jueves 11  de  julio 2024
vigilancia

El "juego del ratón y el gato" en el trabajo a distancia

El banco Wells Fargo despidió en fecha reciente a una decena de empleados en Estados Unidos por la "simulación de actividad en el teclado del ordenador"

Por Leonardo Morales

MIAMI- El auge del trabajo a distancia o teletrabajo en Estados Unidos y en gran parte del planeta ha traído innumerables retos para las empresas junto a los cambios en los hábitos y la rutina diaria de los empleados.

Al terminar el 2023, el 17% de los espacios para oficinas en todo el país estaban vacíos, una cifra impensable sólo cinco años atrás.

No obstante, gran número de analistas estimaron que la cifra sería mayor. Sin embargo, los dueños de millones de empresas optaron por el regreso a sus sedes ante las dudas sobre la productividad y el aprovechamiento de la jornada laboral.

Aunque muchos coinciden en que en el hogar el rendimiento aumenta y se trabajan más horas que las estipuladas, otros piensan lo contrario. Por tal motivo, grandes empresas como Amazon, Google y Apple determinaron el regreso de los empleados a las oficinas, de forma parcial o total.

Mayor control

Como es de suponer, a gran parte de los sectores de la economía le es imposible tener a sus empleados trabajando desde su hogar por el tipo de labor que realizan.

Todavía muchas empresas prefieren que parte de su personal trabaje a distancia, pero con un mayor control, que en ocasiones resulta exagerado y contraproducente.

El banco Wells Fargo despidió en fecha reciente a una decena de empleados en Estados Unidos por la "simulación de actividad en el teclado del ordenador", un ejemplo de la voluntad de algunas empresas obsesionadas con la productividad y con descubrir las trampas de sus contratados.

Algunas firmas persiguen incluso las técnicas que permiten simular que se está trabajando y utilizan con ese fin instrumentos sofisticados de "tattleware" o software de vigilancia.

Estas herramientas, cuya demanda explotó desde la pandemia, se instalan en los ordenadores de las empresas y controlan la productividad de los empleados, mediante vigilancia de su puesto de trabajo, de la actividad del teclado, o incluso a través de la localización por GPS.

Una empresa de marketing, con sede en Florida, instaló en sus computadoras un programa que toma capturas de pantalla cada 10 minutos para vigilar la actividad de sus trabajadores, según la revista Harvard Business Review.

El gato y el ratón

Pero parece que “el juego del gato y el ratón” entre dueños y empleados recién comienza y la tecnología se usa en ambas partes.

Empleados, que buscan eludir estos dispositivos delatores apelan a otras herramientas, que simulan el movimiento del ratón e impiden a la computadora ponerse en vigilia.

El objetivo: aparecer activos ante los ojos vigilantes de sus jefes, mientras atienden asuntos no vinculados con su trabajo.

Cualquier persona en TikTok o YouTube puede aprender cómo burlar la vigilancia de sus superiores, gracias a falsas presentaciones de PowerPoint útiles para "cuando se necesita dormir la siesta" o alejarse por un extenso período de tiempo frente a la computadora.

"Cliquear solo en +Diaporama+ y todo funcionará", asegura Sho Dewan, un influencer que se presenta como un "exreclutador de personal y que comparte los secretos de los departamentos de recursos humanos ", en un video de TikTok que tiene varios millones de descargas.

Otros trucos frecuentes en esta cacería se muestran en varios tipos de tutoriales. Uno de ellos sugiere abrir un programa de escritura y colocar un objeto que oprima una tecla. La página se llena de la misma letra miles de veces, pero el empleado aparece activo.

Sin embargo, el instrumento más popular es el que permite mover el “ratón” y que se adquiere por unas decenas de dólares en varios sitios de internet y en Amazon.

"Aprieten el botón cuando se levanten del escritorio y el cursor se desplazará de forma aleatoria por la pantalla, durante horas si es necesario", explica un usuario en un comentario sobre el producto en Amazon.

Mucho que perder

Para los empleados de experiencia y varios años en la misma compañía les resulta absurdo entrar en esta competencia cuando hay mucho que perder.

Marcos González, un ingeniero cibernético cubanoamericano con más de 18 años de carrera profesional, afirma que trabajar desde el hogar representa un beneficio que muchos no entienden. “Yo jamás engañaría a mis jefes cuando la comida de mi familia está en juego”.

Sin embargo, otros no piensan igual y aprovechan el teletrabajo para ejecutar proyectos extras de su contenido laboral que le generan mayores ingresos;e incluso, algunos admiten ser contratados de forma parcial por otra empresa y llevan los dos empleos en el mismo horario.

Estas personas afirman que aunque se ahorran en gasolina y otros costos por el traslado a las oficinas, las empresas les han pasado parte de los gastos a sus hogares como el pago de internet, más consumo de electricidad, agua y alimentos, mayor uso de aire acondicionado o calefacción, etc. Citan estos factores como la necesidad de buscar ingresos adicionales.

El riesgo de ser descubierto es, de todos modos, importante como le ocurrió a un empleado que contó su experiencia en una publicación en la red social Reddit. El joven fue despedido cuando su coordinador descubrió que usaba un simulador de movimiento del ratón en su ordenador.

Al notar que utilizó un software para simular este movimiento, algunos internautas indican en los comentarios apelar a un objeto físico, material, que desplace el “mouse”. De esta forma es "indetectable".

Algunos profesionales de recursos humanos consideran que este juego de vigilancia provoca que se multiplique la "puesta en escena de la productividad", que lleva al empleado a fingir de forma incluso teatral su actividad.

Los resultados, lo más importante

Para algunas empresas, el tiempo frente al ordenador no es tan importante como el resultado diario o semanal de la labor de sus empleados, y en esta estrategia ganan todos.

Estudios recientes han comprobado la efectividad de esta política en la que el empleado duplica casi su rendimiento al tiempo que distribuye y planifica su propio tiempo de trabajo, algo que le permite solucionar asuntos personales inmediatos o de urgencia.

Para los dueños de estas compañías el número de “clicks” al mouse no es un instrumento eficaz para juzgar la productividad de un empleado.

En una reciente encuesta entre más de 1.000 propietarios de medianas y pequeñas empresas, el 62% dijo que la persecución de los empleados que trabajan a distancia es un desgaste costoso e innecesario y lo único que hay que exigir son resultados laborales, no el tiempo frente a un ordenador o la cantidad de “clicks”.

En otro sondeo citado por la Harvard Business Review, algunas empresas destacan que vigilar secretamente a sus empleados puede ser un boomerang muy peligroso para los empleadores.

"Descubrimos que empleados vigilados son mucho más propensos a tomar pausas sin consultar, dañar bienes en la oficina, robar material y trabajar de forma deliberadamente lenta" que los que no son sometidos a este tipo de prácticas, señala la revista.

Para A.J. Mizes, director de una empresa de asesoría laboral, el uso de simuladores de actividad demuestra la existencia de una "cultura de trabajo enfocada en los indicadores de rendimiento y no en desarrollar una productividad constructiva y de relaciones humanas beneficiosas para ambas partes: empleados y empleadores".

"En lugar de estimular la innovación y la confianza, la vigilancia no hará más que empujar a los contratados a encontrar nuevos mecanismos para parecer ocupados o buscar otra empresa que sea respetuosa y valore sus resultados por encima de todo", asegura este ejecutivo, que critica la "tendencia preocupante a la vigilancia excesiva".

En medio de la controversia y las diversas opiniones sobre el trabajo a distancia, existen claves centrales como un importante ahorro de recursos en materiales de oficina, electricidad, renta de locales, costos de internet y servidores que compensan el efecto de un rendimiento moderado o estable en comparación con la labor presencial.

Pero en buena parte de los casos, los resultados del teletrabajo han sido muy beneficiosos para las compañías.

Además de mejorar los ingresos, los directivos las empresas tienen la posibilidad de contratar una amplia diversidad de personal y talento tanto dentro o fuera del estado e incluso fuera del país, un factor que muchas empresas quisieran tener a su favor para abaratar costos en naciones donde el salario es mucho menor y los beneficios de los empleados no son requeridos por ley.

[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar