WASHINGTON — El número de desempleados en Estados Unidos que solicitaron beneficios cayó por debajo de 1 millón la semana pasada por primera vez desde que la pandemia se intensificó hace cinco meses.

Después de 20 semanas consecutivas con cifras por encima del millón de solicitudes de beneficio, la caída representa una noticia alentadora para la recuperación económica, a pesar de que el repunte de casos de coronavirus en varios estados frenó la reapertura.

Te puede interesar

A pesar de que la cifra de desempleo continúa alta, ya dista del 14,7% en junio y ronda el 10%, el nivel cuando la recesión del 2008. El virus sigue forzando despidos y la caducidad de la ayuda semanal de 600 dólares para desempleados ha obligado a muchos a salir de las casas y buscar empleo, algo que se esperaba como parte de la reactivación económica.

El Departamento del Trabajo dijo que las solicitudes cayeron a 963.000, la segunda baja consecutiva, de 1,2 millones la semana previa. La declinación indica que los despidos están amainando, aunque la cifra de la semana pasada sigue excediendo el récord previo a la pandemia, de menos de 700.000.

El virus, los encierros para combatirla y la incapacidad y renuencia de muchas personas a comprar, viajar o comer fuera de casa continúan debilitando la economía. Mas de 20 estados han frenado o revertido sus reaperturas de negocios.

En un indicio esperanzador, la tasa de nuevos casos confirmados del virus ha declinado en las últimas semanas, aunque sigue por encima de las tasas de mayo y junio.

En total, menos personas continúan recibiendo ayuda estatal por desempleo. Esa cifra cayó a 15,5 millones, de 16,1 millones la semana previa. El Departamento de Estado dice que 28,2 millones de personas están recibiendo alguna forma de pago por desempleo, aunque la cifra pudiera no ser real, de acuerdo con el reporte de algunos estados.

Durante meses, los desempleados habían recibido 600 dólares adicionales a la semana en ayuda federal, aparte de las prestaciones de sus estados, pero los pagos federales expiraron y las negociaciones en el Congreso para extenderlos, muy probable a un monto menor, se encuentran estancadas.

El lado bueno y contradictorio de las ayudas

Esa ayuda suplementaria federal les había permitido a muchos estadounidenses pagar alquileres, alimentos y electricidad y su expiración amenaza con debilitar los gastos de los consumidores, sin embargo, analistas lo ven como un signo positivo para salir cuanto antes de la recesión que afecta a EEUU.

Los pagos por desempleo han representado alrededor de 5% de los ingresos nacionales desde abril, una porción mayor aún que el seguro social. la pérdida del pago de 600 dólares ha reducido las prestaciones para el receptor promedio por entre la mitad y tres cuartas partes.

Michelle Meyer, economista de Bank of America Merrill Lynch, dice que la pérdida de la ayuda adicional reducirá los ingresos de los estadounidenses en 18.000 millones de dólares, pero a la vez impulsa a millones a buscar trabajo.

La semana pasada, el presidente Donald Trump emitió un decreto que proveería 400 dólares a la semana en ayuda federal a los desempleados para remplazar los pagos de 600 dólares que caducaron, pero los expertos dicen que les tomaría semanas a los estados implementar esos pagos.

Aparte de las personas que solicitaron ayuda por desempleo la semana pasada, casi 489.000 pidieron ayuda bajo un nuevo programa que abarca por primera vez a los los trabajadores por cuenta propia e independientes. Esa cifra no está ajustada sobre la base de tendencias de temporada, por lo que se reporta separadamente.

Para que los estados establezcan sistemas para distribuir un nuevo pago de 400 dólares por desempleo (el 75% serían fondos federales), sus departamentos de trabajo necesitarán más directrices del gobierno federal, apunta Michele Evermore, del National Employment Law Project.

El dinero, que se supone provea de un fondo federal de ayuda para desastres, requeriría casi seguramente que los estados contratasen a más personas y posiblemente a vendedores de software para establecer un sistema para procesar los pagos, dijo.

“No puedo imaginarme que eso vaya a suceder en menos de un mes”, agregó Evermore.

El número de nuevos casos confirmados de coronavirus sigue alto en el país, pero por debajo de los niveles cuando el pico máximo ente abril y mayo. Las muertes por el virus también han disminuido considerablemente por días. No está claro cuándo los negocios en diferentes estados podrán reabrir sus puertas o tendrán suficientes clientes para recontratar

FUENTE: Con información de AP.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

El anuncio de la inminente reapertura de las escuelas públicas en Miami-Dade pone a muchos a pensar. ¿Y Usted?

Creo que es una decisión bien pensada y necesaria
Deberíamos seguir con las clases a distancia un poco más
Hay que volver a la normalidad y que cada uno se cuide y cuide a los suyos
Estoy altamente preocupado(a) por la reapertura y el riesgo de contagios
ver resultados

Las Más Leídas