Especial

@luisfsanchez6

Qué emocionante despedida. Las tribunas de la AmericanAirlines Arena repletas deliraban la noche del martes. Un ídolo en su momento más alto jugaba su último partido en casa, el llamado #OneLastDance. La jornada era de Dwyane Wade, como lo ha sido toda la temporada.

Como un final de película para su gran carrera de 16 temporadas y tres títulos de la NBA, además de 13 Juegos de las Estrellas y una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Wade cerró individualmente con broche de oro su carrera en una cancha de Miami.

Te puede interesar

Contribuyó de manera decisivo en el triunfo de su equipo y dejó en la retina de los aficionados 34 minutos de acción y delirio y 30 puntos inolvidables, incluidos los dos primeros de la noche con una canasta que sentó el tono del partido.

"Desde el primer día que llegué a esta Arena sentí la ovación y el amor de la gente", dijo Wade al final del partido. "Solo tengo agradecimiento a todos los que me apoyaron en estos 16 años, a mis compañeros y aprecio mucho ese gesto".

Para el Heat (39-42), sin embargo, le queda un sabor agridulce en la boca, pese a su gran victoria 122-99 sobre los Sixers de Filadelfia (50-31) y también pese a que todavía le queda un encuentro contra los Nets de Brooklyn, la noche del miércoles en Nueva York, pero que ya no decide nada.

La eliminación del Heat se produjo luego de los triunfos 124-97 de los Hornets de Charlotte (39-42) sobre los Cavaliers de Cleveland y 100-93 de los Pistons de Detroit (40-41) sobre los Grizzlies de Memphis, también la noche del martes.

De esta manera, el Heat quedó atascado en la décima posición, sin ninguna posibilidad de meterse entre los ocho equipos de la Conferencia del Este que accederán a la postemporada de la NBA.

"A principios de setiembre pasado nos sentamos a hablar con Wade de la posibilidad que jugara una campaña más y es duro pensar que fue hace mucho tiempo", recordó el entrenador del Heat Erik Spoelstra. "Luego de un almuerzo de tres horas, Wade aceptó. Y todo ha funcionado, la salud, volver a su equipo original, con sus aficionados y sus entrenadores. Todo funcionó a favor de Dwyane".

Media hora antes de iniciado el partido contra los Sixers, empezaron las celebraciones. Hablaron a través de videos sus grandes compañeros Shaquille O"Neal y LeBron James, su esposa Gabrielle Union, sus hijos Zion y Zaire, el presidente del Heat Pat Riley y también el expresidente Barack Obama, quien destacó el espíritu inspirador y competitivo de Wade.

Y justamente eso fue lo que contagió toda la noche del martes –y siempre- Wade a sus socios.

Lamentablemente otros resultados no acompañaron.

Bam Adebayo, en una gran jornada, fue el segundo mejor encestador del Heat con 19 puntos y nueve rebotes, seguido por Justise Winslow con 16, Hassan Whiteside con 15 y nueve rebotes, Dion Waiters con ocho puntos, Udonis Haslem y Derrick Jones Jr. con siete puntos cada uno y Goran Dragic con seis puntos y 13 asistencias.

Por los Sixers, Greg Monroe con 18 puntos, Ben Simmons con 16, Jonathan Simmons con 14, Boban Marjanovic con 12 y Zaire Smith con 11.

"Estoy muy agradecido por haber tenido la oportunidad de dirigir a uno de los más grandes jugadores de basquetbol", agregó Spoelstra. "Dentro de 20 años de seguro este sentimiento será más intenso. Nunca olvidaré que en su año como novato y en el mío también como entrenador, Wade anotó la canasta del triunfo contra el Jazz en el 2004, y luego de las celebraciones en la cancha, corrió al camarín para abrazarme y agradecerme. Durante estos 15 años lo único que he querido hacer es retribuirle ese gesto".

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas