MADRID.- El Real Madrid protagoniza el momento de mayor irregularidad de la 'era Zidane', la segunda ocasión que encadena dos derrotas consecutivas (ante Girona y Tottenham), por claves en la pérdida de fútbol como la ausencia de pegada y de trabajo defensivo unido del bloque, las lesiones o la falta de confianza en los nuevos integrantes de la segunda unidad.

Las claves del momento del Real Madrid son:

1. Bajón físico y de intensidad: los propios jugadores han admitido públicamente errores de concentración y exceso de confianza, Marcelo refiriéndose a Montilivi, y de actitud, Nacho cuando justificó que en esta ocasión en Wembley no faltó pero en Liga sí. El bajón físico de un Real Madrid que llegó disparado a las Supercopas es evidente. En Wembley corrió 11,7 kilómetros menos que el Tottenham, perdió todos los duelos individuales en balones divididos, faltó intensidad en un partido en el que tan solo cometió seis faltas pese a ser superado en muchas fases del encuentro y jugadores de la importancia de Marcelo, Modric y Kroos, se les ve muy alejados del adecuado tono físico para competir.

2. Perdida de pegada: la representa por encima de todos el gran referente, Cristiano Ronaldo, máximo goleador en 'Champions' pero con una sola diana en Liga, el registro que no mejora Benzema con dos tantos en su campaña, un dato que se aleja a los números deseados por un 9 del Real Madrid. A estas alturas de temporada el equipo de Zidane lleva 36 goles en 18 partidos disputaos, una media de dos tantos por encuentro. El pasado curso a estas alturas había marcado veinte tantos más. Se ha rebajado la influencia del balón parado y los tantos de saques de esquina que han desaparecido.

3. Ausencia de trabajo defensivo en bloque: más allá de los goles encajados en una portería que añora a Keylor Navas, el Real Madrid está mostrando falta de solidaridad en las labores defensivas. Cinco goles encajados en los dos últimos partidos con una imagen nada armónica, espacios entre líneas que enloquecen a Casemiro, que no da para achicar más, y una presión inexistente en el inicio de jugada de rival, con pasividad de Benzema y Cristiano, y solo las carreras desesperadas de Isco en la búsqueda de robar balón en zona alta.

4. Las lesiones: fue un mal que sirvió para atacar la labor de Rafa Benítez en el Real Madrid y no ha mejorado con su sucesor. Las lesiones no disminuyen en un Real Madrid al que parece que el viento le viene en contra en acciones de mala fortuna, decisiones arbitrales y lesiones. Ha perdido la flor. Echa de menos a Keylor Navas en portería, a Dani Carvajal en el lateral derecho, la presencia de Mateo Kovacic como pulmón del centro del campo y al que debe ser uno de los líderes del equipo, Gareth Bale. Varane no tiene continuidad y tiene que parar cuando juega tres partidos seguidos. Marcelo ha quedado tocado de su última lesión muscular. Theo, Vallejo y Benzema también han superado percances.

5. Zidane y la falta de confianza en la segunda unidad: la pasada temporada las rotaciones de Zidane fueron la clave del éxito. No le tembló el pulso para hacer hasta nueve cambios en un partido en el que se jugaba el título liguero. Su fe en la segunda unidad que integraban jugadores como Pepe, James o Morata era ciega. El rejuvenecimiento de la plantilla provoca que este curso la realidad sea distinta. Apenas unos minutos para Vallejo, sin continuidad para Theo ni Marcos Llorente, apariciones esporádicas de Ceballos o Borja Mayoral, quien pasó de su gran partido goleador en Anoeta a tres jornadas de Liga en la grada. La comparación de minutos entre los que no son titulares respecto a hace un año, habla por si sola.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario