Te puede interesar

A finales de junio el número se ubicó en 10,7 millones de puestos de trabajo disponibles en la mayor economía mundial, según datos de la Oficina de Estadísticas (BLS), frente a 11,3 millones a finales de mayo.

La Casa Blanca y los medios liberales sólo mencionan en sus informes los datos de desempleo como uno de sus logros, cuando el problema de la escasez de empleados se ha consolidado desde la llegada de Joe Biden a la Oficina Oval y el exceso de ayudas federales entregadas el año pasado mediante dos grandes paquetes [innecesarios] de estímulo económico, aprobados por el Congreso con una simple mayoría. Uno de 900,000 millones de dólares a finales de diciembre del 2020 y otro de 1,9 billones de dólares en marzo del 2021. Casi $3 billones en total (trillions, en inglés).

La deserción laboral en EEUU

A partir de ese momento, se disparó la cifra de deserción laboral y los graves problemas de desestímulo y falta de empleados, que aceleró el déficit comercial, la escasez de productos en la red minorista y un enorme atraso en varios puertos del país, en especial en California; donde los estímulos federales estuvieron entre los mayores. Una persona sin trabajar recibía hasta 900 dólares semanales.

Desde noviembre de 2021, es la primera vez que la cifra desciende la barrera de los 11 millones de vacantes laborales y se ubica en 10,7 millones. Sin embargo, en plena crisis de oferta de empleos, la cantidad era de 10,3 millones.

Ahora, el gobierno de Biden -frente a elecciones decisivas legislativas en noviembre- intenta disfrazar los 10,7 millones de vacantes como un logro, cuando en realidad persiste la crisis de empleo, al tiempo que las empresas supuestamente crearon en julio 528.000 puestos de trabajo.

La creación de empleo en mayo y junio también fue presuntamente superior a lo anunciado, con 386.000 y 398.000 puestos respectivamente, 28.000 tras una revisión alza, según la cifras ofrecidas por el gobierno.

El desempleo en 3,5% es prácticamente la única bandera económico-política de la administración Biden para encubir su desacertada plataforma.

El mayor problema ahora en EEUU [no es el desempleo], sino los millones de plazas laborales disponibles, dato que debe aumentar en agosto de acuerdo con las elevadas cifras que ha dado el gobierno sobre la creación de trabajo.

Beneficios salariales se evaporan con la inflación de 9,1%

Los empleadores estadounidenses enfrentan [escasez de mano de obra] desde hace 18 meses y no logran contratar a los empleados que necesitan.

Los trabajadores obtienen por lo tanto mejores condiciones salariales, pero también de tiempo de trabajo, mejoras en sus seguros de salud o retiro. Todos esos presuntos beneficios se han dilapidado con la inflación récord de 9,1% y por consiguiente el alto costo de vida.

Entre el 2021 y lo que va del 2022, cada familia estadounidense gasta casi 1,000 dólares mensuales [adicionales] en comparación con años anteriores a la pandemia del coronavirus.

En junio, se registraron 4,2 millones de dimisiones, un nivel que sigue cercano al récord histórico de noviembre de 2021, cuando alcanzó los 4,5 millones.

Por el contrario, el número de despidos es muy bajo: 1,3 millones en junio, frente a 1,7-1,9 millones antes de la pandemia.

"El crecimiento fue liderado por la creación de empleos en los sectores de ocio y hospitalidad, servicios profesionales y comerciales y atención médica", señaló el Departamento de Trabajo.

La administración Biden, al parecer, ha presionado a las instituciones del país encargadas de declarar la recesión tras dos contracciones del PIB en EEUU, siempre con el respaldo de la prensa liberal alineada a la agenda de extrema izquierda del actual gobierno.

En una clara campaña política y electoral, las autoridades se niegan a reconcer oficialmente la recesión, luego de dos períodos trimestrales consecutivos en negativo del PIB. Pero el tecnicismo no borra el abrupto camino que ha transitado la mayoría de los 335 millones de estadounidenses desde el arribo de Biden a la Casa Blanca.

Economistas y expertos independientes y conservadores consideran que EEUU nunca ha salido de la recesión creada por la pandemia en el 2020, después de que Biden destrozó con decenas de órdenes ejecutivas la sostenida y rápida recuperación económica emprendida por el gobierno del expresidente Donald Trump a finales de julio del 2020.

Las contradicciones dentro de la Casa Blanca

La propia portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, trató de preparar el terreno el jueves para una creación de empleo más débil.

Durante su conferencia de prensa diaria, Saint Pierre dijo que la economía estadounidense está "en transición" hacia un crecimiento menos fuerte, pero más estable.

"Y durante esta transición", subrayó, ya no se debe esperar el "récord de puestos de trabajo registrado todos los meses, de unos 500.000 o 600.000 (…) Esperamos estar más cerca de los 150.000 empleos (creados) por mes".

Las solicitudes semanales de desempleo, un indicador del nivel de despidos, comenzaron a aumentar nuevamente a finales de julio, alcanzando su promedio más alto en cuatro semanas desde noviembre.

En total, 1,4 millones de personas recibieron prestaciones por desempleo en Estados Unidos a mediados de julio. En el mismo mes del año pasado sumaban 13 millones.

El Banco Central (Fed) subió sus tasas de referencia a (2,25%-2,50%) con el fin de al menos detener la espiral de precios que desató la administración Biden con su plataforma de cambio climático, en abierta guerra a la industria del petróleo estadounidense.

La administración Biden cerró los oleoductos procedentes desde Canadá bajo acuerdos beneficiosos de precios logrados por Trump; impuso severas restricciones para la extracción y producción de crudo estadounidense, además de medidas sobre el uso y explotación de terrenos federales. Cuando el precio promedio sobrepasó los 5 dólares el galón regular de gasolina, Biden dio marchas atrás al fiasco de sus reformas, pero con demasiado atraso.

Los precios de la gasolina han descendido como parte del freno del consumo en general y en especial de la gasolina (-11% promedio) por sus altos precios.

lmorales@diariolasamericas.com

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.9%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.72%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.38%
23142 votos

Las Más Leídas