NUEVA YORK- La pandemia ha castigado las finanzas de millones de estadounidenses que tienen dificultades para pagar sus alquileres, lo que hace temer una ola de desahucios si el Congreso no alcanza un acuerdo sobre nuevas ayudas.

El presidente Donald Trump aprobó cuatro órdenes ejecutivas la semana pasada, entre las que aparece la extensión de moratoria frente a los desalojos y las ejecuciones hipotecarias, pero cada estado puede tomar acciones independientes si así lo considera. Se teme que estados, cuyas autoridades se oponen a la administración Trump, como California, Nueva York, Washington e Illinois pudieran tomar medidas que abran camino a las cortes para sacar a inquilinos de las propiedades por impagos.

Te puede interesar

La crisis de la vivienda "ya se parece a un tsunami", afirma Bambie Hayes-Brown, de la coalición de asociaciones Georgia Advancing Communities Together.

Esas organizaciones, que ofrecen ayudas a las familias con problemas de alojamiento en Georgia, gastaron rápidamente las subvenciones recibidas desde el inicio de la pandemia. "Nos hemos visto superados por el número de peticiones", dice Hayes-Brown.

En Nueva York, Mariatou Diallo no paga el alquiler desde marzo, cuando perdió su empleo en el sector sanitario. "Estoy muy preocupada porque tengo un niño de ocho años, y si me expulsan no tengo ni idea de lo que voy a hacer", afirma.

Las protestas en Nueva York y las deciciones del alcalde Bill de Blasio en contra de la policía acrecentaron las dificultados económicas de la Gran Manzana, donde más del 5% de los apartamentos se encuentran vacíos en Manhatan, algo que no ocurría desde la década de 1990.

Muchas personas, huyendo del caos social y el saqueo de negocios, decidieron mudarse a zonas rurales en el estado de Nueva York, lo mismo ha sucedido en Portland, Los Angeles, Seattle y otras ciudades sacudidas en los últimos dos meses por la violencia, la delincuencia y focos extremistas de la izquierda.

Según la oficina del censo, cerca del 30% de los estadounidenses dicen confiar poco o nada en su capacidad para poder pagar el alquiler en septiembre, si no reciben algún tipo de ayuda.

Hasta 40 millones de personas podrían ser desalojadas en los próximos meses, calcula el centro de reflexión Aspen Institute.

Fin de las moratorias

En ocasiones, los inquilinos dejaron de pagar sus alquileres hace meses, pero las moratorias sobre las expulsiones decretadas en varios estados se van levantando poco a poco.

La ayuda adicional de 600 dólares por semana otorgada por el gobierno federal a las personas que perdieron sus ingresos terminó el 31 de julio. Los republicanos consideran que los beneficios no pueden acomodar a las personas a recibir dinero federal en sus hogares, mientras la economía necesita moverse.

Meses atrás, millones de estadounidenses se vieron estimulados a completar los períodos de tres y 6 meses de ayuda porque obtenían más ingresos en sus casas que en sus trabajos. Sumergida en una severa recesión, creada por la pandemia, la economía estadounidense requiere echar andar sus motores al máximo para que el impacto del virus no siga agudizándose.

Otros, como Yudy Ramírez, afirman que "sin los 600 dólares, nadie puede pagar el alquiler". Ella perdió su trabajo en marzo como limpiadora en un hotel en Manhattan y en julio y agosto no pagó los 1.000 dólares mensuales que cuesta el alquiler de su apartamento en el Bronx. A sus 46 años, no sabe cuándo volverá a tener trabajo y pronto perderá su seguro médico.

El lunes participó con unos 50 manifestantes, entre ellos Mariatou Diallo, en una protesta para reclamar la anulación de los alquileres impagos ante el tribunal de asuntos inmobiliarios del Bronx.

En Nueva York, los desahucios están prohibidos hasta el 1ro de octubre, pero los arrendadores ya pueden presentar sus demandas de expulsión ante los tribunales.

Los inquilinos neoyorquinos tienen, sin embargo, el derecho a suspender el pago de su alquiler si hay un problema en la vivienda. Yudy Ramirez prevé iniciar acciones legales contra su arrendador por reparaciones en la puerta de entrada y en el cuarto de baño.

La pandemia ha generado una catástrofe

Pero ese derecho no existe en Georgia, recuerda Erin Willoughby, directora del centro de recursos jurídicos sobre asuntos inmobiliarios del Clayton Housing Legal Resource Center.

Si los inquilinos no responden en el plazo de una semana a una carta que les exige el pago del alquiler, el proceso de expulsión empieza enseguida, lamenta Willoughby.

En Arkansas, el último estado del país que condena penalmente a los inquilinos que no pagan su alquiler, éstos tienen pocos derechos.

En el mejor de los casos pueden evitar que la expulsión aparezca en sus antecedentes judiciales, dice John Pollock, coordinador de la Coalición Nacional por el Derecho a un Abogado.

Según él, el país enfrenta una "catástrofe épica" creada por la pandemia, por eso es urgente que el Congreso llegue a un acuerdo sobre las ayudas, que se encuentra estancado desde hace varias semanas.

Los demócratas proponen dedicar 100.000 millones de dólares a los alquileres impagos y extender la ayuda de 600 dólares semanales a los desempleados, los republicanos han propuesto 400 porque la economía no necesita a la gente en casa, sino en los trabajos, en la producción. Es la única forma de salir cuanto antes del atolladero económico generado por el virus de China.

El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó la semana pasada un decreto para ayudar a los inquilinos y los arrendadores afectados por la pandemia. Pero, para Pollock, el decreto de Trump no aporta de inmediato recursos concretos. La intención de Trump es obligar a que se libere cuanto antes el dinero federal que ayudaría a millones de estadounidenses en esto momento cuando la reapertura ha sido frenada en varios estados por un repunte de contagios del coronavirus.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Miami-Dade podría iniciar el 30 de septiembre el regreso escalonado a las clases presenciales. Así lo recomienda el superintendente Alberto Carvalho. Para Usted...

Es una muy buena noticia para los estudiantes y sus familias. Ya era hora
Es importante que las escuelas cumplan todos los protocolos para evitar contagios
Creo que es apresurado. Los padres deben ser quienes decidan si envían o no a sus hijos
Debemos esperar un poco más. Que la escuela se aliste, ok, pero que la realidad decida
ver resultados

Las Más Leídas