LIV. Se instalaron puestos especiales donde los entrenadores y 10 jugadores de cada equipo hablaron una hora con los periodistas y los demás jugadores estuvieron en lo que es el infield departiendo con reporteros y firmando autógrafos para los fanáticos que asistieron al evento.

Resultaba interesante ver a los jugadores grabando o tomando fotos del momento con sus celulares con el deseo de perennizarlo, porque los jugadores de la NFL nunca toman a la ligera haber llegado al Super Bowl, pues nunca se está seguro si se va a volver.

Por el equipo de Kansas City estuvieron en los podios el entrenador Andy Reid y los jugadores Patrick Mahomes, Travis Kelce, Tyrann Mathieu, Sammy Watkins y el ex Dolphins Damien Williams, entre otros; mientras por los de San Francisco estaban el estratega Kyle Shanahan, Jimmy Garoppolo, Raheem Mostert, Richard Sherman, George Kittle y el novato defensive end de 22 años de edad Nick Bosa, nacido en Fort Lauderdale y graduado en St. Thomas Aquinas y considerado como una de las grandes revelaciones de la temporada.

Volvieron a Miami los ex quarterbacks de los Dolphins Chad Henne y Matt Moore, quienes ahora integran la plantilla de los Chiefs, y se sienten muy emocionados de reencontrarse con viejos amigos cuando van a entrenarse en el Hard Rock Stadium o cuando sienten de nuevo ese calor incomparable del sur de Florida.

Un momento de silenio se hizo en el parque cuando apareció en la pantalla gigantesca de TV la imagen de Kobe Bryant. La afición guardó un instante de silencio y luego estallaron los gritos de "¡Kobe, Kobe, Kobe!"

"No tuve la suerte de conocer personalmente a Kobe", comentó el quarterback de los Chiefs, Mahomes. "Pero ha sido tremendo el impacto que él ha tenido en mi vida. La manera cómo se conducía, su ética de trabajo y la intensidad que ponía para ser grande fueron cosas que asimilé de él desde mi niñez".

A todos los asistentes al Marlins Park les obsequiaron una pequeña radio portátil con el logo del Super Bowl LIV en la que se podía escuchar por sus distintos canales todas las entrevistas que se realizaban en esos momentos en el campo y también podía usarse para escuchar las emisoras abiertas.

En la enorme pantalla de TV se transmitían las entrevistas y se juntaron por primera y única vez antes del choque los actores principales del duelo del domingo, e intercambiaron opiniones.

Ahí estuvieron los entrenadores Reid vs. Shanahan, los quarterbacks Mahomes vs. Garoppolo, los tight ends Kelce vs. Kittle y los defensas Mathieu vs. Sherman.

Las cheerleaders de los 49ers estuvieron en el campo y animaron el ambiente con sus corografías como lo hacen en cada partido de San Francisco.

Al llegar al Super Bowl, Shanahan iguala a su padre Mike, quien también lo hizo como entrenador dos veces, que las ganó y la segunda de ellas fue en Miami en 1999. De esta manera, Mike y Kyle se convierten en los primeros padre e hijo entrenadores que llegan al juego máximo de la NFL.

"El consejo que me dio mi padre fue que trabaje duro, que sea yo mismo y así voy a lograr las cosas que me propongo", comentó Kyle Shanahan. "Estoy metido en el football desde los cinco año de edad. Cuando me di cuenta que no era muy bueno para jugar pensé en ser entrenador y me gustó mucho más".

Lo valioso es que la NFL va cumpliendo con su objetivo que el Super Bowl sea una fiesta que pueda compartir con todos los aficionados, y no solo con los que tienen boletos para el partido, y por eso decidió que el Día de la Prensa fuese abierto para los aficionados, además del FanFest en el Bayfront Park en Biscayne Boulevard y el Super Bowl Experience en el Miami Beach Convention Center con nueve días de actividades para el público.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas