Embed

cmenendez@diariolasamericas.com

Hoy día con un teléfono inteligente se puede leer el periódico, ver videos, manejar por una ciudad desconocida, hacer compras, conversar con amigos, sacar fotos, filmar una película, entrenar el cuerpo y hasta llenar el tanque de gasolina.

Sí ha, leído bien, llenar el tanque de la gasolina sin mover el auto de su parqueo. Hace dos años una compañía miamense creó una aplicación tecnológica para suministrar carburante a domicilio.

Al conocer esta novedad, DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con el creador de Neighborhood Fuel, Jorge Camaraza, quien compartió los detalles de su original idea convertida ya en una exitosa empresa.

Nacido en Los Angeles, hijo de padres cubanos, Camaraza estudió Comunicación y es máster en Negocios Internacionales. De hecho, su primer empleo fue haciendo mercadeo en Estefan Enterprises, la compañía de Emilio y Gloria Estefan. “Allí aprendí mucho de los negocios y tuve el privilegio de participar en el proyecto del lanzamiento de la carrera de Shakira”, recordó.

La llegada de Napster y su servicio de música compartida “cambió el mundo del negocio musical”, que se hizo menos atractivo para el joven emprendedor. Por otra parte, el hecho de que el negocio textil de sus padres padeciera “la fuerte competencia de las manufactureras chinas” fue otra de las causas para que Camaraza decidiera dejar la industria musical “para echar una mano en la empresa familiar”.

Así entró en el universo de las confecciones textiles, donde buscó transformar la forma de llevar el negocio de su clan. “Para sobrevivir teníamos que ser más rápidos que las empresas chinas y estar en consonancia todo el tiempo con las tendencias de la moda. Nuestro objetivo entonces era entregar nuestras producciones de moda antes que vinieran de China”.

“Fue tanto el rigor en la competencia, que aprendí el gran valor que tiene un minuto en los negocios; aprendí cómo controlar los gastos y sacar provecho en operaciones complicadas”, relató.

El joven latino tuvo la oportunidad de observar en todas las áreas de la compañía y fue allí donde por primera vez vio algo que iba a marcar su futuro: los camiones de carburante que abastecen a las embarcaciones. “Ese servicio me fascinó y se quedó guardado en un rincón de mi mente. No entendía por qué no se ofrecía algo similar a los automóviles en una ciudad con más de 6 millones de autos como Miami. ¿Por qué nadie lo había intentado?”.

Muchas actividades que hacemos durante el día tienen carácter obligatorio, son desagradables, hay que hacerlas y punto. Por ello se buscan soluciones para que su ejecución sea más divertidas o incluso evitarlas. “No conozco a nadie que le guste ir a una gasolinera a llenar el tanque de su auto -aseveró- . Todo lo contrario, mucha gente apura el tanque hasta la reserva para hacer más esporádico esa tediosa ida a gasolinera”.

Precisamente esa inconveniencia de no tener más remedio que ir a recargar fue lo que motivó el surgimiento de esta empresa.

La decisión

El joven de origen cubano tiene nítido en su mente aquel día que iba a un evento y “me veo a mi mismo en pleno verano vestido de traje frente a un surtidor de una gasolinera bajo un sol abrasador. Allí había un cartel que me obligaba a pasar al local a pagar en el cajero antes de volver a echar gasolina. Cuando llego dentro, después de hacer la cola, el cajero solo aceptaba ‘cash’. Creo que ese mismo día tomé la decisión”, aseguró.

La tecnología

Camaraza no cree que todo el mérito sea de él. Piensa que la coyuntura tecnológica le benefició. “En esa época comenzaba un cambio psicológico en los consumidores. Uber irrumpía con fuerza con su aplicación en el mercado y se masificaron las compras y envíos por Amazon. Los teléfonos se convirtieron en inteligentes y lo mismo servían como GPS, que como medio para efectuar un pago. Casi todo era posible con solo tocar un botón. Solo faltaba poder abastecer gasolina a través de una aplicación. Y allí entramos nosotros. Sinceramente, los nuevos elementos tecnológicos fueron conformando mi negocio”.

Emprendedor y creador

Para Camaraza emprender es una actitud. Cree que los emprendedores son creadores natos porque siempre están ideando. “En la mente del emprendedor no existe peor frustración que desear constantemente crear algo y no encontrar qué. Muchas veces piensas que debería existir tal artefacto o tal servicio y cuando investigas compruebas que ya existe o que es tecnológicamente imposible o sumamente caro. Entonces uno vuelve y vuelve a querer inventar”, explicó.

“Uno vive con esa frustración, aunque siempre nos mueve -porque yo me considero un creador- la esperanza de que llegará ese momento donde todo se conjuga para que se desarrolle una buena idea. Eso fue lo que me pasó”.

El servicio

Neighborhood Fuel es una empresa de suministro de gasolina a domicilio para flotas, trabajadores, y vecinos.

En su modelo de negocio abastece de carburante a las flotas de automóviles de empresas concertadas. Con este servicio dichas compañías evitan tener que desplazar sus vehículos a las gasolineras con el consiguiente ahorro de tiempo, combustible, puestos de trabajo y dinero.

Por otra parte, Neighborhood Fuel establece convenios de distribución con grandes empresas del calibre de Royal Caribbean, Carnival Cruise Lines, Perry Ellis, Mount Sinai entre otras. Así los empleados de dichas compañías pueden utilizar la aplicación para llenar el tanque de su automóvil mientras estos estén en los garajes de la compañía.

Las comunidades de vecinos también se pueden beneficiar del servicio de gasolina a domicilio. Neighborhood Fuel puede abastecer los autos de una comunidad y las embarcaciones de los vecinos que lo soliciten a través de la aplicación.

Al trabajar con estos volúmenes se facilita que el “precio para nuestros clientes sea el mismo que pagaría en cualquier gasolinera”, detalló. “El cliente evita tener que ir a una gasolinera. Sin embargo, su auto aparece con el tanque lleno como si fuera un acto de magia”.

Paso a paso

Muchas personas cuando tienen una idea de negocio cometen el error de tratar de comenzar creando una tecnología bien sofisticada para llevarla a cabo. “Ese no fue mi caso. Yo creía en mi idea, pero en un principio utilicé sistemas muy básicos como mensajes de texto donde invitaba a probar el servicio. Sabía que era una forma muy ineficiente de funcionar, pero era el proceso adecuado para adquirir la experiencia para llevar a cabo el negocio. Así pude saber si a la gente le gustaba la idea y ver cuáles eran los mayores obstáculos. Cuando recopilé toda la experiencia, fue el momento de crear el instrumento actual que facilita todo este proceso”.

Camaraza confesó que actualmente atienden miles de clientes en una jornada. Que ha logrado una infraestructura robusta con varios camiones adaptados tecnológicamente para ese trabajo. Añadió que se crearon varias plataformas tecnológicas: “Tenemos cientos de permisos, contratos con las refinerías. Hemos contratado un cuerpo técnico para controlar nuestros camiones para que mantengan los requerimientos de seguridad y de eficiencia. En fin, hemos creado una estructura muy profesional para que el negocio funcione eficientemente”, detalló.

“Todo este trabajo se ha desarrollado para que el proceso de compra sea tan fácil como accionar el interruptor de encender la luz. En nuestro caso es hacer un click y llenar el tanque del automóvil”.

“Nuestro objetivo es que quien pruebe este servicio, no quiera ir nunca más a una gasolinera y considere este acto como algo del pasado. Simplemente porque somos la nueva forma de echar gasolina, la más eficiente, la más inteligente”.

“El futuro de la compañía es seguir creciendo aspiramos a ser la gasolinera más grande del mundo”, concluyó.

NeighborhoodFuel.com

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas