sábado 15  de  junio 2024
Boxeo

Tyson y Ngannou forman alianza que busca la gran sorpresa

Con miras a la pelea entre Francis Ngannou y Tyson Fury el mes próximo, la leyenda Mike Tyson continúa preparando y afilando las habilidades del camerunés
Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

LAS VEGAS.- Golpes secos y potentes resuenan en una sala de paredes negras de Las Vegas, delante de una audiencia reducida y fascinada: la estrella de las artes marciales mixtas (MMA), Francis Ngannou, se prepara para un combate de boxeo contra el campeón Tyson Fury asistido por la leyenda estadounidense Mike Tyson.

El camerunés Ngannou, de 37 años y excampeón de los pesos pesados de la UFC (principal liga de MMA), sorprendió al programar un lucrativo e intrigante combate de boxeo contra Fury, el 'Gipsy King', rey del peso completo, previsto para el 28 de octubre en Riad (Arabia Saudita).

La tarde del martes, en el suroeste de Las Vegas (Nevada), el entrenador Dewey Cooper, recubierto de protecciones, se coloca enfrente de Ngannou, una verdadera montaña con guantes blancos (1,93 m, casi 120 kilos de peso).

Izquierda-derecha, gancho-uppercut, Cooper dirige una danza precisa que hace hablar a los puños del campeón.

Más atrás, con una gorra blanca y negra en la cabeza, Mike Tyson, de 57 años, interviene de vez en cuando para corregir movimientos bajo la mirada atenta del discípulo Ngannou.

"Viene de vez en cuando a echar una mano, a aportar su experiencia. Se lo pedí expresamente hace cuatro años, mucho antes de que se anunciara el combate, la primera vez que me reuní con él", explicó el camerunés con voz tranquila a la veintena de medios presentes. "Hay algo inspirador y motivador en él. Si alguna vez pudiera tener un poco de lo que él tiene, el boxeo sería muy fácil para mí".

Tyson Fury.jpg
En foto del 23 de abril del 2022, el boxeador Tyson Fury celebra tras superar al británico Dillian Whyte por el título de los pesados del CMB en el Estadio de Wembley.

En foto del 23 de abril del 2022, el boxeador Tyson Fury celebra tras superar al británico Dillian Whyte por el título de los pesados del CMB en el Estadio de Wembley.

Ngannou, que llama a Tyson su "ídolo", no tiene palmarés profesional en el boxeo. Apodado "El Depredador", se forjó fama de formidable pegador al convertirse en campeón de los pesos pesados de la UFC, título que conservó hasta su marcha en enero tras varios encontronazos públicos con el presidente de la organización, Dana White.

El camerunés, que ganó 17 de sus 20 combates profesionales en la UFC, 12 de ellos por nocáut, asegura que ganará más dinero con este combate contra Fury que en toda su carrera en esa organización.

Ngannou insiste en que se toma muy en serio esta pelea de boxeo, deporte que practicó antes de llegar a Francia en 2012 y descubrir las artes marciales mixtas.

"Él es todo pelea, trabaja duro, creo que la gente se va a sorprender", dijo Tyson desde el ring con una voz ronca y apenas audible. "No sé si Fury está nervioso, pero haría bien en estarlo".

"Estoy muy orgulloso de él (Ngannou), se enfrenta quizá al mejor boxeador del mundo. Estoy deseando verle dar ese paso hacia esa hazaña imposible", afirmó Tyson.

Por su lado, el excéntrico Fury, de 35 años, se mantiene invicto en el ring (33 victorias y un empate) y es el gran dominador actual de los pesados en una accidentada carrera que incluye episodios de depresión, abuso de drogas y varias entradas y salidas del retiro.

Campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el británico no pondrá en juego su cinturón ante Ngannou, en un combate que se disputará "según las reglas oficiales".

Embed

A pesar del desequilibrio aparente, "cualquier cosa puede pasar en los pesos pesados", advierte el franco-camerunés Carlos Takam, otro referente de la categoría a sus 42 años, vencedor de su último combate en marzo frente al francés Tony Yoka en París.

"Estamos hablando de mastodontes, tipos que pueden lanzarte un puñetazo de 120 kg. No se sorprendan si algo ocurre durante esta pelea. Si Francis aterriza bien su golpe, Tyson Fury lo recibe y no se vuelve a levantar", afirma Takam.

El boxeador lleva preparándose con Ngannou desde principios de agosto en Las Vegas para uno de los combates de apertura del 28 de octubre en Riad contra el congoleño Martin Bakole.

"Hace tres meses, nadie lo creía", dice Ngannou sobre las acusaciones de que se trata de una "mala decisión" que podría "arruinar su carrera".

"Y sin embargo, aquí estamos, hablando del mayor combate de la historia", sonríe el coloso, que también continuará su carrera en las MMA tras firmar un contrato con la organización PFL, competidora de la UFC.

FUENTE: AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar