Especial

@luisfsanchez6

LIMA.- El segundo piso del Suisshotel en San Isidro, el barrio más elegante del Perú, es un hormiguero. Ahí funciona el aparato operativo de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019. Se siente la presión de que solo faltan poco más de 100 días para el inicio del evento multideportivo más importante del planeta después de los Juegos Olímpicos.

El presidente del Copal (Comité Organizador de los Panamericanos de Lima), Carlos Neuhaus, transmite una calma que asombra. Se montó en el caballo a la mitad del cruce del río. Era el peor momento del país y nadie quería los Juegos.

Te puede interesar

El fenómeno del Niño Costero devastó el norte del Perú entre el 2016 y 2017 con más de $3,124 millones en daños. La población clamó por usar los pocos recursos del país en socorrer a los cientos de miles de damnificados. El anterior presidente del Copal, Luis Salazar, había renunciado luego de ser humillado por la Comisión Fiscalizadora de un Congreso mayoritariamente opositor y corrupto, que quería conducir los gastos a su manera. El presidente del país, Pedro Pablo Kuczynski, iba camino a ser expulsado y poco después renunciaría. El caso de los multimillonarios sobornos de la empresa brasileña Odebrecht acababa de ser destapado y nadie quería arriesgarse a construir por temor a ser el chivo expiatorio.

-Nadie creía que Lima podría organizar los Juegos, y para colmo nadie los quería.

-Lo más serio fue que tuvimos el fenómeno del Niño. Estábamos muy retrasados en las obras de los Juegos. Parecía que no íbamos a cumplir, era una montaña muy alta de escalar. No ha sido fácil.

-¿Y cómo lo hicieron, porque no solo son los Juegos Panamericanos, del 26 de julio al 11 de agosto, sino también los Parapanamericanos, del 23 de agosto al 1 de septiembre?

-Armamos un equipos muy competente de personas capaces en cada área. Pedimos leyes que facilitaran nuestra labor. Hicimos comprender a todos que este es un compromiso de Estado. Todo eso ayudó, pero me hubiese gustado asumir más temprano. Yo me hice cargo el 26 de septiembre del 2016 y la sede fue asignada a Lima el 11 de octubre del 2013.

-¿Llegarán a tiempo?

-Estamos bien con los tiempos [calendario de entrega de las obras]. Al terminar el 2018 estaban avanzadas el 95 por ciento de los trabajos. La Villa Olímpica ya está construida [siete torres, 1,096 apartamentos, 336 de ellos habilitados para personas con discapacidades y todo el complejo ecoamigable]. Ya pueden ir a alojarse, todo está listo. Ya están concluidos la Videna, el lugar más importante de los Juegos donde estará el Estadio Atlético; el Velódromo techado; el Estadio de la Universidad de San Marcos ha sido renovado, tiene césped artificial FIFA y ahí se jugarán cuatro partidos de fútbol al día. También están listos el Complejo Deportivo en Villa María del Triunfo para los deportes colectivos como béisbol, sóftbol, rugby, hockey y el Centro Acuático con piscinas olímpica, de calentamiento y de clavados; y el Centro de Bowling, con 24 pistas. En el Polideportivo del Callao está igualmente terminado el Coliseo Miguel Grau para boxeo, lucha y Golbol; y el escenario para voleibol y taekwondo.

-¿No lo intimidaba el hecho de embarcarse en un cargo siempre bajo sospecha, a la luz de los sobornos ocurridos con los Juegos Olímpicos de Brasil 2016?

-Estoy muy viejo para defraudar a la gente [Neuhaus tiene 68 años de edad]. Solo he venido a trabajar con el objetivo de cumplir y que nos den una medallita, que sería la mayor satisfacción.

-¿Cómo avizoran la presencia de Venezuela en los Juegos considerando los terribles momentos que vive dicho país?

-No sabemos... Lo que sí tenemos es mucha expectativa con la presencia de alrededor de 700,000 venezolanos que viven en el Perú y que esperamos que acompañen a sus deportistas.

-Cuba siempre ha sido un gran animador en los Panamericanos, ¿cómo los ven para esta cita?

-Nos han informado que viajarán a Lima con un grupo muy importante. No hay que olvidar que la mayoría de los 39 deportes y 62 disciplinas en los Panamericanos en las que participarán 6.680 atletas de 41 países de la región y los 17 deportes y 18 disciplinas en los Parapanamericanos con 1.890 atletas serán clasificatorias para los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos en Tokio 2020.

-Es emocionante ver por las calles de Lima a los voluntarios luciendo las camisetas rojas que los identifican, ¿cuál es su sensación al respecto?

-Me da inmensa alegría, porque desde ya se nota que la gente empieza a vivir los Juegos. Tenemos 19.000 voluntarios y 400 de ellos discapacitados, todos ellos dispuestos a brindar la mejor atención y servicio a los visitantes.

-¿Serán los Juegos una carga económica muy pesada para el país?

-El impacto económico de los Juegos se estima que será de alrededor de 1.600 millones de dólares, el 0.7% del Producto Bruto Interno del Perú. La Villa Olímpica se convertirá en vivienda social y ya hay todo un plan para el uso de la nueva infraestructura creada para este gran evento. Lo más importante, sin embargo, es que más de 400 millones de personas en todo el planeta verán la cultura milenaria del Perú.

-¿Cómo llegó a este cargo que combina deporte y organización?

-De niño sufría de asma, lo mismo que mi hermano, y necesitábamos una cámara de oxígeno. Para contrarrestar el mal, mi padre nos inculcó el deporte, practicábamos atletismo y surf, y hasta ahora lo hago; la semana pasada estuve corriendo olas en Punta Rocas [a unos 40 kilómetros al sur de Lima], donde se realizarán las pruebas de los Panamericanos. Fui presidente de la Federación Peruana de Surf y ayudé a que este deporte entrara en el calendario de los Juegos.

-No basta el deporte para liderar la organización del mayor desafío deportivo en la historia republicana del Perú, que el próximo 2021 celebrará el bicentenario de su independencia...

-Me gradué en Administración de Empresas en la Universidad de Lima y realicé estudios de postgrado en la Universidad Metodista en Dallas y en la Thunderbird en Phoenix, Arizona, y luego una maestría en Negocios Internacionales y Finanzas en Cambridge, Inglaterra. He trabajado en la banca y la empresa privada. Una combinación de esto ha servido en esta oportunidad.

En conclusión, Neuhaus ha volcado toda su experiencia para superar las enormes dificultades que enfrentó.

Mientras en el Perú la ayuda demora o no llega a las víctimas de las últimas inundaciones, el presupuesto para los Juegos en Lima 2019 se ha ejecutado en un 98.5%. El modelo de gestión contó con la asistencia técnica del Reino Unido, En consecuencia, los procesos de licitación han sido transparentes, la ejecución de las obras impecables, sin denuncias de corrupción. Aquello resulta admirable en un país asolado por las coimas y el enriquecimiento ilícito.

Números de los XVIII Juegos Panamericanos y VII Juegos Parapanamericanos Lima 2019

Fechas: 26 de julio al 11 de agosto los Panamericanos y 23 de agosto al 1 de septiembre los Parapanamericanos.

Países participantes: 41.

Deportistas: 6,680 en los Panamericanos y 1,890 en los Parapanamericanos.

Deportes: 39 y 62 disciplinas en los Panamericanos y 17 y 18 disciplinas en los Parapanamericanos.

Voluntarios: 19,000, de los cuales 6,500 residen fuera del Perú y 400 son discapacitados.

Ceremonias de inauguración y clausura: A cargo de la empresa italiana Balich Worldwide Shows.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas