CÉSAR MENÉNDEZ

cmenendez@diariolasaméricas.com

@menendezpryce

Los seres humanos desde siempre hemos fantaseado con la idea de fundirnos con las máquinas para convertirnos en mejores organismos. La literatura científica recoge esta integración como cíborg. En 2004 el británico español Neil Harbisson fue reconocido como el primer cíborg humano, a quien le implantaron en la cabeza una antena con un chip cuya tecnología permite “escuchar” los colores que no percibe, incluso recibir mensajes de móviles y satélites.

Por un padecimiento de acromatopsia, sin ese aditamento tecnológico, Harbisson no tiene la capacidad de diferenciar los colores.

En este contexto futurista, la empresa Lucyd Co. con oficina en Miami comercializa unas gafas que además de proteger del Sol, hacen brotar música en la cabeza de quien las porta, sin necesidad de utilizar auriculares, como si la orquesta estuviera dentro del cerebro.

El nuevo artilugio se llama Lucyd Loud Bone. DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con Harrison Gross, cofundador de la empresa, quien reveló los detalles de este increíble invento, otros productos que comercializan y los sueños futuros de la compañía.

Lucyd Co., cuya sede está en Singapur, es una startup que surgió hace dos años con la misión de buscar las mejores y más accesibles innovaciones tecnológicas, para adaptarlas a la industria de los espejuelos.

“Nuestro negocio realmente comenzó durante el pasado verano cuando abrimos la primera tienda online de la compañía y empezamos a vender nuestros productos”, explicó Gross

El producto

“Lucyd Loud son unas gafas muy cómodas y modernas, llevan insertado un sistema bluetooth que le permite vincularse a un teléfono celular, tablet o computadora, escuchar música, recibir llamadas, oír podcast, entre otros usos.

Su micrófono incorporado sirve para activar SIRI o Google y a través de comando de voz acceder a todas las funciones de dichas aplicaciones. Así se logra, por ejemplo, llamar por teléfono, pedir una receta de cocina, solicitar UBER, enviar mensajes de texto o email, mientras se usan como gafas de sol o espejuelos graduados.

Funcionamiento

Estos anteojos singulares utilizan la tecnología de conducción ósea del sonido. ¿Esto qué significa?, pues que convierten el sonido en vibraciones mecánicas que van directamente al hueso temporal del cráneo donde vuelven a reproducirse como ondas de sonido. Es la misma tecnología de los soldados para comunicarse en los combates. Esas vibraciones son apenas imperceptibles para otra persona y por supuesto, no afectan al tímpano del oyente. Otra ventaja del novedoso gadget es que al no tapar los oídos, como hacen normalmente los audífonos, permite a quien las porte, estar al tanto de lo que sucede en su alrededor.

En apariencia son unas gafas de sol comunes y corriente, quizás sus patas sean un poco más anchas. Pero al tocar con el dedo un punto de la pata izquierda la música brota alrededor de nuestra cabeza. Con otro toque, cesa el sonido, si se desliza ese mismo dedo hacia atrás se pasa al siguiente número musical. Si se recibe una llamada, la música se interrumpirá automáticamente para dar paso a la conversación. Y si se desea declinar la llamada, solo tendrá que deslizar el dedo por dicha pata hacia adelante y continuarán fluyendo el ritmo.

Las Lucyd Loud, con un precio de $99, tienen una autonomía de 8 horas, son compatibles con IOS y Androide y se acoplan a cualquier dispositivo provisto de bluetooth. “Ahora estamos trabajando para desarrollar nuestra propia aplicación. Porque, aunque SIRI tiene muchas funciones, quisiéramos lograr usos aún más inteligentes”.

Empresa tecnológica

El pasado febrero la startup recaudó seis millones de dólares a través de crowdfunding que le “permitirá llevar a Lucyd Loud a un nuevo nivel”. “Estamos concentrados en incursionar en el ecosistema de la realidad aumentada y crear gafas verdaderamente interactivas. Hemos realizado una oferta inicial de criptomonedas (ICO, por sus siglas en inglés) vendiendo nuestros tokens llamados LCD, para financiar todo el futuro desarrollo. El dinero ha venido de diferentes partes del mundo, pero en mayor grado desde Japón”

TekCapital, la compañía de inversión que creó Lucyd Co., se dedica a crear valores y marcas tecnológicas para lo cual recluta universidades y centros de investigación y desarrollo. “Nuestras principales operaciones están en Reino Unido, y EEUU, no obstante hemos escogido ubicar la sede en Singapur porque es el mejor lugar para realizar crowdfunding además nos posiciona en un entorno con mayor acceso al mercado asiático”.

“Miami es un lugar idóneo porque aquí radica nuestra directiva y es barato a la hora de desarrollar un negocio. Por otra parte, Tekcapital quiere llevar todos sus productos a Latinoamérica, donde ya ayuda a innovar y a desarrollar nuevas tecnologías”.

Otros productos

Las gafas Lucyd Loud se pueden obtener en cualquier parte del mundo a través de nuestra Lucyd eShop. Recientemente la compañía Lucyd Co. firmó una alianza con un minorista brasileño que incrementará la presencia de “nuestros productos en tiendas físicas en Latinoamérica”.

“También estamos vendiendo otros tipos de gafas más convencionales entre las que se destacan los espejuelos Turboflex. Nosotros las hemos apodado “indestructibles” porque sus partes se pueden flexionar en diferentes ángulos y siempre recuperan su forma inicial, evitando así que puedan quebrase como la mayoría de gafas del mercado.

“Otro innovador servicio ofrecido por nuestra página web Lucyd.co es una aplicación que permite graduar la vista de los potenciales clientes”.

El futuro

La compañía está trabajando para lograr lo que Google no pudo con su Google Glass. Ellos quieren crear las gafas del futuro. Con tal objetivo han adquirido diferentes patentes tecnológicas y siguen investigando para desarrollarlas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas