MIAMI.- Hace tres años, cuando la revista Sports Illustrated pronosticó que los Astros de Houston ganarían la Serie Mundial de las Grandes Ligas en el 2017, el vaticinio pareció una herejía.

Pero aquellos años fueron un paso necesario para lo que vendría después, el complicado proceso de crecimiento de una organización que fue cambiando su ADN y su manera de pensar para adaptarse a las nuevas tendencias de los análisis de datos hasta completar, la noche del miércoles, el momento más importante en la historia de la franquicia, la obtención del título de campeones de la Serie Mundial.

Los Astros se llevaron la serie al mejor de siete al superar 5-1 en el último partido a Los Angeles Dodgers, en lo que fue la primera Serie Mundial entre dos rivales con al menos 100 triunfos en la temporada regular desde que lo hicieran los Orioles de Baltimore y Rojos de Cincinnati en 1970.

Embed

Fue también el segundo equipo en la historia en imponerse en un séptimo juego de la Serie de Campeonato y luego también en un séptimo de la Serie Mundial. El único precedente fueron los Kansas City Royals en 1985.

Embed

"Establecimos un plan y lo obedecimos", dijo el gerente general Jeff Luhnow.

El plan consistió en integrar más el desarrollo de las nuevas estadísticas, la llamada sabermetría, así como la implementación de un mejor proceso de selección en el sorteo universitario.

Por esa vía llegaron el boricua Carlos Correa, así como Alex Bregman y George Springer, quien terminó siendo decisivo en la Serie Mundial al alzarse con el MVP después de realizar una de las demostraciones ofensivas más impactantes en la instancia decisiva de las Grandes Ligas.

Embed

Y aunque en plena campaña el equipo añadió a piezas clave, como el caso de Justin Verlander, quien desde que llegó en julio pasado apenas perdió un partido con los Astros, el éxito del equipo se ha nutrido principalmente del talento desarrollado internamente.

De hecho, 24 de los 27 jonrones que conectó el club en esta postemporada fueron producto de jugadores formados dentro de la organización.

Otro de los éxitos de los Astros fue el haberle dado la oportunidad a José Altuve, un pequeño jugador de menos de 1,68 metros de altura, a quien ninguna organización quería firmar en su natal Venezuela.

El segunda base terminó siendo pieza vital de los Astros y ha logrado tres títulos de bateo, cuatro de hits y se espera que se lleve el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en la temporada regular.

Portada de Sports Illustrated
Portada de Sports Illustrated que pronosticaba el triunfo de los Astros en 2017.
Portada de Sports Illustrated que pronosticaba el triunfo de los Astros en 2017.

"Este es el momento más feliz de mi vida como pelotero", aseguró Altuve. "Siempre creí que podíamos hacerlo. Cada uno de estos muchachos hicieron todo para ganar".

Ciertamente, el éxito de los Astros fue una suma colectiva, que incluyó también el aporte no sólo de los jóvenes como Altuve, Bregman o Springer, sino también la colaboración de veteranos como Verlander, así como el receptor Brian McCann y la inspiración del jardinero boricua Carlos Beltrán.

También fue decisivo el cubano Yuli Gurriel, quien si bien tiene 33 años estaba en apenas su segunda contienda en las Grandes Ligas.

Todo ese talento se puso a las órdenes del manager A.J. Hinch, un estratega joven que está atento a las estadísticas modernas del béisbol, pero que tampoco desdeña el instinto a la hora de dirigir.

Se podría decir que la primera piedra de la reconstrucción de los Astros fue colocada en 2010 cuando Jim Crane le compró el equipo a Drayton McLane y seguidamente aceptó que el equipo fuera movido de la Liga Nacional a la Americana.

Tras un proceso de modernización, cinco años después empezaron a aparecer los primeros frutos cuando los Astros accedieron a la postemporada, etapa en la que fueron eliminados por los Kansas City Royals, que terminarían eventualmente llevándose el título en la Serie Mundial.

Dos años después, el equipo volvió a los primeros planos y lo hizo desde el principio de la campaña regular. "Septiembre fue increíble, octubre fue mejor y noviembre insuperable", reconoció Hinch.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario